Islam y Cristianismo



REACCIONES A LA CONFISCACIÓN DE LAS IGLESIAS DE DIYARBAKIR (TURQUÍA)


 


Muchas asociaciones ligadas a las Iglesias de Oriente han condenado la expropiación, de parte del Gobierno turco, de cinco iglesias de Diyarbakir. Con un decreto aparecido el pasado 25 de marzo en la "Resmi Gazete", la Gaceta Oficial turca, en efecto, han estado expropiadas la iglesia armenia apostólica de Surp Giragos (San Ciriaco), la iglesia asiria de María Virgen, la iglesia caldea de Mar Sarkis (San Sergio), la iglesia armenio-católica y un lugar de culto protestante, además de casi 6.300 viviendas ubicadas en la ciudad y en los alrededores.

Después de esta medida, ya ninguna iglesia cristiana de Diyarbakir está accesible.

El Armenian National Committee of America (ANCA) ha expresado su profunda preocupación por estas expropiaciones, motivadas por el Gobierno turco como medida de protección en el marco de las acciones militares contra los curdos, de los cuales Diyarbakir es un baluarte. Aram Hamparian, Director Ejecutivo del ANCA, ha declarado: "A la luz del brutal récord turco de destrucción y desacralización del patrimonio religioso y cultural armenio, está claro que esta última acción representa un nuevo ataque de Erdogan a las comunidades cristianas, una continuación de los esfuerzos de Ankara para borrar la herencia cristiana dentro de las fronteras actuales de Turquía, y sobre todo a más de un siglo del 2015 una ulterior consolidación de los frutos del genocidio armenio". El ANCA, se lee en el comunicado, ha contactado a un alto funcionario de la administración Obama, recibiendo la garantía de que todos los canales diplomáticos ya están activados.

En Francia, el Comité de défense de las causas arménienne ha condenado firmemente la expropiación de los bienes de las minorías cristianas o curdas de Diyarbakir. "Este acto de despojo ha afirmado el Responsable Harout Mardirossian es idéntico a aquel realizado por el Imperio Otomano con respecto al pueblo armenio, con ocasión del genocidio de 1915, y exige, como por lo que se refiere a los bienes sustraídos entonces, una reparación inmediata de parte de Turquía. Pedimos a Francia que, a través de su ejecutivo y su diplomacia, ejerza presión sobre Erdogan a fin de que las iglesias en cuestión sean restituidas, sin demora, a las fundaciones que las administraban y para que cesen las vejaciones, los atropellos y la represión cruenta con respecto a las minorías en Turquía, particularmente de los curdos, abusos incompatibles con los valores de un Estado que aspira a formar parte de la Unión Europea".

Un comunicado del mismo tenor ha sido emitido también por el Conseil de coordination des organisations arméniennes de France.

Por su parte, el World Council of Arameans (WCA, fundación ligada a la Iglesia asiria) ya había difundido una declaración en la cual señalaba la llegada de noticias alarmantes, que hacían temer la inminente destrucción de un lugar de enorme valor histórico y religioso. En Diyarbakir se había quedado una sola familia asiria, la del párroco, el P. Yusuf Akbulut, quien, por otra parte, había sido detenido en el 2000 por la policía turca, por haber hecho referencia públicamente a las matanzas de las que fue víctima el pueblo asirio. Su familia ha logrado, a duras penas, ponerse en salvo de las bombas turcas, que han golpeado la iglesia y destruido el barrio a su alrededor. "Pocos días atrás ha declarado en febrero el P. Yusuf a The Telegraph, hemos hecho salir a nuestros hijos para ponerlos a seguro. Mi esposa y yo, sin embargo, no habríamos querido abandonar esta iglesia antigua", que simboliza la última presencia viviente de los asirios en la que anteriormente era una ciudad en la cual residían a miles, con iglesias y monasterios. El WCA ha pedido al Gobierno turco que dé instrucciones a sus tropas, para ahorrar el área de la iglesia de Santa María, que se remonta al siglo tercero, y contiene la reliquias de Santo Tomás apóstol y de San Santiago de Sarug, uno de los más importantes escritores de lengua siríaca, además de una vasta colección de manuscritos.

La tímida recuperación del pasado cristiano

Diyarbakir ha estado una de las ciudades más importantes de la historia armenia, asiria y caldea. En 1915, de una población estimada en 35.000 personas, los armenios eran al menos diez mil y los asirios algún millar, así como los caldeos, o bien, los asirios católicos. Pero, entre 1894 y 1896, 25.000 entre armenios, asirios y caldeos habían sido asesinados durante las masacres Hamidianas, así llamadas por el califa que las organizó. 

La iglesia de San Giragos es la más grande iglesia armenia del Oriente Próximo. Bombardeada en 1915 comenzando por los campanarios, de los cuales no se toleraba que fueran más altos que los minaretes de la ciudad, usada como cuartel de las tropas alemanas aliadas de los turcos en la Primera Guerra Mundial, por fin, transformada en depósito de algodón, la iglesia había sido restaurada y reabierta al culto en el 2011.  

También la Municipalidad curda había contribuido de manera relevante a la restauración. De hecho, después de haber sido los ejecutores de las matanzas contra los armenios por cuenta de los turcos, los curdos ya han puesto en marcha una relectura del pasado, sin autoindulgencia: el liderato curdo ha enviado una delegación oficial al Congreso de los armenios de Occidente, que se ha llevado a cabo en París en marzo del 2015; un miembro del Parlamento curdo iraquí, Ali Halo, ha presentado las disculpas de los curdos a los armenios por la participación de su pueblo en el genocidio; el armenio se ha vuelto una de las lenguas oficiales del Kurdistan iraquí.

Un hecho notable: el día después de la Misa solemne con la cual se había vuelto a consagrar la iglesia de Surp Giragos, se había celebrado en ella el bautismo de unos treinta "cripto-armenios", descendientes de cuantos habían podido sobrevivir al Metz Yeghern, "el gran mal", solo convirtiéndose al islam y trabajando como esclavos de las familias de montañeses curdos.

Tal vez, precisamente la reapertura de Surp Giragos había inducido a muchos armenios a emerger del escondimiento y a reclamar su identidad.

Abusos, escombros y ceniza

Surp Giragos, luego, había sido objeto de las crónicas en el pasado mes de septiembre, cuando se había difundido las fotos de un policía turco dentro de la iglesia, en el acto de hacer el saludo de los lobos grises. El Partido Democrático del Pueblo (HDP), filocurdo y unido a los socialistas europeos, había publicado las fotos en los propios perfiles facebook y twitter, acompañadas de las palabras: "Un policía turco en el acto de humillar a los cristianos en Surp Giragos de Diyarbakir, la más grande iglesia armenia del Oriente Próximo", y "Los nietos del Sultán Alparslan [vencedor de los bizantinos en Manzicerta en 1071 y conquistador de Anatolia, N. de la R.] conducen los infieles a la fe". Las fuerzas policiales habían penetrado en la iglesia, después de que, fuera de la misma, habían sucedido choques con jóvenes militares curdos. En aquella ocasión las puertas, de notable interés artístico e histórico, habían estado dañadas. Además, según la denuncia del Presidente de la Asociación Mesopotámico Armenia, Arat Karagozyan, los policías habían sustraído del edificio muchos bienes de valor. 

Los temores por joyas como Surp Giragos y la iglesia asiria de María Virgen no son, pues, infundados. El centro histórico de Diyarbakir, patrimonio mundial de la humanidad según la clasificación de Unesco, ya es un montón de ruinas. La más grande e importante mezquita del centro de Diyarbakir está en ceniza.

Ante este estrago, resultan aún más grotescas las palabras de un folleto turístico difundido en Internet, ideado, sin duda, por alguien que también antes de los últimos acontecimientos, debe de haber saltado a pies juntillas sobre más de cien años de historia contemporánea. En el folleto se lee: "Ven con nosotros a Diyarbakir, una de las ciudades más pintadas y alegres del sudeste anatolio. Aquí, minorías étnicas y religiosas viven en paz desde milenios, constituyendo un ejemplo feliz para el mundo. ¡Ven a descubrir las iglesias católico-caldeas, armenias y las mezquitas del hermosísimo centro histórico!".

Michele Chiappo

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)

 

 

09/04/2016