Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Islam y Cristianismo arrow El islam político, el fracaso en la educación de los jóvenes
Imprimir Enviar a un amigo

 





El islam político, el fracaso en la educación de los jóvenes, la ambigüedad hacia Occidente


  

 

En las escuelas coránicas de Occidente se enseña el islam político basado en la yihad y el odio hacia los enemigos. Los imanes y los sabios bloquean cada reforma y cada pregunta de los estudiantes. Los grupos islamistas quieren destruir los regímenes musulmanes y el Occidente imperialista. Todavía es posible un islam que dialogue y no haga proselitismo. A Europa le compete controlar los grupos yihadistas. Todo esto salvará el islam como experiencia religiosa, e incluso la paz mundial. Una reflexión del Imam Drouiche, Vice-Presidente de la Conferencia de Imanes de Francia-París.


 

París Varios expertos piensan que el mundo musulmán está atravesando el período más difícil de su historia: está perdiendo sus referencias políticas, sociales y religiosas.

En otro tiempo, la religión para la nación musulmana era considerada como una vía para salvarse de la pobreza y del subdesarrollo; ahora, la misma se ha convertido en el mayor problema de la Umma [la comunidad mundial de los musulmanes]. Con la apostasía (takfir), el odio, las guerras religiosas, la noción de Umma (nación) ha llegado a ser casi inexistente. Entre chiitas, sunitas, salafistas, los Hermanos Musulmanes, el islam político y el yihadismo, decenas de miles de jóvenes musulmanes ya no pueden encontrar la racionalidad y la capacidad de adaptarse a los tiempos modernos. ¡El islam político ha transformado el islam de la vida y la esperanza en una ideología de muerte y atentados en nombre de la yihad y la defensa de la Umma!

Los últimos ataques en el mundo musulmán muestran que la crisis religiosa musulmana se vuelve cada vez más seria y complicada. Siempre hemos pensado que el terrorismo nació en Irak y Afganistán a causa del orgullo de la administración Bush. La primavera árabe ha demostrado claramente que el problema del islam está vinculado a la crisis teológica y jurídica del islam: diferentes escuelas jurídicas; diferentes grupos de islam político; la ausencia de una referencia religiosa; la crisis de la multiplicidad de referencias que chocan entre sí; el enclaustramiento en el pasado y en la historia sin ningún deseo de reforma, de creatividad o de la adaptación del texto religioso a las circunstancias modernas.

A pesar de todos los esfuerzos de reforma religiosa, el islam no ha podido liberarse de las interpretaciones y juicios de la Edad Media. ¿Pueden aceptarse estas antiguas interpretaciones en Occidente? ¿Es moralmente aceptable que repitamos las normas religiosas de odio –elaboradas siglos atrás, cuando los musulmanes estaban en guerra contra Europa– cuando hoy los musulmanes se han convertido en ciudadanos de pleno derecho en estos países?

Los últimos ataques que se llevaron a cabo en Occidente y en el mundo musulmán muestran que la reforma religiosa se ha convertido en necesaria para la continuidad de la existencia del islam y de los musulmanes. ¡Estos acontecimientos han demostrado la importancia de esta reforma para la paz mundial!

La religión musulmana, tal como a menudo es presentada en las escuelas coránicas de grupos islamistas, se pliega al odio y a la violencia, en lugar de hacerlo al amor y tolerancia. ¡La teoría de la conspiración y la demonización del otro, hacen a estos grupos más atrayentes que si hablasen de paz y diálogo!

Recientemente, un Comité para la Reforma –de la Universidad de al-Azhar, que es la universidad más grande del mundo musulmán– criticó fuertemente los métodos y libros antiguos utilizados en la formación de los imanes y de los teólogos. Sin embargo, esa universidad es a menudo criticada por los islamistas y los grupos musulmanes, ¡porque facilita demasiado la religión!

Estas escuelas utilizan libros de derecho musulmán que son muy antiguos. Se prohíbe la autocrítica. El estudiante no tiene derecho a tener un punto de vista diferente del de su jeque o líder espiritual. En las escuelas todavía se gira sobre una frase que dice claramente: "¡Si tu maestro (jeque) no está contento contigo, Dios nunca estará contento contigo!" Como resultado, ¡la creatividad y la reforma religiosa están destinadas a la muerte eterna!

Los musulmanes consideran que los salaf (los predecesores) ya han contestado todas las preguntas de la vida. Como resultado, el estudiante en su grupo islamista debe ser como un muerto en manos de sus purificadores (es una cita de la literatura musulmana).

La teoría de la conspiración y el odio a Occidente

Además, estas escuelas no dejan de repetir a estos jóvenes teorías de conspiración, que explican perfectamente ¡cómo todo el mundo está contra el islam y los musulmanes! Por lo tanto, el mejor entre ellos es el que da su alma para defender la religión de Dios contra los infieles, judíos, cruzados, ateos, politeístas, etc... Estos islamistas saben cómo crear enemigos porque se consideran los abogados de Dios en la tierra y tienen el derecho a juzgar a todos los demás, ¡incluso a los musulmanes que no piensan como ellos!

Se comprende, por lo tanto, por qué estos grupos del islam político demonizan a todos los imanes tolerantes que fomenten el diálogo y el trabajo por un islam europeo, separado del mundo árabe-musulmán. A menudo se los califica como traidores, colaboradores de Occidente, pro-sionistas... con el fin de desacreditarlos dentro de la comunidad musulmana, por no querer otra cosa que una vida decente y respetable, sin ningún deseo de dominar Europa o convertirla. Estas acusaciones llegan hasta amenazas de muerte, tal como ha ocurrido en el caso del Imam Hassen Chalghoumi, Dalil Boubekeur y de otros imanes en los Estados Unidos.

Esta teoría de la conspiración dice claramente a los musulmanes: "Vosotros no sois responsables de nada, porque vosotros sois víctimas de Occidente". Esta élite mata la noción de responsabilidad y la esperanza de un cambio dentro de los musulmanes para reformar y corregir los errores graves del islamismo en Europa.

La teoría del conflicto instrumentaliza el descontento de la gente en los barrios marginales de Francia, Bélgica y otros lugares. En Europa hay un racismo contra los musulmanes, como existe el antisemitismo hacia los judíos. Pero esto no se puede resolver con la violencia, los ataques, el odio hacia los demás. La teoría de la conspiración no sirve sino para radicalizar a los jóvenes y ponerlos en un estado de revolución y oposición a cualquier tipo de diálogo o acercamiento, dado que ya no existe más confianza alguna.

Ciertamente que los problemas de radicalización encabezan a diferentes factores sociales, económicos, de identidad, pero personalmente creo que los imanes y estudiosos islámicos en Europa deben tener el coraje de enfrentarse a la verdad y de reconocer que el discurso religioso islámico todavía no está adaptado a la realidad y los valores europeos... Porque el texto religioso se ha convertido en un pretexto para el odio y la violencia.

¡Por primera vez en la historia tenemos conversos europeos que se han convertido para la guerra y el odio! ¡En una situación normal se deberían convertir a una religión para la paz y el amor!

Los jóvenes musulmanes están en conflicto directo con sus propios hermanos y en guerra con Occidente. Este trauma crea un desequilibrio psicológico entre los miles de jóvenes que, en ausencia de una referencia religiosa competente y reconocida, encuentran una oportunidad para interpretar los textos religiosos en el sentido del odio y la violencia, bajo el concepto de yihad y la legítima defensa para proteger la Umma de la conquista cultural, económica y militar de Occidente.

Los grupos islamistas han tomado el lugar del Estado musulmán; los chouyoukhs [los sabios, los ancianos n. d. r.] y los líderes de estos movimientos no ocultan su desprecio por los gobiernos y los regímenes instalados –según ellos– por el imperialismo occidental.

La religión musulmana moderna, tomada como rehén por grupos islamopolíticos, se explica en un marco de guerra y de confrontación. En consecuencia, el diálogo con los cristianos, los judíos y Occidente nunca puede ser sincero para estos grupos: el musulmán no debe depositar ningún tipo de confianza en ellos.

La Unión Mundial de los sabios musulmanes pidió a todos los imanes y predicadores musulmanes que detengan el diálogo interreligioso e intercultural con las instituciones occidentales.

Tal situación de conflicto y de odio, así como la inmovilidad del islam hacia la modernidad y la posmodernidad, han influido en la visión de millones de jóvenes hacia todo el mundo. Para este pensamiento islamista, el islam no acepta la coexistencia entre fe e incredulidad, luz y oscuridad, entre Dios y el diablo.

Europa se encuentra en el medio entre los grupos islamistas y las intervenciones de los diversos países árabes y musulmanes como son Argelia, Marruecos, Arabia Saudita, Turquía, Irán y otros. Encontrará dificultades para gestionar un islam que se ha exiliado de la noción de religión, y que se torna cada vez más la ideología de un islam político dominador y militante. La relación entre el islam y Occidente se normalizará solo si el islam se despolitiza y vuelve a su naturaleza religiosa, afrontando toda voluntad de dominio y de proselitismo.

Los grupos islámicos obtienen su legitimidad por parte de musulmanes de este islam revolucionario y contestatario contra los regímenes árabes, pero también contra la modernidad y los Estados europeos imperialistas. Tarde o temprano, Europa deberá recuperar su poder y su control sobre estos grupos islamopolíticos, no solo en aras de la paz social, sino también en el interés del islam europeo, que está viviendo en anarquía y desorganización, con golpes procedentes del exterior que terminan por amenazar a todos.

Los musulmanes europeos que adhieren a estos grupos pseudo-religiosos aún no se dan cuenta del miedo y la ira de los ciudadanos europeos hacia ellos, ¡debido a su silencio incomprensible y ambiguo en relación a los ataques terroristas en Europa y en el mundo! El islam político, que describe a estas personas como racistas, fascistas, islamófobos no hace sino agravar la situación: depende de los musulmanes europeos, y de estos grupos racionalizar el discurso y romper con las visiones importadas del mundo árabe.

Según varios expertos, un islam europeo claro y moderno se ha convertido en más que necesario, antes de caer en un conflicto general y forzado que dañará antes que nada a los musulmanes y al islam.

Los musulmanes europeos no deben caer en la trampa de estos grupos islamistas que ponen en práctica las agendas ideológicas políticas y no religiosas, y que no tienen ningún tipo de relación con los verdaderos valores del islam pacífico, espiritual, realista, respetuoso, no dominador ni proselitista.

Hocine Drouiche
* Vice-Presidente de la Conferencia de Imanes de Francia-París
Candidato a rector de la Gran Mezquita de París

 



© AsiaNews.it - 11 de julio de 2016
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





15/07/2016

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis