Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Perfiles misioneros y espirituales arrow El Evangelio en las periferias: sor Daniela Kuzhiadyil, 50 años entre los leprosos...
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo


 

 

EL EVANGELIO EN LAS PERIFERIAS:

SOR DANIELA KUZHIADYIL, 50 AÑOS

ENTRE LOS LEPROSOS DE ANDHRA PRADESH

   

La religiosa pertenece a las Misioneras de la Inmaculada. Transcurrió 25 años en el Damien Leprosy Centre di Vegavaram, y otros 25 en el Padre Frascogna Memorial Rehabilitation Centre de Srungavraksham.


 

 

Vijayawada Llevar el Evangelio a las periferias, a las personas más necesitadas de ayuda: es lo que hace sor Daniela Kuzhiadyil desde hace 50 años entre los leprosos de Andhra Pradesh. La religiosa forma parte de las Misioneras de la Inmaculada, congregación femenina ligada al PIME (Pontificio Instituto Misiones Extranjeras). Su vida, dedicada al servicio de los enfermos de lepra, es la testigo viviente de cómo Dios se sirve de los misioneros para llevar alivio y consolación hasta los confines de la tierra.

Hoy, en el Estado indio, trabajan en diversos institutos sanitarios que se ocupan de cuidar de los infectados por el morbo de Hansen. Se trata del St. Mary's Leprosy Centre en Bhimavaram; del Padre Frascogna Memorial Leprosy Rehabilitation Centre en Srungavraksham; de la Paolo Manna Home en Vegavaram; de la St. Mary's School a Bhimavaram; de los hostales situados en Mogalturu, Fatimapuram y Jangareddygudem y de otros servicios para los pacientes afectados de lepra, HIV, tuberculosis y marginados en general.

Todas estas iniciativas tienen un origen común; en 1962, la madre Clara Bellotti, superiora de las Misioneras de la Inmaculada, responde al pedido de Mons. Ambrogio De Battista, en esa época obispo de Vijayawada, abriendo el primer hospital para enfermos de lepra en Vegavaram. En ese período, las calles de Godavari Oeste y del Este estaban llenas de enfermos que imploraban ayuda en cada esquina.

Con aquel primer hospital la congregación se lanza a la aventura más difícil, pero digna de alabanza, en el distrito de Godavari: evangelizar las periferias siguiendo el ejemplo divino, y encuentra en sor Daniela una sierva incansable. Originaria de Trivandrum, en Kerala, en 1949 (a los 18 años, n.d.r.) un docente le hace una pregunta que le cambiará la vida: "¿Qué quieres hacer en el futuro?". El pensamiento de Daniela corre inmediatamente en varias direcciones: docente, médica o enfermera. Mientras reflexiona, una imagen inesperada le recorre la mente. Era la de un leproso con la piel cubierta de llagas.

En esa época, sor Daniela no sabía ni siquiera qué era la lepra y nunca había visto a un enfermo de lepra. Solo leyendo el Evangelio descubre la existencia de enfermos con úlceras y con las extremidades mutiladas. Entiende que es el Espíritu Santo quien eligió la dirección de su vida y decide acogerla.

En 1962, sor Daniela encuentra la dirección de las Misioneras en una revista y decide enviar una carta, pidiendo ser admitida en la congregación. Fue una bendita coincidencia, porque, justo en ese período, la madre Clara Bellotti estaba fundando el hospital para leprosos y buscaba personal preparado. En 1963, sor Daniela entra en la congregación, en 1965 la envían a Italia para frecuentar un curso específico, en 1968 vuelve a India e inicia a trabajar en el Damien Leprosy Centre de Vijayawada, donde permanecerá por 25 años al servicio de los enfermos.

Mientras tanto el P. Nicola Frascogna, (PIME), abre otro centro en Veeravasaram para los leprosos discapacitados que se amontonaban a lo largo de las vías del ferrocarril. Él se había quedado impactado viendo aquellos desechos humanos abandonados por todos, que sobrevivían con las limosnas. Por esto, decide comprar una parcela de tierra y crea un refugio para hospedarlos. Pero se enfrenta con la oposición de los habitantes locales, a quienes no les agrada la presencia de los leprosos en el pueblo. Al final, el sacerdote fue obligado a comprar otros 2 terrenos en Sungavraksham y Gunupudi y transfirió allí a sus enfermos.

Sor. Daniela llega al Padre Frascogna Memorial Rehabilitation Centre en 1993 y es aquí donde todavía trabaja, con sus 87 años. No obstante su venerada edad, es aún muy entusiasta y sonríe agradeciendo a Dios por su constante amor. El próximo 12 de octubre, el Centro la celebrará con una ceremonia especial, en la cual participarán todos los pacientes internados.

Benigna Menezes

Misionera de la Inmaculada


© AsiaNews.it - 28 de septiembre de 2018
   Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it



Para conocer la figura del Padre Damián, quien dedicó toda su vida a los leprosos, leer:

 

 

04/10/2018
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis