Italiano Español Nederlands Français
Home
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo

  

  XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 


   

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 15, 21-28

 


"Mujer, ¡qué grande es tu fe!"


Jesús partió de allí y se retiró al país de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: “¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio”. Pero Él no le respondió nada.

Sus discípulos se acercaron y le pidieron: “Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos”.

Jesús respondió: “Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel”.

Pero la mujer fue a postrarse ante Él y le dijo: “¡Señor, socórreme!”.

Jesús le dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros”.

Ella respondió: “¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!”.

Entonces Jesús le dijo: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!” Y en ese momento su hija quedó sana.


   

El pasaje evangélico de este domingo comienza con la indicación de la región a donde Jesús se estaba retirando: Tiro y Sidón, al noroeste de Galilea, tierra pagana. Allí se encuentra con una mujer cananea, que se dirige a Él pidiéndole que cure a su hija atormentada por un demonio (cf. Mt 15, 22). Ya en esta petición podemos descubrir un inicio del camino de fe, que en el diálogo con el divino Maestro crece y se refuerza. La mujer no tiene miedo de gritar a Jesús: "Ten compasión de mí", una expresión recurrente en los Salmos (cf. 50, 1); lo llama "Señor" e "Hijo de David" (cf. Mt 15, 22), manifestando así una firme esperanza de ser escuchada.

¿Cuál es la actitud del Señor frente a este grito de dolor de una mujer pagana? Puede parecer desconcertante el silencio de Jesús, hasta el punto que suscita la intervención de los discípulos, pero, no se trata de insensibilidad ante el dolor de aquella mujer. San Agustín comenta con razón: "Cristo se mostraba indiferente hacia ella, no por rechazarle la misericordia, sino para inflamar su deseo" (Sermo 77, 1: PL 38, 483).

El aparente desinterés de Jesús, que dice: "Solo he sido enviado a las ovejas descarriadas de Israel" (v. 24), no desalienta a la cananea, que insiste: "¡Señor, ayúdame!" (v. 25). E incluso cuando recibe una respuesta que parece cerrar toda esperanza -"No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos" (v. 26)- no desiste. No quiere quitar nada a nadie: en su sencillez y humildad le basta poco, le bastan las migajas, le basta solo una mirada, una buena palabra del Hijo de Dios. Y Jesús queda admirado por una respuesta de fe tan grande y le dice: "Que se cumpla lo que deseas" (v. 28).

También nosotros estamos llamados a crecer en la fe, a abrirnos y acoger con libertad el don de Dios, a tener confianza y gritar asimismo a Jesús: "¡Danos la fe, ayúdanos a encontrar el camino!". Es el camino que Jesús pidió que recorrieran sus discípulos, la cananea y los hombres de todos los tiempos y de todos los pueblos, cada uno de nosotros. La fe nos abre a conocer y acoger la identidad real de Jesús, su novedad y unicidad, su Palabra, como fuente de vida, para vivir una relación personal con Él.

El conocimiento de la fe crece, crece con el deseo de encontrar el camino, y en definitiva es un don de Dios, que se revela a nosotros no como una cosa abstracta, sin rostro y sin nombre; la fe responde, más bien, a una Persona, que quiere entrar en una relación de amor profundo con nosotros y comprometer toda nuestra vida.

Por eso, cada día nuestro corazón debe vivir la experiencia de la conversión, cada día debe vernos pasar del hombre encerrado en sí mismo al hombre abierto a la acción de Dios, al hombre espiritual (cf. 1Co 2, 13-14), que se deja interpelar por la Palabra del Señor y abre su propia vida a su Amor. Alimentemos, por tanto, cada día nuestra fe, con la escucha profunda de la Palabra de Dios, con la celebración de los sacramentos, con la oración personal como "grito" dirigido a Él y con la caridad hacia el prójimo.

(Benedicto XVI, Ángelus, 14 de agosto de 2011)

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis