Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Islam y Cristianismo arrow Marruecos, ulemas contra la pena de muerte para los apóstatas...
Imprimir Enviar a un amigo


 

  Marruecos, ulemas contra la pena de muerte
para los apóstatas. Padre Samir:
paso "muy importante"




  Los expertos islámicos cancelan una fatwa del pasado. La apostasía va a ser castigada solo si es equivalente a una "traición" de naturaleza "política", no un cambio de religión. Para el jesuita y académico del islam es una decisión importante con vistas a la modernización y la interpretación de los textos. La tarea de los cristianos no es "provocar", sino de "ayuda" a los musulmanes para pensar y adaptar su fe a los tiempos.

 

   

Casablanca El paso dado por los ulemas de Marruecos "es muy importante", ya que decidieron a no "aplicar", literalmente, sino a "reinterpretar" la sharía, la ley islámica, adaptándola al entorno actual. Esto es lo que dice a AsiaNews el P. Samir Khalil Samir, un erudito jesuita sobre el islam de origen egipcio, al comentar la decisión del líder religioso del país del norte de África para eliminar la pena de muerte para los que dejan el islam.

"Es una cosa muy inteligente continúa el sacerdote y erudito por otra parte, el mismo rey Mohammad VI de Marruecos es un hombre abierto y de gran cultura; su esposa, así, la princesa Lalla Salma, licenciada en ciencias de la computación, siempre aparece en público sin velo y esto es considerado en muchos círculos un escándalo para la época actual".

En los últimos días, el Consejo Superior de Ulemas, la autoridad religiosa más importante del país, ha propuesto una nueva interpretación que involucra una fatwa del pasado, por la cual la apostasía debe ser castigada con la pena de muerte. En un documento titulado "La vida de los ulemas", los expertos islámicos proponen una nueva versión modificada de la "ridda", según la cual la apostasía se castiga con la muerte solo si se coloca en el contexto de una traición "política".

En Marruecos, por lo tanto, no se castiga con la pena de muerte el cambiar a otra religión aunque el alcance de la conversión sigue siendo un campo minado y el proselitismo castigado por la ley sino más bien un "alineamiento" con el "enemigo" que pone en peligro la patria. Un ámbito político, en lugar de un elemento de fe.

En el texto difundido al final del encuentro, los estudiosos musulmanes subrayan que "la interpretación más precisa y coherente" con la ley islámica y el ejemplo de Mahoma "es que la muerte del apóstata se refiere a aquellos que traicionan la Umma". Revelar los "secretos", agregan, que hace lo que la ley internacional define como "traición".

En declaraciones a AsiaNews el P. Samir, exprofesor de la Universidad de St. Joseph de Beirut y actual rector pro tempore del Pontificio Instituto Oriental de Roma, subraya la bienvenida a la "reinterpretación" del texto hecha por los ulemas de Marruecos. En los comienzos del islam, cuando la "Umma" [del árabe "umm", la madre] era la nación musulmana, el grupo de los creyentes, los que rechazaron la fe en realidad "pasaban al campo contrario" y traicionaban a su patria musulmana.

"El problema actual en el islam continúa el P. Samir es que los imanes toman una palabra y la aplican tal cual, sin evaluar el contexto en el que se formó para entender su valor". Y este es un proceso que también debe aplicarse a la Umma, a la apostasía y al abandono, hoy, de la fe musulmana por otra religión.

"Un texto solo puede ser entendido por inmersión en su contexto advierte el estudioso de origen egipcio y extrapolado de él puede estar equivocado. Lo que ocurre hoy es que se toma una frase o una palabra como tal, aplicándola con rigor. En su lugar, se tiene que evaluar la forma cómo es donde fue declarada. Este es el problema de fondo del mundo islámico: la imposibilidad de volver a pensar su cultura y tradición".

El problema básico es el predominio de la visión salafista y wahabita que toma y aplica a la letra todo lo que se decía o se hacía al principio de 600, en el momento de Muhammad (muerto en 632). De hecho, advierte el P. Samir, "no es cierto tampoco esto, porque no tienen el espíritu, sino únicamente la materialidad, y lo están imponiendo al mundo musulmán, tanto a través de los ataques y las armas (salafistas), como a través del dinero (wahabíes). Arabia Saudita y Qatar añade con su dinero compran el pensamiento de la gente".

Hoy día hay personalidades políticas e institucionales que buscan modernizar sus sociedades y el contexto en el que se insertan. Esto sucede porque el rey de Marruecos, así como el presidente egipcio Al-Sisi quien "pidió, sin éxito, a la Universidad de al-Azhar cancelar la norma del llamado 'divorcio a voces' en el Islam, según el cual le basta al hombre decir tres veces la palabra 'te repudio' para alejarse de la mujer, sin tener que acudir a los tribunales. Con lo cual no se consigue desde un punto de vista jurídico, legal, el cuidado de los hijos y el mantenimiento".

"El presidente egipcio Al-Sisi había hecho referencia a la Oficina Nacional de Estadística, según la cual el 40 % de los 900.000 matrimonios registrados cada año en Egipto acaban, dentro de los cinco años después de que comenzaron, con un divorcio. Para combatir el problema, Al-Sisi había propuesto considerar el divorcio legal solo si se lleva a cabo en presencia de un representante de una religión autorizada por el gobierno, para sancionar tanto los divorcios como el matrimonio. Esta solicitud fue rechazada por Azhar. ¡Esperamos que la situación cambie, para hacer justicia a miles de mujeres abandonadas!".

"En el mundo islámico subraya el P. Samir hay personalidades que buscan el cambio, pero el entorno clerical lo obstaculiza. Los líderes religiosos siempre dicen que tienen la última palabra. Luego están los grupos salafistas y wahabíes que con su dinero compran la opinión pública y las mezquitas, solo para hacernos creer que el suyo es el verdadero islam. Pero no es así".

De acuerdo con el sacerdote y erudito, el caso de los ulemas de Marruecos no es un caso tan aislado, "Hay cientos de miles de personas dijo que quieren cambiar. El problema es que el poder está en manos de los líderes religiosos, los imanes. Y luego están las respuestas de las universidades, como Al-Azhar, que son manipuladas y mantenidas por Arabia Saudí y por la enseñanza tradicional e influyen en sus decisiones. Hay millones de musulmanes que no quieren esto, y muchos intelectuales que escriben y discuten, pero que no tienen el depósito de la religión para tener éxito".

"El islam está experimentando la más fuerte crisis de la era moderna dijo el P. Samir con guerras absurdas, las divisiones entre sunitas y chiitas, las luchas siempre financiadas por las mismas personas, que quieren imponer un islam que no es el islam de hoy".

"Por eso, la tarea de los cristianos no es provocarlos o atacarlos, sino caminar con ellos y decir que el islam no es una fe retrógrada en sí misma, pero se está convirtiendo en esta. Ayudémonos a pensar, para que los valores se adapten a los tiempos. En particular, todo lo que toca a los derechos humanos es sagrado: ¡reconocer la Carta Universal de los Derechos Humanos es un primer paso vital, y en particular el artículo 18 sobre la igualdad absoluta entre el hombre y la mujer!". (DS)



© AsiaNews.it - 9 de febrero de 2017
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





11/02/2017
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis