Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Profundizaciones arrow Bangladesh, arsénico en el agua: 20 millones de envenenados y 43.000 muertos por año
Menu principal
Home
Quiénes-somos ▸
Donde obramos
Escríbenos
Secciones
África ▸
América Latina ▸
Apuntes de Espiritualidad ▸
Centro de Estudios ▸
Comprender el Derecho Canónico
Conocer la vida consagrada ▸
El Personaje
Entrevistas
Escritos de Emilio Grasso ▸
Galería de Imágenes
Islam y Cristianismo
Papa Francisco
Perfiles misioneros y espirituales
Profundizaciones
Temas de Doctrina Social de la Iglesia
Utilidades
Busca en el sitio
Mapa del sitio

Los artículos publicados
en este sitio
se pueden reproducir
parcialmente o integralmente,
 
citando la fuente
 
www.missionerh.it.

 

Los datos ingresados serán tratados bajo la normativa vigente en materia de privacidad.

Imprimir Enviar a un amigo

 

 

 

Bangladesh, arsénico en el agua: 20 millones de envenenados y 43.000 muertos por año

 

 

La Organización Mundial de la Salud habla del "mayor envenenamiento en masa de la historia". Los datos contenidos en el último informe de Human Rights Watch. La presencia de arsénico en el agua fue detectada a fines de los años 70. De un total de 66 distritos, actualmente 61 están contaminados. Las previsiones son dramáticas: de los niños nacidos entre los años 2000 y 2030, hay entre 1,5 y 90 millones que corren el riesgo de morir por la exposición al veneno.

   


En Bangladesh, cerca de 20 millones de personas beben agua contaminada por arsénico. De estas, cerca de 65.000 sufren de problemas vinculados a dicho  veneno, y 43.000 mueren cada año, sobre todo en las áreas rurales del país, donde se carece de pozos en superficie que tengan agua limpia. Es la denuncia del último informe presentado en los últimos días por Richard Pearshouse, activista de Human Rights Watch (HRW). El grupo llevó a cabo un estudio sobre la exposición al arsénico y ha verificado que la población pobre bebe a diario agua contaminada, a pesar de que la sustancia venenosa haya sido detectada ya desde fines de los años 70. El problema, subrayó el activista, es que "los políticos reservan los nuevos pozos para quienes los apoyan, en lugar de destinarlos a las áreas más afectadas".

La presencia de arsénico en el agua fue descubierta en los años 70. En dicho período el Gobierno comenzó a perforar el terreno, para construir pozos que brindaran agua potable segura. Fuentes de AsiaNews refieren, sin embargo, que aún hoy, en 61 distritos de los 66 existentes el agua sigue estando contaminada.

Los activistas de HRW presentaron un estudio de 111 páginas titulado "Nepotismo y negligencia: la débil respuesta al arsénico en el agua potable de las zonas rurales de Bangladesh". El documento informa que, en los últimos 12 años, el Gobierno ha instalado 210.000 pozos para contener la crisis. La fuente de AsiaNews confirma que las autoridades efectúan controles sobre los pozos ya existentes, y que "marcan" aquellos donde vuelven a descubrir la presencia del veneno. Luego invitan a la "población a no utilizar esos pozos. Pero debiera hacerse mucho más".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la crisis del arsénico en  Bangladesh diciendo que es "el mayor envenenamiento en masa de la historia". El arsénico, de hecho, cuando es ingerido en pequeñas dosis, provoca diversas enfermedades, que a menudo ni siquiera son correlacionadas al veneno: cáncer de hígado, de piel, de vejiga, además de problemas cardíacos.

El impacto de la exposición actual y pasada, afirman los activistas, "es subestimado por el Gobierno". El sistema de salud del país, de hecho, no garantiza el tratamiento para los problemas cardiovasculares, pulmonares y de piel, ni siquiera si estos son identificados como estando vinculados al envenenamiento mencionado.

Por último, el informe hace una previsión dramática: de los niños nacidos entre el 2000 y el 2030, son entre 1,5 y 90 millones los que corren el riesgo de morir por la exposición al arsénico.


© AsiaNews.it - 9 de abril de 2016
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it

 

 







12/04/2016
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis