Italiano Español Nederlands Français
Home arrow África ▸ arrow Zoom sobre Camerún arrow Zoom sobre Camerún/9. Los muertos que no han muerto. Entre fraudes y negligencias
Imprimir Enviar a un amigo


Zoom sobre Camerún/9
 


LOS MUERTOS QUE NO HAN MUERTO


Entre fraudes y negligencias



Los muertos no han muerto
-escribía, con intuición poética, Birago Diop, un autor senegalés refiriéndose al espíritu de los antepasados-, ellos no están debajo de la tierra y nunca han desaparecido...

 Ninguna maravilla, por lo tanto, que en Camerún las personas fallecidas estén todavía juzgadas en los tribunales, o bien, sigan percibiendo el sueldo o cumplan el propio deber cívico, como votar en las elecciones.

En una sala de audiencia del tribunal militar, en Douala, capital económica de Camerún, algunos meses atrás, la Corte tenía que juzgar a un detenido acusado de robo a mano armada. En el momento de la convocatoria, nadie se ha presentado, y solo después de un prolongado silencio y de las ansiosas solicitudes de informaciones, sospechando que hubiese huido de la prisión, se ha logrado saber, de otro detenido, que el acusado había fallecido ya desde hace un año.

Uno puede ser condenado a morir, o bien, puede morir antes de ser condenado, ha escrito, para la ocasión, la prensa.

Gastos públicos ingentes

Los "muertos" no solo son llamados a juicio en los tribunales, sino que son bastante  numerosos entre los funcionarios estatales. Una encuesta del diario gubernamental Cameroon Tribune denunciaba, en el mes de febrero pasado, a casi 110.000 funcionarios fantasmas. A estos "muertos" se les depositaban regularmente los sueldos. Para el Estado, se trataba de un gasto anual de 12 millones de euros.

Ciertamente, Camerún no es el único país africano que invierte ingentes sumas para las personas fallecidas. En el mismo mes de febrero pasado, el Ministro del Trabajo y de la Función Pública, en Guinea Conakry, ha anunciado que más de 2.000 funcionarios, muertos no declarados, seguían percibiendo el sueldo, en perjuicio del Estado. En 2009, el Primer Ministro gabonés dijo que los empleados estatales fantasmas habrían sido ya golpeados con sanciones adecuadas, y que el Estado tenía necesidad de funcionarios "físicamente existentes".

Varios otros Gobiernos, en África, han declarado guerra contra los "muertos" vivientes. En 2006, Níger daba a conocer que anualmente se pagaban 7 millones de euros a funcionarios inexistentes; en Malí, 3.000 agentes, regularmente pagados,  habían sido declarados imposibles de hallar en el curso de un control "físico".

En estos países, es elevado también el número de personas que perciben los sueldos correspondientes a dobles empleos, y el número de personas que siguen percibiendo el sueldo después de haber terminado su actividad.

En fin, no son pocos los "muertos" quienes siguen cumpliendo su deber electoral.

En el Estado de Zimbabwe, por ejemplo, en las últimas elecciones han votado numerosos "fantasmas", además de una enorme cantidad de centenarios. Estos últimos han resultado ser 41.119 (en un país donde la esperanza de vida es de 49 años).

La prensa ha hecho notar, con ironía, que, si las elecciones presidenciales en África, en varios casos, provocan la muerte de militantes, tienen también el mérito de resucitar a numerosos electores ya muertos.

En Nigeria, con ocasión de las recientes elecciones presidenciales, ha sido declarado públicamente que la lista electoral de las precedentes elecciones abundaba en electores ya muertos; por esto, ha sido organizado un nuevo sistema electoral electrónico, que ha fichado las huellas digitales de los votantes.


Fuentes: www.slateafrique.com (24/6/2011)

www.kwalai.com (26/02/2011)

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)



Con la rúbrica “Zoom sobre Camerún”, a cargo de Silvia Recchi, ofrecemos a nuestros lectores algunas informaciones, sacadas de la prensa local, sobre la realidad de Camerún, presentando particulares situaciones culturales y sociales de este país.

 

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis