Islam y Cristianismo  


EL ISLAM EN EL MAGISTERIO

DE LAS IGLESIAS EUROPEAS/3




Las posiciones del Card. Biffi

 También en las destacadas intervenciones sobre el Islam del Card. Biffi es perceptible la influencia de las reflexiones de Martini. Pero, donde el Arzobispo de Milán se limitaba a enunciar los problemas, a los cuales los musulmanes europeos habrían debido dar respuesta para evitar su segregación, el tono de su homólogo boloñés era apodíctico, en cuanto a las posibilidades efectivas de una integración de los inmigrados musulmanes: "El caso de los musulmanes debe ser tratado con una particular atención. Ellos tienen una forma de alimentación diversa (y hasta aquí poco mal), un diferente día festivo, un derecho de familia incompatible con el nuestro, una concepción de la mujer muy distante de la nuestra (hasta admitir y practicar la poligamia). Sobre todo, tienen una visión rigurosamente integrista de la vida pública, de modo que la perfecta identificación entre religión y política forma parte de su fe indudable e irrenunciable, aunque, normalmente, para proclamarla y hacerla valer, esperan, prudentemente, volverse preponderantes"[1]. Biffi, además, recordaba a sus fieles el deber de la evangelización también con respecto a los musulmanes, en un pasaje en el cual se expresaba, indirectamente, también acerca del valor teológico-salvífico del Islam, hablando, con lenguaje imaginativo, de "preciosos vislumbres": "No se debe olvidar, luego, que la acción evangelizadora es, por su naturaleza, universal y no tolera deliberadas exclusiones de destinatarios: ‘Anuncien la Buena Nueva a toda la creación' (cf. Mc 16, 15), nos ha dicho el Resucitado. Y nunca es justificada una resignada renuncia a este propósito, ni cuando, humanamente hablando, parezca poco previsible la consecución de algún resultado positivo: quien cree en la fuerza sobrehumana del Espíritu Santo, nunca desiste de anunciar el camino de la salvación. Es muy importante que todos los católicos se den cuenta de esta indeclinable responsabilidad que ellos tienen, con respecto a todos los recién llegados (incluidos los musulmanes). Sin embargo, para ser buenos evangelizadores,  ellos deben crecer cada vez más en la alegre inteligencia de los inmensos tesoros de verdad, de sabiduría, de consoladora esperanza, que tienen la suerte de poseer: es una efusión de luz divina, que no se puede absolutamente comparar con los ciertamente preciosos vislumbres, ofrecidos por las varias religiones y el Islam; y nosotros estamos llamados a hacer partícipes de estos tesoros, apasionada e incansablemente, a todos los hijos de Adán"[2]. En los mismos días de la difusión de la carta, en una intervención en un seminario de la fundación Migrantes, Biffi analizaba críticamente la actitud de la Iglesia italiana, durante los quince años precedentes, con respecto a los problemas suscitados por la inmigración, en particular, musulmana: "Hemos tenido, a propósito de esto, dos extendidos documentos: en 1990 la Nota pastoral de la Comisión eclesial ‘Justicia y Paz', que lleva por título: Hombres de culturas diversas: del conflicto a la solidaridad; y en 1993 las Orientaciones pastorales de la Comisión eclesial para las migraciones, que lleva por título: Era forastero y me han alojado. Ambos textos, muy extensos y analíticos, más que nada (y debidamente) tienden a construir y a difundir, en la cristiandad, una ‘cultura de la acogida'. Falta, en cambio, un poco de realismo en la selección de las dificultades y de los problemas; y, sobre todo, aparece insuficiente el resalte dato a la misión evangelizadora de la Iglesia con respecto a todos los hombres, y, por consecuencia, también a quienes vienen a vivir entre nosotros"[3].

Las Conferencias Episcopales regionales

En 2000 la Conferencia Episcopal de Emilia Romagna publicaba el documento El Islam y el cristianismo[4]. Siguiendo las huellas de las afirmaciones de Biffi, y como para el precedente documento Cristianos y musulmanes en diálogo[5], publicado por la  Comisión del Triveneto para el ecumenismo y el diálogo, la finalidad era la de hacer conscientes a los cristianos de su fe, subrayando las diferencias con respecto al Islam, contra todo relativismo. El documento constata la infravaloración del impacto de la presencia de los musulmanes, con la consecuente falta de responsabilidad en el administrarlo. Como ya hizo Martini, se hace un llamamiento a la necesidad de promover la integración de los inmigrados de origen musulmán. Además, por primera vez, el documento implica abiertamente a los musulmanes mismos, a quienes incumbe el deber moral de conocer las convicciones, las costumbres, la cultura de la civilización milenaria en la que se quieren insertar, realizando la propia integración. Nota Pacini que "Más allá del tono, a veces poco matizado, las preocupaciones expresadas por los Obispos emilianos no son extrañas, y no hacen sino poner en evidencia algunos nudos realmente existentes, acerca de los cuales se han tomado la obligación de no callarse. Sin embargo, no se puede pasar en silencio un límite del documento, que es la aserción excesivamente lapidaria, según la cual 'las comunidades musulmanas no quieren integrarse". Esta aserción no refleja la realidad, que es bastante más compleja"[6].

En 2004, también la Conferencia Episcopal de Sicilia ha publicado un propio documento sobre el Islam, titulado Para un discernimiento cristiano del Islam[7], fruto de una colaboración con la Facultad teológica de Sicilia. También en este caso, el punto de partida del documento, publicado en el mismo clima teológico-cultural siguiente a la publicación de la Dominus Jesus, es la exigencia de una conciencia de la propia identidad de fe, para poder entrar en relación con los musulmanes. De aquí la necesidad de elaborar, con conocimiento de causa, un juicio sobre el Islam, que parta  de los núcleos de la fe cristiana, que, para el creyente, representan algunas claves interpretativas de la realidad.

El documento está subdividido en tres partes: la primera calca muchos documentos semejantes, y menciona el contexto de las migraciones internacionales que han interesado Italia y Sicilia, poniéndolas en contacto con el Islam. La segunda parte ofrece algunas propuestas de discernimiento cristiano del Islam, deteniéndose en la antigua quaestio del estatuto teológico del Islam, y del reconocimiento de un eventual carisma profético a Muhammad, y además, en los problemas que la dimensión jurídica musulmana ─cuya importancia es central para el Islam─ pone a la ética cristiana y a las legislaciones de los Estados europeos. La tercera parte, en fin, es de carácter pastoral, y presenta diversas tipologías de diálogo interreligioso, la experiencia secular de las Iglesias cristianas en tierra musulmana, en las relaciones con el Islam, y una serie de indicaciones pastorales, para afrontar algunas situaciones corrientes. Se corroboran recomendaciones ya conocidas, como la atención a evitar mezclas en el organizar momentos comunes de oración, la prohibición de conceder locales de uso pastoral para transformarlos en lugares de culto o de actividades para los musulmanes; la prudencia con respecto a los matrimonios mixtos.

La CEI y los matrimonios mixtos

 Precisamente para los matrimonios mixtos, la Conferencia Episcopal Italiana ha elaborado, en 2005, un propio subsidio pastoral[8]. Después del examen del contexto pastoral ─en el que se constatan las dificultades encontradas por las parejas mixtas católico-musulmanas, y se nota que, "en resumen, la experiencia madurada en los años recientes induce, en línea general, a desaconsejar o, de todos modos, a no animar estos matrimonios, según una línea de pensamiento, significativamente compartida también por los musulmanes[9]─, se presenta la visión cristiana del matrimonio, para, luego, proponer un itinerario de verificación y preparación, para las parejas. La última parte del documento está dedicada a la celebración del matrimonio, y al acompañamiento familiar. Siguen cuatro apéndices: el primero aclara la naturaleza del impedimento de disparitas cultus; el segundo aclara que la shahâda (la profesión de fe musulmana), generalmente requerida de parte del católico que quiera casarse con una mujer musulmana, no puede ser considerada por este como un acto puramente formal, sino que representa una verdadera apostasía de la fe católica; el tercero proporciona algunos elementos de conocimiento del matrimonio en el Islam; el último presenta los módulos necesarios.

Michele Chiappo

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

(Continúa)



[1] G. Biffi, La città di san Petronio nel terzo millennio. Nota pastorale, Edizioni Dehoniane (Documenti Chiese locali 96), Bologna 2000, 24.
[2] G. Biffi, La città di san Petronio..., 22-23. Biffi ya había invitado, algunos años antes, a no excluir a los musulmanes de la evangelización, cf. G. Biffi, "Guai a me...". Riflessioni e proposte per una nuova evangelizzazione. Nota pastorale, Edizioni Dehoniane (Documenti Chiese locali 20), Bologna 1992, 14.
[3] G. Biffi, Relazione "Sull'immigrazione" al Seminario della Fondazione Migrantes a Bologna (30 settembre 2000). Consultable en la dirección www.chiesa.espressonline.it/dettaglio.jsp?id=7283. Conferenza episcopale dell'Emilia Romagna, Islam e cristianesimo, Edizioni Dehoniane (Documenti Chiese locali 99), Bologna 2000. (http://www.chiesacattolica.it/cci_new_v3/allegati/5734/Islam%20e%20Cristianesimo.pdf).
[4] Conferenza episcopale dell'Emilia Romagna, Islam e cristianesimo, Edizioni Dehoniane (Documenti Chiese locali 99), Bologna 2000. (http://www.chiesacattolica.it/cci_new_v3/allegati/5734/Islam%20e%20Cristianesimo.pdf).
[5] Commissione triveneta per l'ecumenismo e il dialogo interreligioso, Cristiani e musulmani in dialogo. Sussidio pastorale, Edizioni Dehoniane (Documenti Chiese locali 18), Bologna 1992.
[6] A. Pacini, Il dialogo interreligioso...
[7] Conferenza Episcopale Siciliana - Facoltà Teologica di Sicilia, Per un discernimento cristiano sull'Islam. Sussidio pastorale, Paoline, Milano 2004 (http://www.chiesacattolica.it/cci_new_v3/allegati/5734/Discernim_Cristiano _Islam.pdf).
[8]I matrimoni tra cattolici e musulmani in Italia. Indicazioni della Presidenza della Conferenza Episcopale Italiana (http://www.chiesacattolica.it/cci_new/documenti_cei/2005-07/05-4/MatrimCattol_Musulm.pdf). Precedentemente, los matrimonios mixtos habían sido objeto de una publicación específica de la Diocesi di Brescia, I matrimoni tra cattolici e musulmani. Istruzione, Brescia 1995.
[9] I matrimoni tra cattolici e musulmani..., 3.

26/08/2011