Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Profundizaciones arrow Cuál es la diferencia entre “popular” y “populista” según el Papa Francisco
Advertisement
Menu principal
Home
Quiénes somos ▸
Donde obramos
Escríbenos
Secciones
África ▸
América Latina ▸
Apuntes de Espiritualidad ▸
Centro de Estudios ▸
Comprender el Derecho Canónico
Conocer la vida consagrada ▸
Entrevistas
Escritos de Emilio Grasso ▸
Galería de Imágenes
Islam y Cristianismo
Papa Francisco
Perfiles misioneros y espirituales
Profundizaciones
Temas de Doctrina Social de la Iglesia
Utilidades
Busca en el sitio
Enlaces
Mapa del sitio

Los artículos publicados
en este sitio
se pueden reproducir
parcialmente o integralmente,
 
citando la fuente
 
www.missionerh.it.

 

Los datos ingresados serán tratados bajo la normativa vigente en materia de privacidad.

Imprimir Enviar a un amigo

 

 


CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE
"POPULAR" Y "POPULISTA" SEGÚN EL PAPA FRANCISCO

En un nuevo libro entrevista, el pontífice argentino, que ha cumplido 81 años el 17 de diciembre de 2017, afirma que Laudato si' no es una encíclica "verde" sino "social" y expresa sus preocupaciones y esperanzas sobre América Latina

    

 

No son definiciones nuevas las que da Jorge Bergoglio en estas entrevistas con Hernán Reyes Alcaide, corresponsal de Télam en el Vaticano, pero sí aparecen precisiones y matices interesantes que, muchas veces, se pierden por el afán clasificatorio con que suelen recibirse las palabras del Papa y, más en general, por el tamiz confrontativo que empobrece el debate público.

En Papa Francisco. Latinoamérica (Planeta 2017), Bergoglio lamenta "el avance del liberalismo, que pretende explicar y conducir toda la realidad" pero también rechaza unas lecturas de la realidad que "utilizan como pauta interpretativa la del setentismo", que "viene del París del 68 o de cierta teología alemana extrapolada".

Dice que "popular" es "quien logra interpretar el sentir de un pueblo" lo que "puede ser la base para un proyecto transformador y duradero", y que con frecuencia se tilda eso de "populismo", para descalificarlo. Aunque es cierto que existe "un sentido negativo cuando expresa la habilidad de alguien para instrumentalizar" al pueblo, últimamente el calificativo se ha vuelto "un 'caballito de batalla' de los proyectos ultraliberales al servicio de los grandes intereses", para descalificar a "cualquiera que intente defender los derechos de los más débiles".

Definitivamente, el papa Francisco no cree en la teoría del "derrame", sin embargo, afirma: "No propongo la cultura cómoda de la dádiva o del subsidio permanente". Y, citando su exhortación apostólica Evangelii Gaudium [en adelante, EG]: "Ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias", lo que corresponde es "una creación de fuentes de trabajo, una promoción integral de los pobres que supere el mero asistencialismo", siempre citando EG.

"Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable", insiste.

Pero advierte que quienes "absolutizan la libertad de mercado, sobre todo la libertad de las grandes empresas, como principio fundamental de la vida social", olvidan que no todos nacen con los mismos privilegios y oportunidades. "Sería muy irresponsable dejar a los débiles solos entre los engranajes de este mundo voraz. Sería un 'alegre descuido' que tarde o temprano nos caerá encima", dice.

Identikit del político cristiano

Francisco cree que en un político es necesaria la contrición, el autoexamen de conciencia, el repaso constante del propio accionar: "El sentirse pecador, necesitado de perdón, es también parte del identikit del católico y del político católico. No puede ser un político que se siente perfecto, que se las sabe todas. La fe la tiene en la cabeza, pero no le bajó al corazón, ni a las manos. Y eso no es fe, es simplemente teoría de la fe, o creencia".

A continuación, vuelve sobre un tema que le es querido: la distinción entre pecado y corrupción. Mientras el pecador es pasible de enmienda, el mundo del corrupto "es como el del pescado que vive en el agua, lo sacás de ahí y se muere: no sabe vivir de otra manera". "La corrupción te anestesia", dice el Papa. Y señala que existen también "pseudocorrupciones", quizás menos "letales", pero muy extendidas como "la coima" para arreglar cualquier asunto o "algo que está apareciendo en varios países, no solo americanos: el parlamentario que tiene a media familia empleada como asesores".

El pontífice argentino revela que el despertar de su conciencia a los temas ambientales empezó en Aparecida, Brasil, donde en 2007 tuvo lugar la V Conferencia General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), y esta problemática fue traída por obispos de otros países. Pero también evoca el antecedente del primer gobierno de Juan Domingo Perón, cuando este ya planteaba el problema de la contaminación ambiental.

Francisco anuncia incluso un "Sínodo panamazónico" para hablar de "Amazonas y la cuenca acuífera Guaraní". Aún así, rechaza la etiqueta "verde" para su encíclica Laudato si'. "No es una 'encíclica verde'. Es una encíclica social. Expresa la indisoluble relación entre el cuidado del ambiente y la justicia social".

Su fórmula para América Latina es la que adelantó en su visita pastoral a Colombia: "Memoria del pasado, coraje para el presente, esperanza hacia el futuro".

Y aquí tiene un párrafo para su país: "En la Argentina, por ejemplo, el tema de la memoria se ha ideologizado bastante para un lado o para el otro, al mismo tiempo que el presente está muy gestionado por los intereses de partidos políticos que hoy están y mañana no; entonces el coraje es muy débil".

Un coraje que es necesario para "enfrentar el problema del trabajo y de la educación".

"La esperanza en América Latina tiene nombre: fraternidad, justicia social, reconocimiento de la dignidad de cada persona". Todo un programa.

Al Papa le preocupa lo que considera una reversión de la unidad en América Latina. Un desdibujamiento de la integración. Y adelanta posibles causas: "Hay un eje que puede explicar mucho: el de la droga. La corrupción y el eje de la droga".

Claudia Peiró

© Il Sismografo (www.infobae.com) - 17 de diciembre de 2017
   
Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





22/12/2017
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis