Italiano Español Nederlands Français
Home arrow América Latina ▸ arrow Noticias desde el Paraguay arrow El fallido lenguaje inclusivo
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo

 


 

  EL FALLIDO LENGUAJE INCLUSIVO


 

Contrariamente a la riqueza de mantener vivo oralmente el idioma guaraní, tememos grandes falencias en el conocimiento y uso del idioma castellano. Adónde fue a parar la elegante "ll", tan característica del paraguayo, es un misterio. A esto le sumamos las dificultades con otras varias letras, los artículos, las preposiciones, los tiempos verbales, los acentos, la puntuación... En fin, hay muchos ejemplos que el lector conoce, acepta y sufre, o que a él le da igual.

A estos problemas con el habla y la escritura, se les suma el embrollo del lenguaje inclusivo, mitad chiste, mitad serio, que provoca encendidas discusiones por la simple razón de que determina "de qué lado estás". El lenguaje inclusivo se reconoce por el "todos y todas", además, corregido ahora como "todas y todos" (primero en femenino). Hay distintas posturas también dentro de los inclusivos, los que deliran con acabar la "o" o feminizarlo todo, y los más letrados, digamos, que incitan a utilizar sustantivos colectivos.

No sé hasta qué punto logran convencer, pero hay quienes, no compartiendo la ideología de género, acaban cayendo en redundancia, por razones que, imagino, han de responder a no quedar excluidos de su grupo social, de amigos, de estudio, de comunidades.

Para quienes aman la lengua a través de la literatura universal, que siempre ha sido fuente fidedigna del idioma, es una situación que da para pensar, tal vez preguntándose si en el futuro los escritores se verán obligados a deformar la economía y belleza en sus creaciones, o incluso, si las joyas de la literatura serán combatidas por "promover el sexismo".

En los medios de comunicación hay periodistas jóvenes y no tanto que escriben con el lenguaje llamado inclusivo, por su parte, los correctores deben guiarse por la Real Academia Española y, por supuesto, los nuevos usos.

La inclusión incluye popularmente la @, "amig@" o la "x", "amigxs"; también sabemos de la feminización de cualquier sustantivo, al estilo de "miembras", pronunciado por la ex ministra de Igualdad en España, Bibiana Aído (hoy representante de ONU Mujer). Como ella hay otras exponentes, y últimamente también algunos hombres.

Ahora, lo último, escuchamos que la terminación neutra ya no es "lo" (lo bueno, lo malo) sino "le", como bandera de neutralidad para, según dicen, incluir a "todes", independientemente de su sexo. Corren un par de videos en Facebook en los que niñas adoctrinadas hablan de "les diputades, les persones". Que los jóvenes tengan sus códigos al hablar es normal, pero querer torcer el pensamiento es grave; y esto no tiene que ver con una creatividad joven sino con un plan de adultos. El Parlamento Europeo (obviamente la comisión de género) como salida elegante, aunque con el mismo objetivo, pide utilizar términos neutrales para erradicar el sexismo.

El lenguaje neutral impuesto es ideológico y busca sostén político, en ese entorno se gesta, y si lo consideran correcto, debería quedar ahí mismo y no invadir lo coloquial, familiar y amistoso, menos la escuela y el trabajo. Para la vida, más literatura, clases de redacción, copia, lectura oral; concursos, juegos de destreza verbal en casa, etc., los buenos referentes y métodos sobran.

"El lenguaje sirve para ahorrar el pensamiento. Se habla cuando no se quiere pensar" (Miguel de Unamuno).

Lourdes Peralta


© ABC Color - 20 de junio de 2018
   
Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





23/06/2018
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis