Italiano Español Nederlands Français
Home arrow América Latina ▸ arrow Noticias desde el Paraguay arrow Ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí
Imprimir Enviar a un amigo


Noticias desde el Paraguay





Ya no soy yo quien vive,

sino que es Cristo quien vive en mí



Retiro para los docentes del Colegio Santa Clara de Asunción

 

El día 7 de febrero, algunas semanas antes de empezar el nuevo año escolar, el Colegio privado Santa Clara de Asunción, uno de los más prestigiosos de la ciudad, dirigido por las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción de Bonlanden, ha organizado un retiro espiritual de dos días para sus docentes, en la Casa de retiro de la Familia Salesiana de Ypacaraí.

Los objetivos, como se lee en el programa mismo, eran: ofrecer un espacio de encuentro con Cristo a través de las reflexiones, la oración y la celebración de los Sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía; vivir en fraternidad el espíritu de Cristo con los compañeros y las colegas de trabajo, y trazar un proyecto de vida fundamentado en Cristo.

Los organizadores pidieron que Emilio condujera y guiara la reflexión de la primera jornada, colocándola en el marco del "año Paulino", tomando como punto de referencia esta afirmación del Apóstol: "Ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí" (Gál 2, 20).

Han participado alrededor de 120 docentes del Colegio, de diferentes materias, que enseñan en los diversos niveles escolares, a partir de la escuela básica hasta el Colegio superior.

 La jornada ha sido muy intensa, con las charlas desarrolladas por la mañana, donde se han tocado diferentes e interesantes temas; prosiguiendo con el espacio de la tarde dedicado a las preguntas libres de los docentes, hasta la noche con la Adoración Eucarística, la celebración penitencial y la confesión personal para quien deseaba hacerla.

Para los profesores han sido muy interesantes no solo los temas tratados, muy importantes y fundamentales, como la vida, la muerte, la familia, la función de los docentes, etc., sino sobre todo la manera de enfocarlos, colocándolos en la cultura misma del Paraguay. Han sido tocados puntos muy concretos que pertenecen a la vida de cada hombre, y a mayor razón de cada docente, en relación con su rol y función esencial, en el contexto educativo y social.

Sin explayarnos más, transcribimos a continuación las impresiones de algunos de los presentes sobre la jornada, los temas tratados y la manera de abordarlos.

Hermana Eulalia Núñez Báez, Directora General del Colegio Santa Clara:

Este retiro ha sido un regalo que Dios nos ha hecho y que, a su vez, cada docente se ha hecho a sí mismo para poder enriquecerse. Para iniciar el nuevo año escolar con fuerza renovada, es importante adentrarnos, retirarnos, pararnos. Tener este espacio de reflexión ayuda muchísimo, porque la tarea docente es una actividad que exige entregarse personalmente y brindar conocimiento a los demás, y esto requiere la necesidad de formarse. El padre Emilio Grasso ha respondido muy bien a la expectativa que teníamos. Muchas personas me han dicho: "Vale la pena escucharlo, nos ha enriquecido", y a mí personalmente también.

Su forma de hablar muy concreta, práctica, muy clara e insertada en la realidad sobre la importancia de la palabra, nos solicita a comprometernos a anunciar esta palabra, pero dentro de la cotidianidad, para realizar nuestra tarea con coraje y responsabilidad. A mí me ha impactado muchísimo lo que él ha dicho sobre este tema: "No formar, no preparar, no advertir, no dejar clara a nuestros niños y a nuestros jóvenes la realidad y la verdad, desde su realidad, es un pecado". Para mí, ha sido un punto muy fuerte que realmente me cuestiona, y espero en mi  corazón que todo lo que hemos tenido la oportunidad de escuchar, no solamente por su sabiduría, sino también por su testimonio nos sirva también, para que nos comprometamos a ser testimonios, sobre todo con nuestro ejemplo, como el padre nos ha indicado.

Todos los temas, los argumentos tratados son muy útiles para los docentes, y estamos muy agradecidos al padre y a ustedes que lo han acompañado con los materiales y todo el apoyo, por su presencia y su testimonio.

Gustavo Alcaraz, Coordinador Pastoral en el Colegio Santa Clara, catedrático en el área de administración de negocios, profesor de ética profesional y administración:

Me ha impresionado la vastedad de conocimientos del padre Emilio Grasso, la  sabiduría que lo identifica, porque se revela como un verdadero intelectual, en el contexto cristiano. Él sabe dar una respuesta a todo tipo de interrogantes. Se nota que tiene sobre todo una sabiduría que proviene de la fuerza indiscutible del Espíritu Santo, en el testimonio de vida que ejerce y que se manifiesta en toda su persona. Se percibe que es una persona profundamente coherente, porque entre lo que dice y lo que hace hay una correspondencia plena; y esto ejerce sobre el auditorio un interés y un impacto muy importantes. Esto acontece también porque en nuestra época, tal vez, no hace falta muchos conocimientos, pero sí, nos urgen la coherencia y el testimonio de la vida. Necesitamos siempre de intelectuales, porque ellos tienen la función de iluminarnos, de guiarnos en este caminar, en este fortalecimiento, en la formación de nuestra conciencia cristiana, que es muy importante para una opción libre y radical del cristianismo.

Entre los temas que ha desarrollado el padre Emilio, me ha llamado mucho la atención su amplio conocimiento de nuestra cultura paraguaya. Pocas personas que llegan del extranjero pueden acceder a este conocimiento, y el padre lo ha logrado magistralmente. Nos conoce a nosotros mejor de que nosotros mismos. Por eso, puede hacer todo un planteamiento, un discurso desde nuestra realidad, desde nuestra situación antropológica, sociológica y religiosa.

En el marco de todo el discurso que ha realizado el padre, han sido muy interesantes estos temas: la vida, la muerte y la religión del cuerpo. En relación con el ser de los docentes, a través de toda la ponencia del padre, se nos han  aclarado dudas y eso es muy importante, porque teniendo claro el pensamiento lo podremos trasmitir con una fidelidad y una interioridad, que solamente el conocimiento claro puede dar. Por eso, es muy importante este tipo de encuentros con una persona sabia como el padre, porque nos ofrece a nosotros los docentes ideas claras, un discernimiento claro que podremos repetir. Sí, este tipo de encuentros y los temas tratados sirven para los docentes y también para los padres, puesto que el vínculo entre los padres son los hijos. Si los hijos tienen ideas claras, porque sus docentes las tienen, serán capaces de trasmitir esas ideas claras a sus padres, y con ellos estaremos completando un círculo de formación que es muy importante en la actualidad, tomando a la familia como célula vital y elemento indispensable en la evangelización.

Natalia Raviñe, Directora del nivel medio del Colegio, Profesora de física, ex alumna del Colegio Santa Clara:

Sobre todo, me ha encantado la idea del retiro para poder comenzar bien el año, porque el trabajo con los adolescentes exige mucho, y cuanto más estaremos formados, tanto mejor podremos formarlos.

En cuanto a la jornada pasada, es la primera vez que escucho al padre Emilio y realmente me ha encantado; me parece una persona que tiene muchísimos conocimientos, muchísima sabiduría. Me ha gustado también cómo aborda los temas y la radicalidad con la cual los ha desarrollado, con la opción de seguir a Cristo y, como ha dicho, esta decisión tiene que ser firme y radical. El padre ha enfocado no solamente la espiritualidad individual, sino también la de nosotros como parte de una sociedad donde cada uno tiene que cumplir un rol, una función; y si cada uno desde su lugar hiciese lo mejor posible, en realidad, tendríamos mucho menos problemas.

Lo más significativo de la jornada es el discurso acerca del rol, dentro de la sociedad, de cada uno de nosotros, que debe comprometerse a actuar de la manera mejor posible y con plena responsabilidad. Por supuesto, muy importantes han sido los demás temas tratados: lo que uno es como persona, la relación con Dios, el ser fiel a la vocación que uno tiene. Pero, principalmente me ha impactado la radicalidad con la cual el padre ha hablado de nuestra función, no solamente como cristianos, sino también como ciudadanos, como parte de una totalidad.

Yo trabajo con los estudiantes del bachillerato, los más grandes del Colegio. Puesto que la figura de los padres casi no existe, porque ellos están muy poco con los hijos; y visto que hemos llegado a una cultura muy light donde todo esta permitido, por eso, rescato mucho la radicalidad con la cual el padre ha encarado los temas. Es muy importante que él nos haya recordado que nos toca a nosotros los docentes ser ese referente que los adolescentes no encuentran ni en la sociedad, ni en su casa, ni en sus compañeros.

Ana Lucy Caballero, profesora de danza:

He participado en toda la jornada de este retiro y me han encantado los temas, la forma de presentar y de exponer de Emilio. Es muy interesante, porque lo que dice  es la realidad; no es un discurso camuflado; un discurso barato, que viene de la irrealidad o del sueño; es la realidad come tiene que ser. Es como si hubiésemos tenido todos los ojos serrados, pero la forma y las palabras muy interesantes que él ha utilizado de repente nos han abierto los ojos.

Lo que más me gusta es la forma de jugar con las palabras: esto lo admiro mucho. Pero, lo que más admiro es cómo se ha preparado para llegar al Paraguay, porque para tener una idea de lo que es nuestro país ha tenido que leer mucho.

Después, admiro su fuerza y su voluntad, la firmeza que tiene y la bondad: tiene un gran carisma, es una persona diferente.

El tema que más me ha interesado es el de la familia: el padre ha respondido a una pregunta mía sobre este argumento, porque es el tema que más desarrollo en mi clase, donde tengo que preparar el día de la madre, el día del padre. Es muy triste ver a los chiquitos que tienen una familia desmembrada y dicen: "Mi papá no puede venir, porque va a estar con su novia". Siempre me preocupo de cómo puedo hacerles pasar un buen momento, sabiendo que este puede cambiar su historia. El padre Emilio ha tocado una realidad verdadera del Colegio y parece que ha vivido lo que yo vivo en mi clase y que estoy tratando constantemente con los niños. Y él me ha dado ya una respuesta sobre cómo vivir y tratar el día de la familia. Lo que más me ha gustado es cuando ha dicho que ya no tengo que mirar a la familia de mis alumnos que se ha descompuesto, sino ver que el día de mañana el niño abandonado podrá tener la familia que quiere, la familia que él mismo podrá formar. En realidad, el chiquito desea una familia, que su mamá y papá vivan juntos, y podrá realizar una familia donde sus hijos no tendrán que sufrir lo que él ha sufrido.

Ricardo Agrer, Profesor de idioma inglés y padre de familia.

Me parece muy interesante lo que hemos escuchado y muy profundas las respuestas dadas, enfocadas con mucha sinceridad y claridad, sin vueltas. Me ha interesado particularmente cómo el padre Emilio ha tratado la problemática de la familia, y también la de la sinceridad y de la hipocresía en la conducta de la vida, tanto en el campo religioso eclesial como en el de los laicos.

Yo enseño a jóvenes de nivel medio, 14-16 años, y la problemática más acentuada es una especie de desinterés por una formación seria. Los estudiantes prefieren cosas prácticas que se pueden llamar frivolidades: ellos no tienen un interés profundizado. Hay excepciones, pero son raras. Parece que los valores no les interesan. Por otro lado, hay que agregar que para un muchacho hoy es muy difícil ser un buen alumno, a causa de la persecución que encuentra por parte de los que no quieren comprometerse, que lo desaniman.

Lo que hemos escuchado es muy útil, pero el problema es cómo nosotros los docentes podremos aplicar todo esto en la vida cotidiana de nuestros alumnos en las aulas escolares.

(A cargo de Emanuela Furlanetto)

13/02/08
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis