Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Islam y Cristianismo arrow ¿Un islam que se actualiza?/1
Imprimir Enviar a un amigo





¿UN ISLAM QUE SE ACTUALIZA?/1

La voz de Hocine Drouiche,

Vicepresidente de la Conferencia de Imanes de Francia 

 

Hocine Drouiche

Una intervención del Vicepresidente de la Conferencia de Imanes de Francia, Hocine Drouiche, en un debate sobre la persecución de los cristianos en el mundo, organizado el pasado 1.° de julio, en Bruselas, por los parlamentarios pertenecientes a la agrupación del Partido Popular Europeo, ha atraído la atención de algunos comentadores por la importancia y la novedad de muchas de sus afirmaciones. Publicada integralmente por el sitio www.asianews.it, dirigido por el P. Bernardo Cervellera[1], presente en el debate, luego ha sido retomada por varios blogs[2].

En su comunicación en el debate, Hocine Drouiche, Imán de Nîmes, después de mencionar algunos factores que, según su parecer, determinan la persecución de los cristianos en el mundo, y particularmente en los países musulmanes, ha ensanchado sus consideraciones a la visión que los musulmanes tienen de los que no son musulmanes, también en los países europeos.

Su diagnóstico es serio: “La práctica del Islam contemporáneo es mucho más cercana al sectarismo que a una religión universal y abierta. La ausencia, en el mundo musulmán contemporáneo, de grandes nociones sobre la civilización musulmana del pasado ha perjudicado mucho no solo a los musulmanes, sino también a las mismas minorías que viven entre ellos. Estos valores, marcados por el diálogo, la tolerancia, la racionalidad, la aceptación del otro no han podido hacer nada frente a un Islam interpretado al pie de la letra, cerrado en sí mismo, que divide el mundo en blanco y negro, en musulmanes y descreídos, en fieles e infieles, en amigos de Dios y enemigos de Dios. En un semejante contexto, el nacimiento del fanatismo es inevitable. ¡Los cristianos de Oriente han sido las primeras víctimas de esta regresión cultural y civil, en el seno del mundo musulmán!”.

El valor del análisis de Hocine Drouiche es la concreción. Si su pedido que los Imanes se formen en Europa uno de los temas centrales de su peroración es una cuestión ya tantas veces enfrentada, también en los Parlamentos de los diferentes Estados europeos, muchas otras de sus observaciones tienen, en cambio, la frescura de las cosas finalmente dichas, después de un silencio durado demasiado largo tiempo: “El discurso islámico se distingue por una ambigüedad de fondo y, en algunos casos, por un doble sentido. ¡Se defiende la libertad religiosa, pero no se hace nada para impedir que un apóstata sea ajusticiado o para condenar, de modo firme, la persecución de los cristianos en el mundo árabe-musulmán! Es un discurso que empuja hacia una libertad de expresión integral, del cual, sin embargo, al mismo tiempo se debe deplorar el uso de geometría variable. Durante los acontecimientos ocurridos con ocasión de ‘Charlie Hebdo’ en Francia, por ejemplo, no hemos visto a imanes o a representantes de la comunidad musulmana delante del lugar del crimen, para rendir homenaje a la sede de ‘Charlie Hebdo’ o al supermercado kosher. Desafortunadamente, el Islam está privado de su humanidad por el panorama religioso vigente. Los atentados contra ‘Charlie Hebdo’ han mostrado, de manera clara, la ausencia de un discurso religioso que declare, de modo neto, su apego a los valores humanos y pacíficos que están en vigencia en Francia y en Europa. Estos valores no están en absoluto en contradicción con la esencia misma del Islam. Y como siempre ocurre, este contesto islámico negativo ha arrastrado a todos los musulmanes franceses a la ambigüedad. El Islam político ha considerado la marcha republicana como una deshonra, y queda todavía hoy abierta una pregunta hecha por los franceses a los actores del Islam político, para que traigan algunos esclarecimientos sobre las razones de esta vergüenza”.

La llaga del antisemitismo musulmán

Con honestidad, Hocine Drouiche reconoce: “¿Cómo se explica que el Islam europeo ha permanecido mudo y silencioso, delante de la matanza de los hebreos en París y en Tolosa, en territorio europeo? En julio de 2014, se ha llevado a cabo una manifestación a favor de los palestinos, durante la cual se ha oído gritar: ‘Muerte a los hebreos’. ¡Y ningún representante del Islam en Francia se ha indignado por eso!”.

Con respecto a esto, se debe considerar que la imagen que muchos musulmanes, también europeos, se hacen del hebraísmo, sin falta, resulta determinada por los más clásicos estereotipos antisemitas. Quién frecuente sitios web árabes encontrará continuamente declaraciones de políticos, de intelectuales, de periodistas y de estrellas del espectáculo, quienes han hecho de los Protocolos de los Sabios de Sion un documento falso redactado por la policía zarista, al comienzo del siglo XX, para difundir el desprecio por los hebreos su referencia. El resultado es el que ha señalado, algunos meses atrás, el Presidente del Conseil représentatif des institutions juives de France, Roger Cukierman: actualmente, todos los actos de violencia que se registran en Francia contra los hebreos han sido cometidos por algunos musulmanes[3]. A estas declaraciones de Cukierman, el Conseil français du culte musulmán ha reaccionado con un comunicado que las calificaba como “irresponsables” e “inadmisibles”[4].

Sobre la relación con el hebraísmo pesa el conflicto árabe-israelí. Con lucidez y audacia, Hocine Drouiche se pone en el lugar de los israelíes y, sabiendo que para la mayoría de los musulmanes Israel es una entidad que debe ser suprimida, pregunta: “¿Qué podemos esperar de un país que está amenazado hasta en su misma existencia?”.

Esta apertura suya encuentra correspondencia en la actitud del Presidente de la Conferencia de Imanes de Francia, Hassan Chalghoumi, del cual Hocine Drouiche es el Vice. Imán de Drancy la ciudad en las inmediaciones de París renombrada por haber sido la sede del campo de tránsito de los deportados hebreos en la Segunda Guerra Mundial, Chalghoumi se ha distinguido por sus palabras de reconocimiento de la Shoah (pocos días después de la cuales su casa ha sido devastada), por la participación en algunas ceremonias de conmemoración de la Shoah, por dos viajes a Israel, uno de los cuales junto con el filósofo Alain Finkielkraut. Esta actitud suya, sin embargo, ha puesto en tela de juicio fuertemente su liderazgo y su representatividad.

 

 

“¿EXISTIRÁN TODAVÍA CRISTIANOS EN ORIENTE, EN EL TERCER MILENIO?”

Hocine Drouiche percibe y manifiesta que la persecución y el anonadamiento de los cristianos de Oriente son síntomas y factores de una regresión cultural y civil. Y sugiere que su destino no se puede separar del de los musulmanes, tanto en Oriente como en Occidente.

Impresiona constatar que su punto de vista coincide con el de un diplomático francés, quien, sobre los cristianos de Oriente, escribió una obra fundamental, que se ha vuelto una referencia inevitable por la amplitud de la información.

Ya más de veinte años atrás, aquel diplomático, que significativamente decidió publicar su libro bajo un seudónimo, hacía una pregunta que, desde entonces, se ha vuelto de candente actualidad: “¿Existirán todavía cristianos en Oriente, en el Tercer Milenio?”.

La respuesta que se daba merece ser leída integralmente:

“Si su completa desaparición es improbable (algunos, por otro lado, se quedan por convicción, a pesar de la certeza de una vida mejor en Occidente), se puede pensar que se reducirán a una suma de individualidades, ahogadas en el anonimato de las ciudades e incapaces de mantener esa vida comunitaria indispensable para la preservación de su identidad. Demasiado poco numerosos para tener alguna importancia, no podrán hacer sino modelarse en los valores dominantes, y dejar de considerarse y mostrarse abiertamente cristianos. Es decir que lo que constituía su riqueza ya no tendrá desarrollo. El Oriente Medio árabe con esto ganará la homogeneidad religiosa que deriva de su visión teológica: es en la lógica del régimen de la dhimmitud [la condición ligada a la así llamada “protección”, dhimma, concedida a cristianos y hebreos, bajo el pago de un impuesto y el acatamiento de diversas normas discriminatorias. N. de la R.] conducir a la reabsorción total de las ‘religiones del Libro’; perderá, con esto, las ventajas del pluralismo, de las que los fundamentalistas no se interesan en absoluto.

La lucha de los cristianos de Oriente, llevada adelante durante trece siglos, a través de las más crueles vicisitudes, ha sido una de las más largas de la historia. Al final del panorama retrospectivo, al cual inclina el éxito final ya muy cercano, no nos podemos despegar de un sentimiento de admiración por la inteligencia, el coraje y la firmeza con que sus comunidades han sabido no solo quedar firmes, sino también aprovechar el mínimo espacio de libertad para expresar, y con tantos resultados brillantes, sus innumerables talentos. Por cuanto duro sea aceptarlo, sin falta, es necesario alegrarse, al fin y al cabo, que hoy los cristianos de Oriente, en lugar de seguir llevando adelante en sus tierras una vida mediocre y amenazada, vengan a enriquecer al mundo occidental con sus inmensas posibilidades”.

(Jean-Pierre ValognesVie et mort des chrétiens d’Orient. 
Des origines à nos jours
, Librairie Arthème Fayard, Paris 1994, 18)


Michele Chiappo

(Continúa)

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

 

________________________

[1] http://www.asianews.it/notizie-it/Imam-di-N%C3%AEmes:-Lo-Stato-islamico-uccide-i-cristiani,-e-rischia-di-eliminare-anche-l%E2%80%99islam-dall%E2%80%99Europa-34735.html

[2] Se vea, en particular: http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/07/23/in-provenza-come-a-ratisbona-la-lezione-dellimam-di-nimes/

[4] Cf. http://www.lecfcm.fr/?p=3967


06/10/2015


 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis