Zoom sobre Camerún/21

 

 

UN AÑO DE GUERRA CONTRA BOKO HARAM/1

Terrorismo en el Extremo-Norte

 


Ha pasado ya más de un año del comienzo oficial, el 1° de agosto de 2014, de las operaciones militares de Camerún contra el movimiento extremista islámico Boko Haram, de origen nigeriano, que se ha impuesto en la escena mundial con el secuestro de 276 estudiantes de Chibok. A pesar de la enorme participación en la campaña “Bring back our girls” (devolvednos a nuestras muchachas) lanzada en sostén de ellas, casi todas las muchachas están todavía en manos de los secuestradores. Mientras tanto, Boko Haram ha intensificado las acciones terroristas no solo en Nigeria, sino también en los países limítrofes, en particular en el Extremo-Norte de Camerún. Ahora volvemos a recorrer las etapas principales del aumento de la escaletion del terror. 

    

Miras expansionistas de Boko Haram

El Presidente de Camerún toma la palabra en la Cumbre de París (17 de mayo de 2014)

“Boko Haram no es solo un problema nigeriano, ya se ha vuelto una cuestión regional, por no decir continental. Estamos aquí para declarar la guerra contra Boko Haram, porque aleja a los misioneros, a los empresarios, a los hombres de negocios; empobrece al país y quiere hacer volver a las poblaciones de Nigeria a la Edad Media”[1].

Con estas palabras, Paul Biya, Presidente de la República camerunesa, en mayo del año pasado, había comprometido al propio país en la lucha armada contra Boko Haram[2], el movimiento yihadista, originario del noreste de Nigeria, para restablecer la seguridad en la región del Extremo-Norte de Camerún, que se ha vuelto uno de los santuarios del movimiento.

Ya a partir de 2009, con el apretarse del cerco del ejército nigeriano, el grupo terrorista había empezado a infiltrarse en el estrecho triángulo de tierra camerunesa encajado entre el noreste de Nigeria y el sudeste de Ciad, utilizándolo para el abastecimiento y el tránsito de las armas procedentes de Libia y de Sudán.

En blanco, a la derecha, el Lamido de Rey Bouba, Aboubakary Abdoulaye

En el 2013 la amenaza terrorista en Camerún se hace más fuerte. En concomitancia con las elecciones legislativas, numerosos miembros de Boko Haram se aprovechan, en efecto, para obtener ilegalmente los carnés de identidad cameruneses, que les permiten atravesar tranquilos la frontera[3]. Es en este período cuando Boko Haram empieza a especializarse en los secuestros de extranjeros para obtener el rescate y el intercambio de presos[4].

La inseguridad, con el consecuente cierre de las fronteras con Nigeria y el abandono de los lugares turísticos de parte de los extranjeros, inflige un golpe mortal a la frágil economía de la región. El Camerún septentrional es la parte menos desarrollada del país. Superpoblación, erosión del suelo y desertificación provocan ásperos conflictos inmobiliarios. En el plano social, los grandes lamidats –estructuras políticas tradicionales de tipo feudal regidas por un Lamido que es también jefe espiritual– en que está subdividido el territorio –heredados por la conquista musulmana del siglo XIX y consolidados por la colonización francesa y por el sucesivo estado independiente–, son entidades administrativas completamente anacrónicas[5].

Para impedir a los yihadistas de sacar provecho del malcontento de los jóvenes –que se ha agudizado a consecuencia de las maniobras de partido durante las elecciones administrativas y municipales del 2013–, el Gobierno camerunés aprueba, en julio de 2014, un plan de desarrollo extraordinario para la parte septentrional del país.

En efecto, el tiempo en que los jóvenes podían partir para Libia, los países del golfo y Europa, ha pasado definitivamente. La única posibilidad de movilidad social, para ellos, queda la criminalidad organizada y la guerra[6].

Las cajas de Boko Haram, por otra parte, están bien provistas[7] –gracias al sostén de otros grupos yihadistas y a los petrodólares de los países del golfo–, hasta el punto que no es raro escuchar a los jóvenes que dicen: “Los hijos de los pobres ya no tienen necesidad de presentarse a los concursos públicos. El Gobierno camerunés no nos permite acceder a los puestos estatales para ganar 100.000 FCFA (150,00 Euro) al mes, cuando Boko Haram, sin concurso, nos propone de 300.000 a 400.000 FCFA al mes”[8].

Boko Haram eleva el listón en Camerún

El 27 de julio de 2014, más de doscientos hombres de Boko Haram entran en Kolofata, en territorio camerunés, acordonan la propiedad del vice primer ministro Amadou Ali, hombre político de primer plano a nivel nacional, secuestran a la esposa, al sultán de la localidad con los miembros de su familia, y matan a cuatro personas. Precisamente en el mismo período, las autoridades administrativas constatan que quinientos jóvenes de la localidad han desaparecido. Al ser alcanzados por teléfono, declaran haber adherido al movimiento extremista porque “en familia ya no se practica un buen islam”[9].

La cólera de Boko Haram ya no se dirige solo contra los extranjeros y los cristianos, sino contra todos los que impiden su avance.

Es este el contexto en que debe ser situado el traslado al Extremo-Norte del Jefe del Estado Mayor del ejército camerunés, el 1° de agosto de 2014, para reorganizar al dispositivo militar. Millares de jóvenes soldados son enviados a la región, para controlar los cuatrocientos kilómetros de frontera que separan Camerún de Nigeria, donde cotidianamente los emplazamientos militares y los pueblos sufren ataques e incursiones de parte de Boko Haram.

Creación de un califato islámico

Ousman Dan Fodio (1754-1817)

Las acciones subversivas, a menudo, son conducidas por pequeños grupos de terroristas que utilizan motocicletas o camionetas. Impresiona su rapidez, el nivel avanzado de equipaje y la profesionalidad de algunos de ellos, como, por otra parte, impresiona la espesa red de informadores cameruneses. Ciertos ataques son verdaderas expediciones punitivas contra los espías y los traidores, que son degollados.

El 24 de agosto de 2014, Abubakar Shekau declara Gwoza –ciudad del noreste de Nigeria, a solo quince kilómetros de la frontera camerunesa–, sede del califato islámico.

Los estudiosos vislumbran en esto fuertes analogías con el movimiento que ha surgido por obra de Ousman Dan Fodio quien –a comienzos del siglo XIX, en un contexto de graves desigualdades sociales–, había dado origen al califato de Sokoto, en el norte de Nigeria[10].

Boko Haram actúa tranquilo en su califato en el noreste de Nigeria, sustraído al control del ejército nigeriano, acusado, por esto, de pasividad.

Dado que los soldados cameruneses no pueden intervenir en territorio nigeriano, los rebeldes, al término de las incursiones en Camerún, repliegan seguros a su área de poder. Contrariamente a las expectativas, el ejército nacional tiene que enfrentarse no con una guerra convencional, sino con una guerra asimétrica.

Acciones de guerrilla

El mercado de Tourou

El 21 de septiembre de 2014, unos veinte individuos armados hasta los dientes aparecen en motocicletas por el camino procedente de Nigeria hacia el pueblo camerunés de Tourou. Disparan contra todo lo que da signos de vida. Matan a varias personas, en el mercado, sacando a algunas mercancías alimentarias y a otras, dinero. Continúan la incursión y la matanza en el mercado de un pueblo cercano, e incendian una capilla protestante. Balance: cuarenta y cuatro muertos[11].

El 15 de octubre siguiente, los miembros de Boko Haram, proveídos de medios acorazados, atacan la ciudad de Fotokol. Asesinan a unos treinta civiles, incendian las iglesias, una mezquita y el bar. Luego, se dirigen hacia el cuartel militar del Batallón de Intervención Rápida (BIR), la elite del ejército camerunés. Después de los combates, el ejército regular vuelve a tomar el control de la ciudad. Los choques, de “una rara violencia”, provocan la muerte de ocho soldados y de ciento siete rebeldes.

Ocurren numerosos ataques a los lugares militares, pero el ejército camerunés logra hacer frente a los yihadistas y volver a tomar el control de la frontera y de los ejes comerciales, provocando una crisis de abastecimiento para el grupo terrorista. Así las incursiones en los pueblos se multiplican. Millares de bueyes son robados y llevados a Nigeria, o son desplazados de sus legítimos propietarios hacia el interior de Camerún, creando conflictos con los agricultores.

En tal contexto, las asociaciones locales de desarrollo, también las más serias, ya no reciben subvenciones; las ONG, en efecto, bloquean las ayudas por miedo de que los subsidios sirvan a financiar a Boko Haram. Por razones de seguridad, además, las autoridades administrativas prohíben el uso de las motocicletas, el medio de transporte más utilizado por los yihadistas: el comercio se detiene y muchos jóvenes pierden el trabajo, volviéndose potenciales adeptos de este movimiento extremista[12].

Como una serpiente que se muerde la cola, las medidas de seguridad y el terrorismo se alimentan recíprocamente.

(A cargo de Franco Paladini)

(Continúa)

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

 

Con la rúbrica “Zoom sobre Camerún” ofrecemos a nuestros lectores algunas informaciones, sacadas de la prensa local, sobre la realidad de Camerún, presentando particulares situaciones culturales y sociales de este país.

 

______________________

[1] Déclaration de S.E. Paul Biya lors de la conférence de presse conjointe des Chefs d’Etat à l’issue du Sommet de Paris sur la sécurité au Nigéria (17/05/2014), en www.prc.cm

[2] El nombre oficial del movimiento es Grupo sunita para la predicación y la yihad. Fundado por Mohamed Yusuf en el 2002 en Maiduguri, Boko Haram tiene como objetivo la creación de un califato y la aplicación de la sharî’a. A veces, impropiamente calificado como secta –la misma prensa árabe no usa al respecto el término “secta” (firqa), sino que habla más bien de haraka (“movimiento”) o jamâ’a (“grupo”), vocablos acompañados por los adjetivos mutatarrifa (“extremista”), irhâbiyya (“terrorista”) o takfîriyya, o sea, “que practica el takfîr”, la declaración de impiedad que excluye de la comunidad de los creyentes–, después de la muerte del fundador en el 2009, tiene como líder a Abubakar Shekau. Boko significa “libro” en pidgin, mientras que Haram quiere decir “prohibido” en árabe. La denominación Boko Haram expresa, por lo tanto, la aversión al Occidente y en particular a la educación occidental, considerada un “pecado”. Cf. A. Vicky, Aux origines de la secte Boko Haram (04/2012), en www.monde-diplomatique.fr

[3] Cf. G. Cador, Face à la tourmente Boko-Haram des communautés témoignant de l’espérance (28/02/2015), en www.tokombere-intertok.org

[4] El 19 de febrero de 2013, fue secuestrada en el Parque Nacional de Waza una familia francesa. Nueve meses después, en Nguetchewe, fue el turno de un sacerdote francés. El 5 de abril de 2014, un religioso canadiense y dos misioneros italianos fueron secuestrados en Tchéré. Un mes después, en Waza, hubo el secuestro de diez técnicos chinos.

[5] Algunas catástrofes naturales se añaden a estas dificultades sociales: inundaciones, epidemia de cólera. Los Peuls del norte de Camerún no han olvidado la caza a las brujas que han sufrido después del intento de golpe de Estado de 1984, que ha sido imputado a ellos. Cf. R. Nana Ngassam, Le Cameroun sous la menace de Boko Haram (01/2015), en www.monde-diplomatique.fr

[6] Cf. Achille Mbembe: "Faire la guerre est devenu un boulot comme un autre". Interview réalisée par G. Dougueli (7/05/2015), en www.jeuneafrique.com

[7] Cf. P.A. Mvango, Ce qu’on oublie de vous dire sur Boko Haram, en www.ihsnews.net

[8] Cf. G. Cador, Face à la tourmente

[9] Cf. G. Dougueli, Boko Haram: le Cameroun sur le pied de guerre? (11/08/2014), en www.jeuneafrique.com

[10] El califato de Sokoto dio origen a un gran Estado entre Nigeria, Camerún, Ciad, Níger y Burkina Faso. Después de la muerte de Dan Fodio, en 1817, el califato decaerá hasta su supresión, en 1903, por obra de las tropas británicas. Cf. H. Lado, L'histoire donnera-t-elle raison au califat de Boko Haram? (16/07/'15), en www.lemonde.fr

[11] Cf. Cameroun: le bilan des attaques de Boko Haram dans l’extrême-nord entre septembre et décembre 2014 (02/02/2015), en www.camerpost.com

[12] Cf. G. Cador, Face à la tourmente

 

20/11/2015