Zoom sobre Camerún/14

 


UNA CAMPAÑA CONTRA EL VESTUARIO INDECENTE

 

El 19 de noviembre de 2013, el Ministerio de la Promoción de la Mujer y de la Familia, en Camerún, ha organizado una rueda de prensa sobre el tema “Basta de la indecencia en el vestuario de las más jóvenes”, con el apoyo de varios otros Ministerios, como el de la Enseñanza Superior, de la Juventud y de la Educación Cívica, de los miembros de las Artes y de la Cultura, de la Administración territorial y de la descentralización, de la Comunicación. Una tal iniciativa mediática acontecía en el marco de una gran campaña nacional de lucha contra la indecencia en el vestuario de las más jóvenes, a la cual seguía una disposición del Ministro de la Promoción de la Mujer y de la Familia, con la finalidad de reprimir el vestuario indecente juvenil.

Las razones de la disposición

Es una realidad visible para todos que en la calle, en las escuelas superiores y en las universidades, en los bares y en otros lugares públicos, se ha impuesto la moda llamada, en jerga juvenil, “DVD” (es decir, dos et ventre dehors = espalda y vientre descubiertos), con minifaldas impresionantes, pantalones menguantes debajo de la cadera, con tejidos muy reducidos; un fenómeno que provocaría la multiplicación de las violencias contra las más jóvenes, con embarazos indeseados y consecuentes abortos con resultados frecuentemente mortales.

Por medio de la disposición mencionada, ahora se prohíbe a las jóvenes aparecer en los lugares públicos con un vestuario indecente: las transgresoras deberán pagar multas graves.

La prensa del país ha publicado las primeras reacciones a esta decisión.

En algunas ciudades, varias comisarías del país han acogido con cierta indiferencia la disposición, al menos en esta primera fase, declarando tener otras urgencias y prioridades en las que deben intervenir.

En cambio, en los centros más importantes del país, dentro del cuerpo de policía y de algunas categorías sociales, como la de los conductores de moto-taxi, se registran abusos y represalias de vario tipo respecto a las jóvenes.

En efecto, la decisión del Ministro de la Promoción de la Mujer y de la Familia ha previsto un período de sensibilización al problema durante todo el mes de diciembre de 2013, antes de la fase de represión, fijada a partir de enero de 2014. A pesar de esto, varios exponentes de la policía enseguida han iniciado a arrastrar a las comisarías a las jóvenes consideradas indecentemente vestidas; este es un esmero que, según las malas lenguas y también ciertos políticos, se ha provocado por la ampliación de las ocasiones para aumentar las entradas.

Particularmente aguda se está revelando la reacción de los conductores de moto-taxi, en contacto constante con el “objeto” que sancionar. Han acontecido también casos de agresión según los métodos de la “justicia popular” con respecto a las jóvenes, como se aplica a los ladrones, con sanciones inmediatas e ilegítimas, sin ni siquiera recurrir a la policía. En algún caso, se ha podido evitar lo peor gracias a algunos transeúntes.

Los comentarios de la prensa

Las primeras reacciones de parte de la prensa del país ponen de relieve la necesidad de determinar bien el contexto de aplicación de la medida represiva, para evitar una aplicación anárquica de la disposición. Uno se pregunta, en particular, en cuáles lugares las jóvenes serán detenidas, si en las escuelas, en las calles, en las oficinas, por todas partes.

Se hace notar, además, que el trabajo de las fuerzas del orden, cuyos efectivos son ya insuficientes, está destinado a aumentar de modo considerable, si en la calle, además de disciplinar el tráfico, se tiene que controlar el vestuario de las jóvenes, y eventualmente conducir a las “delincuentes” a la comisaría.

Una vez más según la prensa, es necesario precisar bien el juicio de “indecencia” e igualmente especificar las sanciones, si no se quiere correr peligro de un levantamiento popular; es preciso, además, hacer entender a los conductores de moto-taxi que no son ellos los representantes de la ley.

Evidentemente, no faltan comentarios más severos de la prensa de oposición, que con ironía hace notar que lo que es “indecente” en las calles del país no son las minifaldas, sino la falta de agua, de corriente eléctrica, de higiene, de estructuras esenciales. Igualmente se afirma que es necesario, más bien, proteger a la mujer camerunesa de las violencias que sufre, incluidas las conyugales; es necesario proteger a las adolescentes de los incestos, de las tradiciones nefastas como la de los "senos planchados" para hacerlos menos visibles y de todas aquellas prácticas ancestrales que ofenden la dignidad de la mujer y representan la verdadera “indecencia” que debe ser sancionada.

En fin, se considera “indecente” de parte de esta misma prensa, el hecho de que tantos Ministerios se hayan reunido, a expensas del dinero público, para organizar una semejante campaña nacional; Ministerios calificados “amorfos” y que no han encontrado mejor que reunirse para hablar de minifaldas y minipantalones.

 

Fuentes: www.kongossa.mondoblog.org (26/11/2013);

www.cameroon-info.net (3/12/2013 y 4/12/2013).

 

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

 

Con la rúbrica “Zoom sobre Camerún”, a cargo de Silvia Recchiofrecemos a nuestros lectores algunas informaciones, sacadas de la prensa local, sobre la realidad de Camerún, presentando particulares situaciones culturales y sociales de este país.