Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Islam y Cristianismo arrow El Islam en el magisterio de las Iglesias europeas/2
Imprimir Enviar a un amigo


Islam y Cristianismo 


EL ISLAM EN EL MAGISTERIO 

DE LAS IGLESIAS EUROPEAS/2



Organismos nacionales e Islam

Junto a los textos producidos por el Comité "Islam en Europa", que, de todos modos, no representan las posiciones oficiales del CCEE ni de la KEK, sino que se deben  considerar como documentos de trabajo, no han faltado, en todos los Países europeos, algunos escritos magisteriales, que reflejan los interrogantes y las actitudes, que se hallan entre los cristianos europeos con respecto al Islam. Para apreciar plenamente el compromiso de las Iglesias de Europa, en este ámbito, se debe tener presente, además, que varias Conferencias Episcopales han creado algunos organismos específicos, para favorecer y administrar las relaciones con los musulmanes. Es el caso de Francia, con el Secretariado para las Relaciones con el Islam (Sécretariat pour les relations avec el Islam)[1], de Holanda y Bélgica -con el Comité Interdiocesano para las Relaciones con el Islam (Comité interdiocésain pour les relations avec el Islam), de parte francófona, y el Grupo de Trabajo para la Construcción de las Relaciones entre Musulmanes y Cristianos (Werkgroep Relatieopbouw Moslims-christenen), de parte flamenca. En Polonia, caso único, existe un Consejo Común de los cristianos y de los musulmanes, del cual forman parte católicos (también en la apertura a la eventual entrada de otras confesiones) y musulmanes polacos de origen tártara[2]. En las demás naciones, a falta de un organismo específico, el diálogo con los musulmanes es delegado a las comisiones para el diálogo interreligioso, a veces de carácter ecuménico, como en Inglaterra -con la Comisión ecuménica para las Relaciones entre las Fes (CTBI)[3], en la cual ha confluido el Comité Católico para las Otras Fes (COF)- o en Austria[4].

Una mirada a la actividad de los episcopados en los individuales Países permitirá reseñar ulteriormente los temas examinados.

El episcopado italiano

Italia presenta un interés particular, porque, reaccionando más tarde, ha podido tomar en consideración la experiencia de Iglesias de más larga costumbre de relaciones con los musulmanes, como las de la Europa central y septentrional, y  también del Cercano Oriente. En efecto, "es solo a partir de la segunda mitad de los años ochenta del siglo XX, cuando la Iglesia italiana se encuentra implicada, de modo creciente, en el desafío de desarrollar relaciones interreligiosas y el diálogo interreligioso, en particular con respecto al Islam[5]. Como para los demás Países de la Europa occidental, han sido los movimientos migratorios -que se han llevado a cabo en tiempos más recientes, con respecto a otras regiones de Europa- los que han puesto al Islam en primer plano, obligando a la Iglesia italiana a tomar posición rápidamente, frente a la nueva situación que se ha venido creando. Por otra parte, muy pronto, había resultado que la presencia de musulmanes requería de la Iglesia mucho más que aquella generosidad, en la primera acogida, por la cual las parroquias italianas y las cáritas diocesanas se habían ido distinguiendo, en aquellos años.

La homilía Nosotros y el Islam del Card. Martini

Pronunciada el 6 de diciembre de 1990[6], muestra que, desde el comienzo, los  desafíos religiosos y culturales, ligados a la convivencia con los musulmanes, han sido percibidos con claridad. Tal homilía, que, indudablemente, ponía ya algunas cuestiones fundamentales, influenciará muchos escritos y tomas de posición del episcopado italiano, en los años siguientes.

Fue exactamente la experiencia de los problemas, relativos a la primera acogida y asistencia, la que empujó a Martini a reflexionar y exponer el propio pensamiento. En la homilía, que apunta a evitar, ante todo, que la relación con los musulmanes se vuelva conflictiva o se vaya construyendo sobre los fundamentos equivocados del relativismo pacifista o desinformado, impresionan algunas claras tomas de posición.

Para Martini, la comunidad eclesial, y también la comunidad civil ciudadana, debe "insistir en un proceso de ‘integración'", e invitar a los musulmanes a "insertarse armónicamente en el tejido de la nación hospedante; a aceptar las leyes y las costumbres fundamentales; a no exigir, desde el punto de vista legislativo, tratos privilegiados que, de hecho, tenderían a segregarlos y a hacer de ellos potenciales focos de tensiones y violencias"[7]. En particular, "es necesario -continuaba- hacer comprender a aquellos nuevos inmigrados que procediesen de Países, donde las normas civiles están reguladas por la sola religión y donde religión y Estado forman una unidad indisoluble, que, en nuestros Países, las relaciones entre el Estado y las organizaciones religiosas son profundamente diferentes"[8].

Tales afirmaciones se insertan, con una marcada fisonomía suya, en el debate sobre las diversas opciones -integración o asimilación, comunitarismo o autoaislamiento (y eventualmente jihad conquistadora)- que, después de varios años, se encuentra lejos de estar cerrado.

¿Secularización para el Islam?

 Después de haberse interrogado sobre el valor y el significado del Islam, para un cristiano, Martini afrontaba un punto de gran interés: ¿Habrá una secularización, para el Islam, en Europa?

"No es pensable que el Islam, en Europa, no tenga que afrontar, antes o después, un semejante desafío. Sabemos, más bien, que, desde el fin de la Primera Guerra Mundial hasta hoy, han habido muchas propuestas, tendencias, partidos, soluciones, según los cuales el mundo musulmán, en sus varias ramificaciones, etnias y territorios, ha tomado conciencia de la llegada de la era de la técnica, y de las exigencias de racionalidad que ella comporta". La constatación que varios sectores de las sociedades musulmanas están abiertos a los desafíos de la modernidad, empuja a Martini a formular el auspicio que "el traspaso necesario a una asunción no puramente material de las facilitaciones técnicas, que vienen del occidente, esté acompañado por un esfuerzo serio de reflexión histórico-crítica, sobre las propias fuentes religiosas y teológicas... Tenemos que aplicarnos con desvelo, a fin de que los musulmanes logren aclarar y acoger el significado y el valor de la distinción entre religión y sociedad, fe y civilización, Islam político y fe musulmana, mostrando que se pueden vivir las exigencias de una religiosidad personal y comunitaria, en una sociedad democrática y laica, donde el pluralismo religioso queda respetado, y donde se establece un clima de mutuo respeto, de acogida y de diálogo[9].

Mucho se expresa en estas densas líneas, que trazan un auténtico programa para un Islam europeo, caracterizado por una renovación de la teología y de la aceptación de la laicidad y del pluralismo.

La importancia del individuo

Es significativo que, para Martini, sean los procesos de individualización y la trama de las relaciones personales los que constituyen el camino, a través del cual un programa tan ambicioso puede llegar a maduración: "El problema no es tanto el de hacer grandes discusiones teológicas, sino, en primer lugar, el de buscar entender cuáles son los valores que realmente una persona encarna, en su vivencia, para considerarlos con atención y respeto. Se podrán encontrar, a menudo, muchas más  consonancias prácticas de cuanto no acontezca en un debate teológico. Esto vale, sobre todo, para los valores vividos de la justicia y de la solidaridad. Sin embargo, esta consideración individual siempre debe tener en cuenta las dinámicas de grupo. En efecto, el Islam no es solo fe personal, sino realidad comunitaria muy compacta, y una contraseña lanzada por alguna voz acreditada, en el momento oportuno, puede reagrupar y volver a conducir a unidad serrada también los subjetivismos o los sincretismos religiosos vividos por un individuo"[10].

Tendremos la posibilidad de volver a hablar acerca de la importancia que asume, para el futuro de un Islam europeo, la bipolaridad "vivencias individuales" y "dinámicas de grupo". Por ahora, es importante notar que estaba ya bien delineada en la conciencia de algunos sectores de la Iglesia italiana, en el lejano 1990.

Una última observación de Martini se refería a la exigencia de la reciprocidad: "Nosotros auspiciamos relaciones de igualdad y fraternidad, e insistimos e insistiremos para que a tales relaciones se conformen, también las costumbres y el derecho vigente en los Países musulmanes con respecto a los cristianos, a fin de que se tenga una justa reciprocidad. Conocemos los problemas jurídicos y teológicos que nuestros hermanos del Islam tienen, en sus Países, para reconocer a las comunidades cristianas minoritarias los derechos, que entre nosotros se reconocen a las minorías"[11].

La actitud recomendada por Martini, en fin, era "el esfuerzo serio de conocimiento, la búsqueda de instrumentos y la consulta de personas competentes. Pienso, en particular, a los casos de los matrimonios mixtos, muy difíciles y que, a menudo, llegan al fracaso".


Michele Chiappo

 

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

(Continúa)





[1] Para una historia de los primeros veinte años de actividad del SRI, cf. G. Couvreur, Le S.R.I (Sécretariat pour les relations avec l'Islam) a 20 ans (8 mai 1993), en "Islamochristiana" 19 (1993) 239-241.
[2] Véase, con referencia a esto, la Charta fundadora en "Islamochristiana" 24 (1998) 188-189.
[3] El CTBI ha publicado una colección de simples depliant, de cuatro-cinco páginas cada uno, sobre las religiones no cristianas. Sobre el Islam se encuentran los siguientes títulos: What is Islam?, The Mosque, Prayer and Prayers in Islam, Muslim and the Question of Fasting, Differences within Islam, Family Life in Islam.
[4] En Austria, la estructura específica, aunque fundada por la Conferencia Episcopal, es ecuménica desde el comienzo, y reconoce en el Islam al propio principal interlocutor: cf. Création d'un bureau de contact pour les grandes religions mondiales (Kontakstelle für Weltreligionen) comme instance de la Conférence Épiscopale autrichienne, en "Islamochristiana" 18 (1992) 243-244.
[5] A. Pacini, Il dialogo interreligioso e le relazioni islamo-cristiane in Italia: linee di sviluppo e prospettive. Relazione presentata al Convegno L'Islam in Italia. Appartenenze religiose plurali e strategie diversificate, Torino (2-3 dicembre 2004). Consultable en www.centroedoardoagnelli.it.
[6] C.M. Martini, Noi e l'Islam, in "Il Regno-documenti" 36 (1991) 88-92.
[7] C.M. Martini, Noi e l'Islam..., 88-89.
[8] C.M. Martini, Noi e l'Islam..., 89.
[9] C.M. Martini, Noi e l'Islam..., 90-91.
[10] C.M. Martini, Noi e l'Islam..., 91.
[11] C.M. Martini, Noi e l'Islam..., 92.

22/08/2011 

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis