Italiano Español Nederlands Français
Home arrow América Latina ▸ arrow Vida de la parroquia de Ypacaraí arrow Los 102 años de don Gill Medina
Imprimir Enviar a un amigo







LOS 102 AÑOS DE DON GILL MEDINA 

 

Con un acto, al término de la Misa del domingo pasado, la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Ypacaraí ha querido homenajear a don Gill Medina, con ocasión de sus 102 años.

Nacido el 1.º de septiembre de 1913, Don Medina –como ha destacado Emilio al acogerlo en la iglesia y al presentarlo a los feligreses, prevalentemente jóvenes– es el último sobreviviente, en Ypacaraí, de los excombatientes de la Guerra del Chaco.

Es a hombres como él –explicaba Emilio– a quienes el Paraguay debe su libertad. Hombres o, más exactamente, muchachitos en aquel entonces, a quienes se les dijo que debían partir hacia el frente, para defender a su patria –en el “el infierno verde” del Chaco, una región muy inhóspita donde pasaron sed y hambre–, y quienes se fueron, con la generosidad mixta al miedo de quien no sabe si va a volver. Hombres para quienes la palabra “deber” ha tenido un sentido fuerte y preciso, y que no han construido su vida sobre las oscilaciones de sus caprichos y sentimientos: no han orientado su existencia según el principio “me gusta - no me gusta”.

Siempre atento a los pobres de la ciudad, como ha precisado Emilio, don Gill, hasta que su paso tambaleante se lo ha permitido, ha dado prueba de una gran fidelidad a la Misa del domingo, hasta el punto de ser nombrado, años atrás, “monaguillo honorariode la Parroquia, y continúa testimoniando su gran amor a la Iglesia.

Los jóvenes se han quedado muy conmovidos por el testimonio de su vida, y por las palabras sencillas que les ha dirigido, al final de la Misa; palabras que, además de hacer vislumbrar su profunda fe, han dado muestra de la gran vitalidad de su espíritu.

De año en año, la Parroquia se regocija del don de su existencia, y quiere seguir rodeándolo del cariño y de la atención que se merece.



Michele Chiappo

 

04/09/2015


 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis