Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Entrevistas arrow Entrevistas/16. Entrevista al profesor Sebastián Alfonso
Imprimir Enviar a un amigo


Entrevistas/16
 

ENTREVISTA AL

PROFESOR SEBASTI
ÁN ALFONSO



*  Profesor Sebasti
án ¿puede contar cómo se acercó al Movimiento?

Profesor Sebastián AlfonsoSoy docente y estoy en el Área de Castellano-Guaraní. Tengo tres hijos, dos son mayores de edad y uno pequeño todavía.

Lo que gano como docente no me satisface, porque cada vez que sube el sueldo, antes de que lo tengamos en las manos, se alzan también los precios de los productos de primera necesidad, razón por la cual hay un choque social. En efecto, no se logra proveer lo necesario para los hijos. Por eso, me apoyo a este Movimiento porque los que van a quedar son mis hijos, y si no consigo esto que estoy deseando, creo que ellos tendrán una vida más difícil, porque yo por lo menos tengo un sueldo.

En forma generalizada, el Paraguay es un paraíso para los extranjeros; ellos tienen plata con la que hacen lo que quieran hasta llegar a comprar a los corruptos. En cambio, nosotros tenemos que trabajar aguantando esta temperatura de más de 40°.

 En el campo de la educación somos muy pobres, porque los programas van al paso de la economía todavía subdesarrollada de nuestro País y no de las necesidades de la gente. Además, son los Gobiernos de otros Países los que establecen las normas también en la educación. Esta estructura nos tiene con las manos atadas, por lo que se refiere a la escuela, e impide un crecimiento cultural de nuestros hijos.

Al ver mis exigencias y las necesidades sociales de los demás, la situación me ha obligado a incorporarme a los compañeros del Movimiento.

*  ¿Cuál es su apreciación sobre la reunión con Emilio?

Me he quedado muy contento de la reunión con Emilio, porque él nos ha explicado muy bien la situación en la que vivimos, nos ha prendido la luz de la verdad. ¡Ojalá sigamos siempre esta luz! para poder ayudar verdaderamente a nuestros hijos!

*  ¿Qué es lo que a usted le afecta más de esta situación?

No me preocupan los adultos, sino los jóvenes porque son ellos quienes van a sufrir más. Por eso, pido a Dios que ilumine nuestro camino para que podamos obtener al menos una parcela de tierra que, según la Constitución de la República del Paraguay, todos los paraguayos tienen el derecho de poseer. Pero, los partidos políticos siguen manteniendo la misma estructura social: un Presidente se va y deja a su socio la  misma filosofía, y así se continúa postergando el desarrollo del sector campesino. Aquí sufren no solamente los que carecen de tierra, sino también los que la tienen, por falta de apoyo de parte del Estado.

Muchos consideran que los que se "acampan" son haraganes. Sin embargo, la realidad es que en nuestra carne sentimos la exigencia de luchar por la defensa de nuestro derecho de poseer un pedazo de tierra.

Por eso, alerto a mis compañeros para que no bajen la guardia; de otra manera, dentro de veinte años Tacuatí va a desaparecer, porque un joven que quiera progresar está obligado a trasladarse. Por ejemplo, yo tengo un hijo en Santa Rosa y otro en Asunción, porque tuvieron que irse en busca de trabajo. Conmigo vive solo el más pequeño.

*  ¿Qué dificultad ha tenido en este camino?

La dificultad es generalizada. El ser humano tiene ciertos puntos límites hasta los cuales puede soportar. Yo, por ejemplo, no puedo aceptar a alguien que me sobrepase y no me respete como persona. La dificultad más grande y lo que condeno en los paraguayos es la oportunidad que dan a otros de vender su conciencia.

Hay paraguayos que se preocupan solo por la plata y dejan de lado a su prójimo, creyendo que de esta manera van a sobrevivir; sin embargo, estoy seguro de que esto es algo malo y lleva a la muerte. En efecto, si uno no actúa según las normas morales va contra sí mismo y, por su elección, camina hacia la muerte.

(A cargo de Maria Laura Rossi)




23/01/2012
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis