Italiano Español Nederlands Français
Home arrow África ▸ arrow Zoom sobre Camerún arrow Zoom sobre Camerún/22. Un año de guerra contra Boko Haram/2
Imprimir Enviar a un amigo



Zoom sobre Camerún/22

 

Un año de guerra contra Boko Haram/2

Terrorismo en el Extremo-Norte 


Los millares de soldados del ejército camerunés enviados al Extremo-Norte de Camerún, en agosto de 2014, han reaccionado rápidamente contra los ataques frontales de Boko Haram, induciendo al grupo yihadista a abrir nuevos frentes en los países cercanos, y a intensificar la propia estrategia. Incursiones y combates han causado centenares de víctimas, y provocado el desplazamiento de millares de personas. Camerún, que es considerado un país de paz y de estabilidad, ya tiene que enfrentarse con su fragilidad y con los desafíos del terrorismo. 

    

Niños como escudos humanos

En Baldjouel, la noche del 26 de diciembre de 2014, más de un centenar de terroristas, entre los cuales numerosos adolescentes, dan asalto al pueblo. Después de haberlo cercado, al grito de “Allahou akbar”[1], saquean las casas, llevan las cabras y los carneros, antes de incendiar los domicilios y de matar a los habitantes. Balance: treinta y cinco muertos[2].

A finales del mismo año –dos semanas después de la publicación de un estudio sobre los grupos yihadistas, que define a Boko Haram como el grupo más feroz en el mundo[3]–, Camerún descubre que tiene en el propio territorio un centro de adiestramiento para los reclutas de este movimiento. En efecto, el 27 de diciembre se logra desmantelar un centro de formación en Guirvidic, donde se descubre a ochenta y cuatro niños, de 7 a 15 años, con cuarenta instructores[4].

Desde finales del 2014 hasta el pasado mes de mayo, son más de 1.500 los niños cameruneses secuestrados por el grupo islamista. Si, inicialmente, estos se empleaban para realizar pequeños trabajos, luego se han utilizado cada vez más en las incursiones como “escudos humanos”, hasta el punto que los soldados cameruneses mismos se quedan traumatizados por deber luchar contra unos niños[5].

Aldea de Baga, después del ataque

La mayor parte de las pérdidas de los yihadistas no concierne a los combatientes más experimentados, sino precisamente a los muchachos secuestrados, a quienes se envía a la primera línea como carne de cañón, bajo el efecto eufórico del Tramol[6], un producto farmacéutico que se encuentra fácilmente en todos los mercados. Esto explica el hecho de que Boko Haram continúa multiplicando las operaciones, a pesar de las ingentes pérdidas que el ejército regular le ha infligido. Las fuentes gubernativas hablan de mil rebeldes muertos, desde el comienzo del conflicto[7]. Entre los rangos de los soldados cameruneses, en base a los datos de las exequias oficiales organizadas por el Ministerio de la Defensa, las víctimas no son menos de setenta.

Continúa el terror

Desde el 3 hasta el 7 de enero del 2015, Boko Haram ha asesinado a dos mil habitantes de la ciudad nigeriana de Baga y de dieciséis pueblos cercanos, a las orillas del lago Chad, poco distante de la frontera camerunesa y de la chadiana. Millares de personas están obligadas a abandonar sus pueblos (el campo de Minawao, en territorio camerunés, cuenta actualmente con más de 45.000 refugiados)[8]. La culpa que se les imputa por los yihadistas es la de residir en la última ciudad del noreste de Nigeria, todavía en manos de las fuerzas regulares y sede de un centro internacional de lucha contra el tráfico de armas y el terrorismo[9].

A comienzos de febrero, el ejército de Chad, uno del más potentes del continente, que dos semanas antes se había comprometido al lado de Camerún y de Nigeria, ataca la ciudad nigeriana de Gamborou ocupada por los yihadistas, después de efectuar un bombardeo a partir del pueblo de Fotokol, en la parte camerunesa. Allí habrían sido doscientos los muertos entre los rangos de Boko Haram. Como represalia, el 4 de febrero, los rebeldes atacan Fotokol. Degüellan a cuatrocientas personas. El número elevado de víctimas se explica con las numerosas complicidades locales y con la presencia, entre los rebeldes, de los mercenarios de “piel clara”: libios, sudaneses y malienses[10].

Fortalecido por estos “éxitos espantosos”, el 7 de marzo de 2015, Boko Haram profesa fidelidad al Estado Islámico, el autoproclamado “Califato” constituido por los yihadistas en el 2014 entre Siria e Iraq. Este último lo reconoce oficialmente cinco días después[11].

Una de las últimas graves incursiones de Boko Haram en el territorio camerunés, data del 18 de abril de 2015. En el gran pueblo de Bia se roba decenas de cabezas de ganado y diecinueve civiles son asesinados, la mayor parte de los cuales decapitados[12].

La última estrategia: las niñas kamikazes

A comienzos de julio, el ejército frustra dos ataques de los rebeldes. Boko Haram empieza, entonces, a adoptar en el territorio camerunés la misma estrategia ya utilizada en los países limítrofes: las muchachas kamikazes.

El 12 de julio, en Fotokol, dos de estas explosiones casi contemporáneas provocan trece víctimas. El velo integral se prohíbe en la región del Extremo-Norte[13].

Diez días después, otras dos bombas humanas estallan en pleno mercado de Maroua, la capital de la provincia del Extremo-Norte: trece muertos y decenas de heridos. Las kamikazes eran niñas: tenían solo doce años[14].

Las poblaciones del Norte, animadas por las fuerzas armadas, se organizan en grupos de defensa popular en los pueblos y en los barrios, sobre todo en los lugares de aglomeración: mercados, bares, escuelas, iglesias, mezquitas, estaciones de los autobuses...[15].

El mismo horrible escenario, sin embargo, se repite idéntico algunos días después, en pleno centro de Maroua: el 25 de julio, en uno de los bares más concurridos, sábado de tarde, una muchachita kamikaze se hace estallar provocando la muerte de al menos veinte personas[16]. Las redes sociales comienzan a movilizarse también en Camerún.

En el resto del país

Después de la independencia (1960), Camerún ha experimentado varios episodios de rebelión interna, algunos choques con las fuerzas nigerianas en las cercanías de la península de Bakassi, y también un intento sangriento de golpe de Estado en 1984, pero nunca ha sido comparado a un nivel de violencia semejante a aquel que ha practicado Boko Haram.

En un primer tiempo, el trauma ha sido vivido, sea por la opinión pública sea por el poder, con una actitud de incomprensión y casi de denegación, como si la calamidad que caía sobre la provincia más periférica del país fuera uno de los tantos que la caracterizan, y de los cuales se despierta el interés solo en las campañas electorales.

El ataque a finales de julio de 2014 contra la residencia del vice primer ministro Amadou Ali –quien enfocó, en el 2004, en la época en que era ministro de la Justicia, la temida Opération Épervier (Operación Gavilán), la operación judicial contra la corrupción en las altas esferas del Estado– ha marcado el comienzo de una nueva fase.

Los rencores adormecidos vuelven a emerger con violencia, fomentando en el análisis del fenómeno Boko Haram la hipótesis de un complot nordista, capitaneado por ex ministros originarios del Extremo-Norte de Camerún, caídos en desgracia bajo “las garras del gavilán”.

Poco tiempo después, un artículo publicado en el sitio de información francés “Mediapart” da comienzo a un nuevo período, marcado por la psicosis de un intento de desestabilización de parte de la vieja potencia colonial, acusada ella misma de manejar la rebelión nordista[17]. Por eso, los últimos meses del 2014 están marcados por un fuerte sentimiento antifrancés, alimentado, entre otras cosas, por la divulgación de un estudio sobre las matanzas perpetradas en Camerún por el ejército francés, en la época de las luchas de independencia[18].

Marcha contra Boko Haram en Yaundé

El empeoramiento de las noticias procedentes del Septentrión despierta Camerún de su apatía, y lo aleja de su propensión al victimismo. De este modo, el país logra percibir la gravedad de la herida infligida por Boko Haram; herida que amenaza la unidad Norte-Sur de Camerún, su convivencia religiosa, su misma existencia.

De esto ha derivado el impulso de solidaridad y de patriotismo inéditos que, desde algunos meses, domina la escena nacional y sorprende a muchos observadores, para los cuales Camerún permanecía relegado definitivamente al inmovilismo y a la nostalgia.

A partir de la gran manifestación –organizada en Yaundé, el pasado 28 de febrero, por el colectivo de periodistas “Unidos para Camerún” dirigido por Guibai Gatama, director del semanal regional L’œil du Sahel, que ha movilizado a veinte mil personas–, se ha organizado otras iniciativas para una mayor participación de todas las categorías de ciudadanos[19].

La fecha de la manifestación no ha pasado desapercibida para ningún observador. Siete años antes, el 28 de febrero de 2008, terminaba la semana insurreccional, duramente reprimida, en que millares de jóvenes habían invadido las calles de la ciudad, para manifestar su malcontento por el aumento del costo de la vida y el inmovilismo de la vida política en el país.

El entusiasmo de la marcha del pasado 28 de febrero, por lo tanto, ha recordado también las fragilidades de Camerún, que el fenómeno Boko Haram ha puesto en emergencia[20].

La guerra contra los yihadistas se prevé muy larga. No solo porque resulta todavía débil la cooperación entre los ejércitos de los países de la región, sino sobre todo porque –como ha afirmado Raoul Sumo, Director del Centro de Estudios Estratégicos de Yaundé–, Boko Haram ha afectado a las conciencias. Es a este nivel de profundidad, por lo tanto, donde se podrá ganar el extremismo islámico, y esto no será posible sin el compromiso a favor de un desarrollo inclusivo y del fortalecimiento del buen gobierno y del Estado de derecho[21].

(A cargo de Franco Paladini)

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

 

Con la rúbrica “Zoom sobre Camerún” ofrecemos a nuestros lectores algunas informaciones, sacadas de la prensa local, sobre la realidad de Camerún, presentando particulares situaciones culturales y sociales de este país.

 

______________________

[1] El takbîr –la fórmula Allahou akbar, “Dios es más grande (sobrentendido: de todas las cosas)– subraya la trascendencia de Dios y acompaña muchos momentos de la vida diaria de un musulmán, de la llamada a la oración, a la manifestación de las condolencias, a la inhumación, a diversos ritos de la peregrinación. Es también un grito de guerra en la yihad.

[2] Cf. L’armée camerounaise confrontée à une percée de Boko Haram (13/01/2015), en www.la-croix.com

[3] El estudio ha sido realizado por The International Centre for the Study of Radicalisation and Political Violence. Cf. ICSR and BBC Publish Global Survey of Jihadist Violence (10/12/2014), en www.icsr.info

[4] Cf. G. Cador, Face à la tourmente Boko-Haram des communautés témoignant de l’espérance (28/02/2015), en www.tokombere-intertok.org

[5] Cf. Cameroun: 1.500 enfants kidnappés par Boko Haram (04/06/2015), en www.lefigaro.fr

[6] Cf. Transports: Les "benskinneurs" se shootent au Tramol (07/04/2009), en www.cameroon-info.net

[7] Cf. R. Carayol, La drôle de guerre du Cameroun contre Boko Haram (01/12/2014), en www.jeuneafrique.fr

[8] Cf. Douworé Ousmane, Le camp de réfugiés de Minawao surpeuplé, en L’œil du Sahel n. 722 (20 juillet 2015).

[9] Cf. Nigéria: des images satellites témoignant du massacre de Baga (15/01/2015), en www.lemonde.fr

[10] Cf. A. Ougock, Cameroun: horreur à Fotokol, Boko Haram massacre plus de 400 personnes, black-out de Yaoundé, appel de l’Onu (05/02/2015), en www.koaci.com

[11] A partir de esta fecha, para Boko Haram, el nombre oficial de la región se vuelve Provincia del Estado Islámico en África Occidental.

[12] Cf. F. Soudan, De Bia a Biya (04/05/2015), en www.jeuneafrique.com

[13] Cf. Un double attentat-suicide frappe pour la première fois le Cameroun (13/07/2015), en www.rfi.fr

[14] Cf. C. Bensimon, Le Cameroun frappé à son tour par Boko Haram (22/07/2015), en www.lemonde.fr

[15] Cf. R. Guivanda, Les leçons du double attentat-suicide de Maroua (23/07/2015), en newsducamer.com

[16] Cf. Cameroun: Nouvel attentat-suicide à Maroua, au moins 20 morts et 62 blessés (25/07/2015), en 237online.com

[17] Cf. R.N. Tongue, Cameroun: Après trente ans de règne, une rébellion se prépare contre Paul Biya selon Mediapart (28/08/2014), en cameroon-info.net

[18] Cf. T. Deltombe - M. Domergue - J. Tatsitsa, Kamerun! Une guerre cachée aux origines de la Françafrique. 1948-1971, La Découverte, Paris 2011.

[19] Cf. F. Soudan, De Bia a Biya…

[20] Cf. C. Bensimon, Boko Haram met en lumière les fragilités du Cameroun (18/03/2015), en www.lemonde.fr

[21] Cf. Raoul Sumo: "L’éradication de Boko Haram passe par un travail des esprits". Interview réalisée par N. Champeaux (13/03/2015), en www.rfi.fr


24/11/2015


 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis