Vida de la parroquia de Obeck-Mbalmayo



FE Y TRANSFORMACIÓN SOCIAL

Algunos miembros de la parroquia de Obeck
presentes en un congreso interreligioso


Junto con una delegación de la parroquia de Obeck (Camerún), he participado, recientemente,Algunos miembros de la parroquia de Obeck presentes en un congreso interreligioso de un encuentro de estudio organizado por "Fe y liberación", una plataforma particularmente activa en Camerún, que reúne a varias asociaciones[1] - católicas, protestantes y musulmanas - comprometidas en la promoción humana, en particular, a favor de la paz y la justicia.

La invitación a participar está ligada a nuestro empeño, de larga fecha, por la formación de los fieles, con una atención especial a la difusión de la doctrina social de la Iglesia, a través de la Escuela de Formación para Laicos.

En el encuentro, que se ha llevado a cabo en Bafoussam, la capital de la región del oeste de Camerún, han participado, junto a mí, Martin, el presidente delegado del consejo parroquial y Marguerite, miembro de la comisión "Justicia y paz".

Una ocasión de comparación

Desplazándonos de Mbalmayo a Bafoussam, hemos dejado la zona caliente y húmeda de la selva ecuatorial, para introducirnos en la región montañosa del oeste, apodada la "Suiza de Camerún", de clima más fresco, rica en dehesas y cultivos, con paisajes, para nosotros inusuales, de bosques de abetos o con los típicos techos puntiagudos de las casas de lasLas casas de las poblaciones Bamiléké poblaciones Bamiléké que habitan la región.

Los tres días del congreso han sido, para nosotros, sobre todo una ocasión de comparación con las varias asociaciones que forman parte de la red "Fe y liberación", todas comprometidas en favor de la democracia, de los derechos cívicos y en la elaboración de estrategias de lucha contra la pobreza.

Además de nuestra parroquia, entre los invitados estaban las Comisiones "Justicia y paz" de las diócesis de Douala, Yaoundé, Bamenda, Bafoussam, Bafia, Eseka, Maroua, cuyos delegados han sido encantados de encontrarnos, después de la visita, hace algunos meses, en nuestra Escuela de Formación para Laicos.

El tema del encuentro versaba sobre "Fe y transformación social", introducido por el Prof. Jean Samuel Zoe Obiang, Rector de la Universidad protestante de Ebolowa (capital de la región de Sur-Camerún) y el Prof. Kä Mana, un teólogo protestante de gran notoriedad por haber contribuido, en el seno de la teología africana, a la convergencia de la línea de la identidad cultural y de aquella política y social de la liberación.

A las intervenciones de los conferenciantes han seguido los grupos de trabajo sobre específicas temáticas de actualidad: corrupción y malversaciones financieras, contrabandos electorales y trata de los menores para la explotación sexual.

Compromiso común por el hombre

Las comunicaciones de los grupos y el animado debate que ha seguido, han puesto en emergencia algunas ideas-fuerza comunes, que el Prof. Kä Mana ha presentado en la síntesis final.

Además de subrayar la importancia de la acción en las instituciones y de la consolidación de la sociedad civil, todos los grupos han puesto en evidencia la función insustituible de la responsabilidad personal, elemento esencial para cada acción de transformación social.

En los análisis de las varias llagas institucionales del país (corrupción, contrabandos electorales, etcétera), ha emergido la convicción de que, para incidir en profundidad, es necesario actuar a partir de las dimensiones éticas y espirituales.

La crisis que Camerún vive, aún antes de tener dimensiones económico-políticas, está ligada a la incapacidad de ofrecer valores fundadores de un nuevo modo de ser y de actuar social. Todos los grupos han concordado en el hecho de que la educación - en la familia, en la escuela y en los movimientos de los jóvenes - es la estrategia fundamental con vistas a una transformación social profunda.

Cada componente social - de inspiración católica, protestante o musulmana -, sacando el agua del "pozo" de las propias convicciones religiosas, está llamado a comprometerse en la promoción del hombre y de la sociedad. A tal propósito, una particular apreciación ha sido emitida, por parte de todos los participantes del congreso, acerca del método ver-juzgar-actuar, propio de la tradición católica.

El texto evangélico del Buen Samaritano, citado expresamente, ha sido erigido como modelo emblemático de un hombre que abre los ojos sobre los problemas de la sociedad - la inseguridad por las calles, el bandidaje organizado, las relaciones de hipocresía - y que, a la luz de las propias convicciones, se compromete personalmente en una acción que sabe ir más allá de un deber formal, contribuyendo al progreso de la sociedad.

Como ha dicho Benedicto XVI, en su reciente viaje a Camerún, hablando con los musulmanes, la religión aporta una gran contribución a la comprensión de la cultura, del hombre y del mundo. Su tarea, particularmente urgente, es la de poner de manifiesto el vasto potencial de la razón humana, que compromete a todos al servicio de la sociedad. Hoy, las diferentes tradiciones y creencias religiosas en Camerún están llamadas a actuar en sinergia, para el desarrollo común y para contribuir a orientar al país hacia una nueva perspectiva.

Nuevas colaboraciones

Durante el viaje de vuelta a Mbalmayo, con Martin y Marguerite hemos intercambiado nuestras apreciaciones sobre el congreso.

Este nos ha confirmado, ante todo, en la prioridad dada a la formación de los adultos y los jóvenes en el trabajo pastoral en Obeck. El congreso nos ha abierto también algunas nuevas perspectivas, en las relaciones que la parroquia instaura con las comunidades protestantes y musulmanas.

Actualmente, estas relaciones comprenden pequeñas iniciativas de "diálogo de la vida", conducidas en los barrios de las familias católicas, protestantes y musulmanas, una colaboración regular y fructuosa que, desde hace años, tenemos con el personal médico y los enfermeros protestantes, para los tratamientos de los enfermos seguidos por el grupo de la Cáritas parroquial; una vigilia de oración que, una vez por año, reúne a las corales y a las asociaciones católicas y protestantes, y algunas visitas de cortesía a los jefes religiosos musulmanes, con ocasión de sus fiestas.

El conocimiento de las diferentes asociaciones presentes en el congreso nos ha hecho entrever la posibilidad de un compromiso interreligioso, en la acción educativa ligada a problemáticas concernientes a la paz, la justicia y el bien común de los fieles.

El objetivo ciertamente no es fácil de realizar, ya que, como subraya también el InstrumentumParticipantes del congreso laboris (nn. 100 y 102) del próximo Sínodo para la Iglesia en África, en las mentalidades de los unos y de los otros hay muchos reflejos de desconfianza y sospecha. Justamente para superar estas dificultades, en Bafoussam, algunos representantes del Consejo de las Iglesias Protestantes de Camerún (CEPCA) y del Consejo Superior Islámico de Camerún (CSIC) se han ofrecido para constituir, en Mbalmayo, una célula interconfesional de reflexión y sensibilización sobre los problemas sociales, de la que la parroquia de Obeck participará con algunas iniciativas, a nivel de nuestra Escuela de Formación para Laicos.

Nos hemos despedido dándonos una cita para un futuro encuentro, en Mbalmayo, y con el deseo de contribuir con nuestro aporte, aunque simple, a la realización del augurio dirigido a nosotros recientemente por el Santo Padre, es decir, que la cooperación entre musulmanes, católicos y otros cristianos en Camerún se transforme en un "faro de luz" en la edificación de una nueva sociedad.

Franco Paladini


_____________________________

[1] Entre las más importantes hay el Servicio nacional "Justicia y paz", creado por la Conferencia Episcopal Nacional de Camerún (CENC), el Consejo de las Iglesias Protestantes de Camerún (CEPCA) y el Consejo Superior Islámico de Camerún (CSIC). Forman parte de la misma red varias otras organizaciones interconfesionales, como Forum Camerún, Círculo internacional para la promoción de la creación (CIPCRE), Servicio ecuménico para la Paz (SEP), Asociación de lucha contra las violencias a las mujeres (ALVF).

22/06/09