Italiano Español Nederlands Français
Home arrow África ▸ arrow Vida de la parroquia de Obeck-Mbalmayo arrow Dios está en los detalles
Imprimir Enviar a un amigo
 

Vida de la parroquia de Obeck-Mbalmayo 



Dios está en los detalles

Transparencia económica en parroquia



"¡El buen Dios está en los detalles!"

El célebre dicho se atribuye a Aby Warburg, un historiador de arte del siglo pasado, aunque noAby Warburg hay unanimidad sobre esta atribución. Los críticos se han interrogado, frecuentemente, sobre el significado que el autor habría dado a la expresión. Tal vez, quería sostener que la perfección de Dios se revela en toda la creación, aún en sus más pequeños detalles.

También nuestra vida de fe se manifiesta en las concreciones cotidianas. Cada detalle, cada "menuda circunstancia" de nuestra existencia revelan las convicciones más grandes que los animan. En el fondo, nuestra fe en la Trinidad, en la Encarnación del Hijo de Dios, nuestra adhesión a la Iglesia de Jesucristo se miden en las nimiedades diarias, en las costumbres que estructuran nuestra vida, como, por ejemplo, la de tener en orden un registro contable o de rendir cuentas de la más pequeña moneda recibida con ocasión de la colecta en parroquia.

Una gota de agua transparente

Uno de los temas de actualidad de la Iglesia en Camerún es, sin duda, el de la gestión de los bienes materiales. En estos últimos años, la prensa nacional del país ha seguido de cerca, divulgándolas en la opinión pública, las vicisitudes de las desastrosas situaciones financieras de algunas Diócesis, cuya falta de transparencia en la administración y la inadecuación de ciertos proyectos económicos han ocupado las primeras planas de los periódicos.

Todo esto crea perplejidad y desconfianza en los fieles, reforzando la difusión de las sectas y de los nuevos movimientos religiosos. Sin duda, la administración de los bienes constituye un gran desafío para la credibilidad de la Iglesia en el país.

También por estas razones, hemos decidido organizar, en nuestra parroquia, una semana de sensibilización y de formación sobre el tema: "Transparencia económica en parroquia".

Una iniciativa ciertamente modesta, en un ambiente social que cada día hace emerger escándalos y fraudes de todo tipo; una iniciativa que es apenas una gota de agua en el océano que nos rodea, pero, por lo menos, se trata de una gota de agua transparente, para ayudar a los fieles a comprender en profundidad la problemática y sus implicaciones. No nos podemos limitar, como se hace frecuentemente, a la crítica estéril, que no cambia nada y crea desilusión, sino que precisa hacer orden, a partir de los "detalles" de nuestra casa.

En el transcurso de la semana, los grupos y los servicios parroquiales, las comunidades de base y la asociación de microcrédito la Amicale de la parroquia de Obeck se han movilizado, para la puesta a punto y el control de los documentos contables y de las diversas situaciones financieras, para presentarlos públicamente ante los fieles de la parroquia.

Hemos empezado la actividad con la fiesta de san José artesano, una oportunidad para poner el acento sobre la importancia de las dimensiones concretas de la vida. San José, responsable de la Sagrada Familia, es también el administrador de su vida económica. Su ejemplo ha permitido al "Hijo del carpintero" profundizar en la conciencia de su misión, sometiéndose a la ley del trabajo.

Para dar dignidad a las dimensiones concretas de la existencia humana, el Cristo ha queridoAlgunos tesoreros de los grupos parroquiales vincular su presencia real entre los hombres de todos los tiempos a las especies del pan y del vino, que son el fruto del trabajo humano.

Algunos momentos comunes han marcado la semana de sensibilización: un encuentro de ahondamiento en la Escuela de formación para laicos; otro, de los responsables para examinar las diferentes unidades contables y la reunión del Consejo para los Asuntos Económicos. El Consejo pastoral, en fin, ha concluido con la puesta en común del trabajo realizado y de las resoluciones finales.

¿Quién de vosotros, queriendo construir una torre...?

En el encuentro de ahondamiento llevado a cabo en la Escuela de formación para laicos, hemos evaluado, a partir de la realidad vivida en Camerún, el camino eclesial recorrido en el campo de la gestión de los bienes.

El Sínodo de 1994 sobre la Iglesia de África había presentado la invitación a las Iglesias del continente a orientarse, con determinación, hacia un progresivo autofinanzamiento (cf. Ecclesia en Africa, 104). El término "autofinanzamiento", evidentemente, no era una palabra mágica para la solución de los graves problemas económicos. En estos años, se ha asistido a las más diversas iniciativas financieras en la vida de las parroquias y también de las Diócesis. Muchas de ellas, que no han sabido tener en cuenta ni las leyes eclesiásticas ni las económicas, se han revelado verdaderas catástrofes.

La invitación del Sínodo al autofinanzamiento era, ante todo, una llamada a la conversión, en el sentido de un profundizado empeño de evangelización, para la emergencia de una conciencia eclesial madura, capaz de engendrar un estilo de administración responsable y transparente de los bienes, y de conducir a la renuncia de costumbres caras y no conformes a la vida cristiana, como, por ejemplo, la organización de grandes fiestas, en las que el folclore toma la delantera sobre la expresión de la fe.

La invitación a un progresivo autofinanzamiento era, contemporáneamente, una exhortación a administrar los bienes con competencia, con previsión y con cálculo, invirtiendo lo del que se dispone realmente y no lo que se espera que, un día, pueda "caer del cielo".

En el encuentro en la Escuela de formación para laicos hemos recordado los rasgos peculiaresUn encuentro en la Escuela de formación para laicos del buen administrador, según el espíritu evangélico. Las cualidades del administrador fiel y sabio, que "su señor ha puesto al frente de sus sirvientes y ... repartirá a su debido tiempo la ración de trigo" (cf. Lc12, 42), son la responsabilidad y la profesionalidad, el respeto del bien común, la atención a los pobres y la transparencia en la gestión. El Evangelio invita a calcular, a prever con realismo, antes de emprender la construcción de la "torre" (cf. Lc 14, 28-30).

También el episodio evangélico del óbolo de la viuda (cf. Lc 21, 1-4) quiere llamar a los fieles a estar atentos a los más pequeños detalles que constituyen el patrimonio parroquial, detrás del cual hay la vida, el empeño y el sacrificio de los pobres.

Cálculos y libros contables

Los fieles de la parroquia de Obeck han dado siempre prueba de buena voluntad, garantizando una contribución constante para hacer vivir a la comunidad eclesial. Es verdad que el denier de culto (el aporte de 3,00 Euros que cada adulto tiene que entregar anualmente a la parroquia) ha sido dado siempre con cierta dificultad. Las ofrendas espontáneas, en cambio, han mostrado una generosidad creciente de los fieles, animados por la transparencia de la gestión parroquial, que periódicamente hace públicos el monto de las colectas, de las intenciones de Misa y de los regalos, los depósitos de las comunidades de los barrios, las cuentas y los balances parroquiales.

En el transcurso de la semana de la "transparencia económica en parroquia", los contables de los grupos y de los servicios han presentado públicamente sus cuadernos contables y las diversas situaciones financieras, sobre los que el Consejo pastoral se ha expresado, dando sus orientaciones.

Se han detectado algunas pequeñas irregularidades, referentes a la anotación en los registros y al retraso en los depósitos, pero, todo ha sido afrontado con seriedad y responsabilidad.

Entre los problemas sobre los que precisa vigilar hay, a veces, la utilización del dinero de la caja común por intereses personales, por parte de los tesoreros. Es lo que se descubrió el año pasado en la secretaría parroquial, gracias al control de las facturas de la corriente eléctrica, que no resultaban pagadas, a pesar de que hubieran sido erogados los fondos para tal fin. Se han empleado algunos meses, pero, al final, aquel dinero ha sido devuelto y, evidentemente, se ha procedido al nombramiento de un nuevo secretario y a la reestructuración de la secretaría parroquial.

Una ulterior dificultad en las asociaciones es la de dar prioridad a los gastos ligados a las actividades del propio grupo, con perjuicio de los empeños económicos parroquiales. Es lo que se ha verificado este año en algunos casos, pero, los responsables enseguida han sido llamados al orden.

La obra de construcción y la crisis financiera

Un importante aspecto del problema, evaluado en el transcurso de la semana, ha concernido a las cuentas relativas a la obra de construcción para el ensanchamiento de la iglesia parroquial. Una iniciativa en curso, hecha posible también gracias a la contribución de 4.700 Euros que nos ha llegado, a través de la Diócesis, de la Pontificia Obra de la Propagación de la Fe.

Los consejeros han sido particularmente satisfechos de la rendición de cuentas, considerándola un ejemplo de buena gestión, que divulgar y poner en práctica en las familias. En presencia del jefe de obras, han sido mostrados, dando "detalles" y presentando facturas, los gastos hechos (cemento, arena, hierros, madera, mano de obra), que han permitido una valoración general de los trabajos.

La participación de los fieles, prevista inicialmente y obtenida, de casi 3.000,00 Euros, deberá tener una integración de una ulterior suma de 1.500,00 Euros, para poder completar los trabajos. El Consejo para los Asuntos Económicos, a tal fin, ha programado mensualmente algunas colectas especiales.La obra de construcción para la ampliación de la iglesia parroquial

El cambio de las previsiones está atado a la crisis actual en que se encuentra el sector de la madera, que ha hecho imposible el regalo prometido, por parte de las industrias de Mbalmayo, del material necesario para la carpintería y los bancos.

La decisión, sin embargo, no ha creado mal humor en parroquia. La crisis económica puede tener unas repercusiones eclesiales no totalmente negativas, animando a los fieles de Obeck a una mayor implicación en la vida material de la parroquia, ayudándolos a ser más realistas y menos dependientes de las ayudas exteriores.

También en estos "detalles", se tiene la posibilidad de expresar las propias convicciones de fe.

Franco Paladini

18/05/09

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis