Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Entrevistas arrow Entrevistas/4. Un analfabetismo funcional que está quemando a generaciones
Imprimir Enviar a un amigo


Entrevistas/4



Un analfabetismo funcional que está

quemando a generaciones



 


En el marco del IX Encuentro del Corredor de las Ideas del Cono Sur, que se realizó en Asunción desde el 23 hasta el 25 de julio, profesores y estudiantes de los países del Cono Sur presentaron ponencias y trabajos para analizar los desafíos sociales, políticos y culturales del continente latinoamericano.

El encuentro, organizado por el Centro UNESCO de Asunción, tuvo lugar en la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica "Nuestra Señora de la Asunción".

El Centro de Estudios Redemptor hominis participó presentando sus publicaciones.

Sobre la realización de este encuentro hablamos con la Profesora Beatriz González de Bosio.

Ella, Licenciada en Historia y Ciencia de la Comunicación por la Universidad Católica de Asunción y Catedrática de esa misma Universidad, es la Coordinadora del Capítulo paraguayo del Corredor de las Ideas y la Presidenta del Centro UNESCO de Asunción.

 

 

*  Profesora Beatriz de Bosio ¿qué es el Corredor de las Ideas? y ¿cómo llegó usted a ser Coordinadora del Capítulo paraguayo?Profesora Beatriz González de Bosio

El Corredor de las Ideas del Cono Sur, del cual yo soy la Coordinadora del Capítulo paraguayo, es una instancia de humanistas y de estudiosos del pensamiento y de la cultura latinoamericana, procedentes de la franja ubicada entre la costa central de Chile y la costa sur de Brasil, es decir, de Valparaíso a Puerto Alegre. La reunión se hace en esta franja, pero hay latinoamericanistas en todo el continente y todo el mundo.


Soy Coordinadora a partir del IV encuentro que tuvo lugar en Asunción, porque pidieron traerlo también al Paraguay. El primero fue en Maldonado, en 1998, y después se hicieron otros encuentros en otras ciudades de la región, cada vez en el marco universitario y académico. 

El IV encuentro, cuyo lema fue "Pensar en la mundialización desde el Sur", tuvo un éxito rotundo. Vino muchísima gente con diferentes trabajos.

Se hizo en Trinidad, donde están las fantásticas ruinas de la Iglesia Trinidad de los Jesuitas, patrimonio de la humanidad. En ese encuentro, se firmó el manifiesto de los intelectuales por una mundialización humanista: eso tiene mucha vigencia porque siempre lo estamos recordando.

Este IX encuentro tenía que ver con la reflexión de las enseñanzas de la independencia para los desafíos globales de hoy, repensando en el cambio de nuestra América. Cabía preguntarnos, a dos siglos de distancia, si fuimos capaces de hacer que el planteamiento de nuestros patriotas significase la mejora del destino de la gran mayoría social, en materia de educación, salud, derechos humanos y derechos culturales.   

   

* ¿Podría relatarnos algo sobre este IX encuentro?

En este acontecimiento, hubo mucha participación y afluencia de muchísima gente de todos los países y, por supuesto, de los integrantes del MERCOSUR.

Vinieron representantes de Venezuela y México, y sobre todo llegaron ómnibus con los estudiantes de Chile y Argentina. El programa abarcó 14 ejes temáticos. Lo que el Corredor hace es tratar de generar redes intelectuales y consensos acerca de proyectos de investigación. Se presentaron muchos más temas de lo previsto. Incorporamos también una mesa de ciencia y tecnología en América Latina; una mesa de historia y memoria, que significa recordar el pasado de la dictadura tan negativa para nuestros países, y una mesa de cultura indígena, cuestiones sociales, población y emigración, que son temas muy lacerantes en nuestra realidad, con la historia y las perspectivas ligadas a ellos.

El objetivo no fue el de asirnos a categorías de escenarios muy diferentes a los nuestros, sino el de  buscar nuestra propia categoría de análisis.

Se trató el tema de la educación. En efecto, sabemos que esta es una asignatura muy pendiente en nuestro país. El Paraguay tiene un alto índice de analfabetismo funcional. Realizamos una reforma educativa, pero tenemos la valentía de decir que esta ha fracasado, y que hay que plantear la reforma de la reforma.

Hicimos la reforma educativa como política de Estado, apoyados por organismos internacionales. No queremos descalificar los cronogramas de gestión, las publicaciones, las perspectivas, los diagnósticos y las grandes personalidades que trabajaron en eso. Pero, el resultado es que hay un alto porcentaje de analfabetismo funcional. Se están quemando generaciones y eso es irrecuperable.

Tuvimos que implementar talleres de lectura comprensiva. Los chicos leen y no entienden lo que leen. Hay algo terrible que está fallando: más vale una educación primaria bien hecha, con gente que puede leer y entender y permanece con la educación de la primaria. Sin embargo, acá hay grandes pretensiones de bachilleratos técnicos, etcétera. No dudo de que haya proyectos exitosos, no podemos generalizar, pero es terriblemente importante instalar el debate.

La política pública se enfrenta a un presupuesto estrecho. Los demás países dan un porcentaje importante de su producto bruto para la educación. El Paraguay, por el contrario, creo que tiene los índices más bajos, en ese campo. Y si no se apuesta a esto como política pública prioritaria, no habrá propaganda de talleres o de mesas de debate que pueda paliar esta situación. En efecto, al final, si uno sale más allá del centro de Asunción, lo que se ve es un pueblo digno, pero absolutamente, en su gran mayoría, analfabeto. Esta no es una postura arrogante, sino es señalar un hecho efectivo preocupante, porque estamos luchando todos, desde nuestro espacio y nuestra perspectiva, para tratar de dar nuestro apoyo al fin de superar eso.

En ese contexto, hicimos mucha fuerza para que al Corredor de las Ideas, que aglutina a personalidades que piensan en esta problemática, pudieran llegar personas que se contacten con nuestra realidad y ganen una mayor hondura en la reflexión y en lo académico.

Acá, muy fácilmente la gente obtiene títulos de licenciados y doctores. No quiero discriminar. Hay instituciones que están con buenísimas intenciones, pero hay otras que son absolutamente comerciales. Entonces, se generan falsas expectativas en los jóvenes.

Ellos tienen un programa débil que, después, en el mercado de la competencia internacional no existe. No tienen ningún reconocimiento, y si tuvieran que "aggiornarse", estarían muy por debajo del nivel normal: y eso tenemos que asumirlo.

El próximo encuentro del Corredor se realizará en Maldonado, recordando los diez años del Corredor.

En resumen, en esta oportunidad estudiamos las corrientes doctrinarias desde América Latina, para entender nuestra propia realidad, a parte de conocer la filosofía de los grandes sistemas y también nuestra historia nacional.

* Usted, mirando a los libros del stand del Centro de Estudios Redemptor hominis, durante el Corredor de las Ideas, apreció el hecho de que, en estos acontecimientos, se presente también material de cultura religiosa, ¿por qué?

Me pareció una maravilla que ustedes se acercaran a la Universidad Católica, con un material vinculado a lo confesional de nuestra Iglesia. Generalmente, los grupos que participan, a partir de la intención de incorporar la matriz de la modernidad, entre comillas, el racionalismo y, de alguna manera, la mirada de una educación laica, ponen valor en lo aconfesional, para reflexionar sobre esta problemática. Estas personas respetan el marco de la Universidad Católica, pero están en una impronta de universidades estatales absolutamente laica.  

Yo, sin embargo, creo que la Iglesia católica todavía tiene una gran fuerza en nuestro país.

Por eso, ponderé y me pareció muy pertinente la presencia de vuestra Casa Editorial "Centro de Estudios Redemptor hominis". Estaba una parte de las publicaciones que se han producido en la Universidad; estaba otra editorial, y ustedes hicieron presencia mostrando un material profundamente vinculado con el magisterio de la Iglesia.

Puedo señalar que me cuesta mucho encontrar, para mis jóvenes, lecturas fáciles para introducirlos a la formación de la Iglesia, salvo que vayan a un colegio católico. No hay muchas opciones, para los chicos que quieran tener una formación católica, a partir de una familia que desee proporcionar lecturas positivas, como la vida de los santos, o sea, algo que esté teñido de buenos ejemplos. Por eso, me pareció importante la presencia de ustedes.

(A cargo de Maria Laura Rossi)


07/08/08

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis