Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Profundizaciones arrow El cardenal Santos Abril pide, en Alfambra, un trato "humanitario" para los inmigrantes
Advertisement
Menu principal
Home
Quiénes somos ▸
Donde obramos
Escríbenos
Secciones
África ▸
América Latina ▸
Apuntes de Espiritualidad ▸
Centro de Estudios ▸
Comprender el Derecho Canónico
Conocer la vida consagrada ▸
El Personaje
Entrevistas
Escritos de Emilio Grasso ▸
Galería de Imágenes
Islam y Cristianismo
Papa Francisco
Perfiles misioneros y espirituales
Profundizaciones
Temas de Doctrina Social de la Iglesia
Utilidades
Busca en el sitio
Enlaces
Mapa del sitio

Los artículos publicados
en este sitio
se pueden reproducir
parcialmente o integralmente,
 
citando la fuente
 
www.missionerh.it.

 

Los datos ingresados serán tratados bajo la normativa vigente en materia de privacidad.

Imprimir Enviar a un amigo

   


 

EL CARDENAL SANTOS ABRIL PIDE, EN ALFAMBRA,

UN TRATO "HUMANITARIO" PARA LOS INMIGRANTES

El prelado, cercano al papa Francisco, aboga también por "combatir" a las mafias que explotan a las personas



 

El cardenal Santos Abril hizo, este miércoles, un llamamiento para ofrecer un "trato humanitario" a los inmigrantes que llegan a las costas de Europa, huyendo de la persecución política o del hambre. Abril, que regresó como cada verano a su localidad natal, Alfambra, apeló a las autoridades para "no dejar morir a la pobre gente" que llega al continente "en circunstancias muy difíciles". Pero, a renglón seguido, instó también a "combatir a las mafias" que se aprovechan de la desesperación de los migrantes.

Santos Abril, que ofició la Misa en honor a la patrona de su pueblo en una abarrotada iglesia parroquial, se refirió, en su homilía, a uno de los casos más sangrantes de atropello a los derechos humanos, la esclavitud en Mauritania. Señaló que en el país subsahariano entre un 10 % y un 15 % de la población vive esclavizada. Resaltó los numerosos casos de mujeres que son "tratadas de forma indigna", al ser explotadas laboralmente y "violadas" por sus dueños o por quienes estos dispongan. Dijo que son entregadas como "un vaso de vino" por sus propietarios.

El cardenal se mostró escandalizado por estas situaciones de esclavitud, que se dan "hoy mismo, no hace 20 siglos". Señaló que estas prácticas son "intolerables" y apeló a cada cual para, desde su ámbito, "hacer algo" para erradicarlas. Aclaró que los casos de esclavitud se extienden a otros países, como India o China. Apeló a los ciudadanos a rebelarse contra estas situaciones, aunque los "primeros responsables aclaró son los Gobiernos". Matizó, no obstante, que, a su juicio, la población debe recurrir a la "resistencia pacífica, al estilo de Gandhi", contra las situaciones injustas para provocar "una revolución de las mentalidades".

El prelado, que se presentó en varias ocasiones, a lo largo del sermón, como un hombre "muy cercano" al papa Francisco, indicó que ha hablado en distintas ocasiones con el Sumo Pontífice sobre "las situaciones que no se pueden tolerar", al atentar contra la dignidad humana. Según explicó, cada persona debe hacer todo lo posible, desde su entorno vital, para conseguir un mundo "de paz, justicia, solidaridad y bien".

Abril, residente en el Vaticano, es miembro del Colegio Cardenalicio con el también turolense Juan José Omella nacido en Cretas. Entre otras responsabilidades, preside la comisión de cardenales encargada de supervisar el Instituto para las Obras de Religión, más conocido como Banco Vaticano.

Entre los feligreses que escucharon la homilía, figuró la Corporación municipal. El alcalde, Francisco Abril, dijo que el mensaje de Santos Abril estuvo de acuerdo "con los tiempos actuales". Señaló que la extrema desigualdad denunciada por Abril "hace mucho daño a la humanidad" y debe ser corregida. La Misa incluyó una ofrenda de jóvenes, vestidos de baturros con ramos de flores y objetos simbólicos.


© Il Sismografo (www.heraldo.es) - 16 de agosto de 2018
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





19/08/2018
 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis