Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Islam y Cristianismo arrow Paquistán: cuando los cristianos mueren por un vaso de agua
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo


   

PAQUISTÁN: CUANDO LOS CRISTIANOS
MUEREN POR UN VASO DE AGUA

 

 


Roma ¿Se puede morir por un vaso de agua? En Paquistán sí, si eres cristiano. Lo saben bien los padres y los familiares de Shaaron Masih, el adolescente asesinado en la escuela por sus compañeros de clase, en un instituto superior público de Burewala (cerca de Multán), en el sur del Punjab paquistaní.

Shaaron era el único cristiano en una clase de jóvenes musulmanes. Un grupo de chicos comenzó a tomarlo como blanco de sus burlas, utilizando como pretexto argumentos religiosos. Su "culpa" fue la de haber usado un vaso que solamente podían usar los musulmanes. "Choora no tenías que hacerlo", dijeron, usando una fórmula de desprecio que nace del sistema de castas ("choora") para referirse, en la "Tierra de los puros" (Paquistán), a todos los que, como los cristianos, son considerados "impuros", "sucios", "intocables". Las molestias se hicieron más pesadas, hasta que se convirtieron en puñetazos y patadas. "Conviértete al islam y te dejamos en paz, choora". Shaaron opuso resistencia a la violencia del grupo y el "juego" acabó muy mal, cuando el chico cayó al suelo sin vida. Solo entonces, en la indiferencia de los enseñantes presentes, algunos estudiantes musulmanes, movidos por la piedad, lo llevaron al hospital, en donde los médicos constataron su fallecimiento.

"Shaaron fue asesinado por el desprecio hacia las minorías, que circulan en la sociedad. Su caso recuerda el de Asia Bibi, condenada a muerte por blasfemia: ella también fue acusada y condenada por un vaso de agua. Los dos casos son trágicos y son una vergüenza para el país", dijo en una conversación con Vatican Insider el abogado cristiano Sardar Mushtaq Gill.

Muy grave, según el jurista, que se está ocupando del caso ofreciendo asistencia a los familiares de Shaaron, fue la actitud del maestro musulmán Rana Surbland Khan, que, según Gill, "avaló la violencia y declaró a la policía que no había visto la golpiza, puesto que estaba leyendo el periódico". También el padre de Shaaron Masih sostiene que lo sucedido fue motivado por "el fanatismo religioso", y señaló las responsabilidades del maestro.

El homicidio, que se verificó el pasado 30 de agosto, suscitó indignación pública y llegó hasta el Parlamento nacional, en donde el diputado cristiano Khalil George, el 12 de septiembre, no usó medias tintas: "Hay que actuar con urgencia. He pedido que todos los miembros de la Asamblea nacional vuelvan a pensar en la cuestión de los curriculum escolares de Paquistán como una prioridad, y que introduzcan en todas las escuelas públicas, de cualquier orden y grado, la armonía interreligiosa como materia de estudio". El episodio, reveló George, "demuestra que la intolerancia y el odio religioso hacia las minorías son infundidos en las mentes de los alumnos mediante los programas de estudio que deberían, por el contrario, promover la convivencia social". En el caso de Masih, añadió, "urgen acciones severas en contra de los responsables", anunciando la petición oficial al Gobierno de que dediquen a Shaaron Masih la escuela en la que fue linchado.

También los Obispos católicos de Paquistán han expresado su fuerte posición, según indicó la agencia vaticana Fides, deplorando el desempeño del Gobierno, porque descuida la calidad del sistema educativo: "Vivimos en una sociedad en la que entre los estudiantes se difunden el odio, el bulling, la intolerancia hacia castas, credos, religiones y estatus social", escribieron.

El Obispo Joseph Arshad, presidente de la Comisión nacional Justicia y Paz, comentó: "Este episodio puede parecer una banal pelea entre adolescentes, pero, en realidad, fue provocado por la actitud inhumana hacia las minorías y las comunidades marginadas. Expresamos profunda preocupación por el nivel de extrema negligencia de las autoridades escolares, que deberían evitar casos de discriminación en las aulas, sobre todo cuando un estudiante sufre abusos o violencia debido a su fe".

Este nuevo caso vuelve a tocar un nervio a flor de piel en Paquistán: la intolerancia en las escuelas. Como explicó a Vatican Insider el profesor católico Anjum James Paul, que fundó y guía la "Pakistan Minorities Teachers Association", "según nuestros estudios, muchos libros de texto adoptados en las escuelas dan una visión distorsionada y alimentan el odio y la discriminación en contra de los no musulmanes. Estamos tratando de convencer al Gobierno para que intervenga en la extirpación de los prejuicios y evitando su fomento. Urge trabajar juntos para que Paquistán sea un Estado en el que las minorías religiosas se sientan realmente parte integral de la nación".

Paolo Affatato


© Vatican Insider - 18 de septiembre de 2017
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it
 



02/10/2017
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis