Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Entrevistas arrow Entrevistas/36. Un congreso apasionante
Imprimir Enviar a un amigo

Entrevistas/36



UN CONGRESO APASIONANTE

Mons. Patrick Hoogmartens sobre ciencia y fe



En los días 1 y 2 de diciembre de 2016 se ha llevado a cabo, en la Real Academia Belga de Roma (Academia Belgica), un coloquio sobre el sacerdote y científico belga Georges Lemaître. El coloquio ha sido organizado por la Profesora Leen Decin, titular de la cátedra de astronomía en la Universidad Católica de Lovaina (Leuven), y ha logrado la participación de personalidades como el famoso Profesor Stephen Hawking y el Card. Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Al final del coloquio, Mons. Patrick Hoogmartens, Obispo de Hasselt y gran admirador de la personalidad de Georges Lemaître, ha sido entrevistado por el sitio web Kerknet, el portal de la Iglesia en Bélgica en idioma neerlandés.
Lo que sigue es la traducción de la entrevista.

* Mons. Patrick Hoogmartens, Ud. se encuentra aquí en Roma para un coloquio sobre fe y ciencia. Non es por casualidad.

Sí, no es por casualidad. Dos años atrás tuve una conversación en Lovaina con la Profesora Leen Decin. Fue un encuentro entusiasmante. Yo la conocía solo por sus intervenciones en la televisión, donde la escuchaba hablar sobre la relación entre ciencia y fe, un tema muy amplio. Hablamos, entonces, de la gran tradición que existe al respecto en Roma, donde funcionó durante siglos un observatorio, trasladado sucesivamente a Castel Gandolfo, y actualmente con una sección en Arizona.

La Profesora Decin ha tomado la iniciativa de organizar un congreso, partiendo también de la personalidad del científico belga Mons. Lemaître, profesor en Lovaina y autor de numerosas publicaciones, considerado como el padre de la teoría del Big Bang, según la cual el universo está en expansión. Gracias a las observaciones astronómicas y al bagaje matemático que tenía, Mons. Lemaître había podido demonstrar que el universo, efectivamente, se está expandiendo. Para él, esta constatación no fue un problema, y tampoco lo fue la convivencia entre el Big Bang y su fe. Al contrario: estimaba que el uno y la otra se confirmaban mutuamente.

Así ha surgido el congreso, al cual han colaborado personalidades muy relevantes, procedentes de todo el mundo. El día conclusivo hubo intervenciones de la Profesora Decin, del Profesor Thomas Hertog y del Profesor Stephen Hawking, una celebérrima autoridad mundial, portador de una grave discapacidad, quien en el comienzo de la semana había sido recibido por el Papa Francisco. Hubo también una intervención del Profesor Rik Torfs, rector de la Universidad Católica de Lovaina, quien, de manera muy original, expresó la importancia que fe y ciencia tienen la una para la otra. Al final hubo, por la tarde, una intervención del Card. Gerhard Müller sobre fe y razón. Se ha tratado de un coloquio apasionante, del cual han podido gozar más de doscientos participantes. Yo era uno de ellos.

* ¿Qué le queda, en particular, de este coloquio?

Me queda la convicción de que la cosmología y la astronomía, y más en general la ciencia, toman en consideración un aspecto muy importante de la realidad. Y de que han pasado por una gran evolución interna. A veces se contradicen recíprocamente, pero esta también es una característica de la ciencia. Es justamente de esta manera como se realiza un progreso.

Por otro lado, hay otro aspecto de la realidad, que podemos definir el aspecto de la mística, o de la fe, al cual da una contribución importante también el relato de la creación. Esta es, por decirlo así, otra dimensión: se trata del presentimiento del origen, del sentido más profundo del cosmos, de su porqué.

Estas son las cuestiones que se plantean, y que pueden ser pensadas simultáneamente por la ciencia y por la fe.

Al respecto, el Profesor Lemaître había alcanzado un gran equilibrio tanto en su vida personal como en sus publicaciones, donde ha mantenido unidas la ciencia y la fe. Él reconocía de manera muy decidida la autonomía de la ciencia –evidentemente pero, al mismo tiempo, individuaba en la ciencia, en cierto sentido, el reflejo del espíritu creador de Dios.

Lemaître ha mantenido juntas la ciencia y la fe, y ha intentado hacerlo también en este congreso. El resultado ha sido un fuerte llamado a tener bastante atención por la formación filosófica, y también teológica, de los futuros científicos: formación científica y filosófico-religiosa tienen que ocurrir juntas. No es por casualidad que en este congreso, cuyo centro eran la ciencia y la cosmología, se ha hecho referencia a Jan van Ruysbroeck y también a Sören Kierkegaard, un filósofo, pero más propiamente un místico: dos personalidades que han evocado las demás dimensiones de la vida y del universo.

Todo esto ha hecho el congreso muy apasionante: las dos dimensiones se completan recíprocamente, y esto es maravilloso.

(Traducido del neerlandés por Michele Chiappo)




11/12/2016

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis