Italiano Español Nederlands Français
Home arrow África ▸ arrow Zoom sobre Camerún arrow Zoom sobre Camerún/19. ¿Cuánto gastan los Cameruneses para comer?
Imprimir Enviar a un amigo



Zoom sobre Camerún/19 


 

¿CUÁNTO GASTAN LOS CAMERUNESES PARA COMER?

 

Cuanto más uno es pobre más gasta para comer. Esta parece ser la indicación que proviene de un estudio hecho público, recientemente, por el Departamento Americano de Economía Agrícola (USDA).

El estudio, relativo al año 2012 y comentado por la revista Vox, permite también comprender las diferencias existentes en materia de gastos alimentarios entre los diversos países, y muestra, además, que los que gastan más con respecto a las provisiones alimentarias son también los más vulnerables a la malnutrición.

Para explicar esta realidad, el USDA ha hecho una clasificación de los países africanos en que los gastos alimentarios, efectuados al interior de los núcleos familiares, resultan ser en porcentaje los más elevados.

Camerún está en el primer lugar del continente africano

Según tal clasificación, Camerún se encuentra en el primer lugar del continente africano con el 45,9% de los balances familiares destinado a los gastos alimentarios.

Después de Camerún están Kenia (44%), Argelia (43,7%), Egipto (42,7%). Nigeria se coloca al 39,5%. África del Sur, que está entre los países más ricos del continente, aparece en la clasificación con el 19,4%.

Para tener una comparación con otros continentes, basta ver que en los EE.UU. las familias destinan solo el 6,6% de su balance a la alimentación. Las tendencias confirman que, globalmente, en los países ricos las familias gastan una porción inferior que sus ingresos para la alimentación, con respecto a las en los países pobres. Además, los americanos gastan en porcentaje menos que los europeos, gracias al estado avanzado de su industria agrícola y a su sistema tributario. En Europa hay diferencias significativas entre los países del Norte y los del Sur: Alemania, en efecto, gasta solo el 10, 9% frente al 14, 2% de Italia y el 16, 5% de Grecia.

Esta clasificación permite hacer una ulterior lectura de la situación en los países como Camerún. Un individuo, en efecto, que gasta la mitad de sus ingresos para la alimentación no puede sino considerar una pura quimera cualquier forma de inversión a largo plazo, porque la restante mitad de su balance apenas sirve para cubrir los gastos del alojamiento, de la escuela, del vestuario y de la salud.

El estudio muestra, al mismo tiempo, la vulnerabilidad de los balances familiares en el país frente a cada aumento de costos de los alimentos comestibles; efectivamente, cuando un precio que aumenta, también de manera modesta, va a aplicarse a una gran parte del balance, la situación se vuelve más precaria aún.

Debilidad de recursos y de estructuras

Entre las causas de esta situación que, en los países africanos, ve un alto porcentaje de los ingresos familiares destinados a la alimentación, según el estudio del USDA, están la debilidad de los recursos internos y, por lo tanto, los costos elevados de los alimentos comestibles, por la ausencia o la debilidad de la producción agrícola local.

En Argelia, por ejemplo, que es el país africano que está a la cabeza en las importaciones, casi todo debe ser importado y, por lo tanto, es inevitablemente más costoso.

Camerún es menos dependiente, por lo que se refiere a las importaciones de los alimentos comestibles, sin embargo, la situación es igualmente preocupante, los costos resultan elevados y están en constante crecimiento, a causa del hecho de que el porcentaje del balance público destinado a la agricultura y al desarrollo rural en el país ha disminuido sensiblemente, durante los últimos decenios.

Los planos estratégicos de reducción de la pobreza han otorgado la prioridad al cultivo de los productos destinados a la exportación como el cacao, el café y el algodón. De golpe, el país se ha encontrado en la necesidad de importar casi 600.000 toneladas de arroz, según los datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura.

Se está, por lo tanto, muy lejos de la autosuficiencia alimentaria que Camerún, a finales de los años 1970, ha afirmado querer alcanzar. La situación actual puede mejorar solo gracias a algunas tecnologías adecuadas, a infraestructuras de cualidad, a un clima institucional y económico capaz de incentivar la producción interna y a la conservación de los recursos naturales.

La clasificación del USDA es un indicador de la gravedad de la situación y de los riesgos de agravamiento de la inseguridad alimentaria en el continente africano.

En fin, precisamente los países que gastan más en la alimentación son los más vulnerables a la malnutrición. Basta pensar que el Ministro de la sanidad camerunesa ha indicado que Camerún concentra, a solas, el 44% de los casos de malnutrición en África Central.

Malas cosechas o períodos de sequía pueden fácilmente conducir los países pobres a la malnutrición, mientras que tendrían escasa repercusión, por ejemplo, en la vida de los ciudadanos americanos.

Fuentes:

www.slateafrique.com (10/7/2014); www.jeuneafrique.com (15/7/2014)


(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

 

Con la rúbrica “Zoom sobre Camerún”, a cargo de Silvia Recchiofrecemos a nuestros lectores algunas informaciones, sacadas de la prensa local, sobre la realidad de Camerún, presentando particulares situaciones culturales y sociales de este país.

 

 

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis