Perfiles misioneros y espirituales

 

 

 

Sor Marianne y sor Margaret: una vida de misión

entre los leprosos y "sin hacer ruido"

 

 

 

Las dos religiosas austríacas han pasado cuarenta años en la isla de Sorokdo, como enfermeras en un sanatorio para los afectados por la enfermedad de Hansen. En un clima de miedo y marginación, gastan sus jornadas curando a los pacientes y tratando de restituir la dignidad a ellos. Y un día, viejas y enfermas, temiendo ser un peso para ellos en el hospital, se van en silencio. Vueltas a Corea para un último saludo, son acogidas por el abrazo de los hijos y los nietos de aquellos seis mil leprosos que han ayudado a volver a la vida.

 

 



Seúl Jamás he aceptado hacerme entrevistar "porque no había nada especial en mi vida. No hice nada extraordinario en mis años en la isla de Sorokdo". Después de cuarenta años de misión y seis mil enfermos de lepra curados y ayudados a  volver a la vida, sor Marianne Stoeger responde así a quien le pregunta cómo jamás haya aceptado hacerse conocer antes por la opinión pública y por qué haya rechazado honores y subvenciones. Junto a su co–hermana Margaret Pissar, ella dedicó una vida entera a los enfermos de la enfermedad de Hansen en Corea del Sur. Y al cumplir los setenta años se fueron en silencio, temiendo ser un peso para el hospital que ellas habían ayudado a construir.

Sor Marianne tiene ahora ochenta y dos años, mientras que sor Margaret tiene un año menos. La primera volvió el pasado 25 de abril a la isla, que dejó en 2005, para los cien años del hospital Sorokdo –en el cual ha pasado una vida– y para dar un último saludo a su tierra de adopción. Sor Margaret tuvo que renunciar al viaje para permanecer en una casa de descanso, por motivos de salud debidos a la edad, y envió su saludo a través de su co–hermana. De hecho, narra a AsiaNews un sacerdote local, "también sor Marianne deseaba volver a Austria sin encontrar a los medios o a las autoridades. Fue convencida a quedarse con los hijos y los nietos de los leprosos a los cuales dio una nueva vida".

El primer impacto con Corea del Sur fue en 1962, cuando las dos religiosas –apenas  diplomadas en una escuela austríaca para enfermeras– fueron enviadas a esa islita  que se convirtió en una especie de lager para los leprosos. Mientras los médicos y enfermeros locales usan barbijos, guantes y trajes protectores, las dos mujeres –que ni habían cumplido los treinta años– trabajaron siempre sin protección. Hasta cuando la sangre y el pus de las heridas infectadas les ensuciaban sus caras.

La más grande alegría, cuenta sor Marianne, "era para mí ver a los pacientes cuando les daban el alta. Podían dejar la isla y volver a sus casas con las heridas curadas. Fue el poder del Evangelio y de Jesús que me han puesto en grado de servir a estas personas". La religiosa recuerda el clima terrible encontrado en los primeros meses de misión: creado en 1916 por los dominadores japoneses, el sanatorio de Sorokdo de hecho era un campo de reclusión para los leprosos, temidos y marginados.

No obstante la liberación del Japón con la finalización de la Segunda Guerra Mundial, el nuevo régimen nacional de hecho mantiene la situación de marginación: "los enfermos debían llamarnos 'señoras' y ser humildes y deferentes. Las golpizas eran regla común, así como también los abortos forzados y las esterilizaciones. Se necesitaron decenios para cambiar las cosas".

En aquellos decenios, la misión principal de las dos hermanas fue la de dar dignidad a los pacientes. "Tratábamos de visitarlos a la mañana temprano, cuando no había nadie y hablábamos con ellos. Muy a menudo cenábamos juntos a la noche, pero  tarde, siempre para evitar controles. Y hacíamos lo posible". No obstante la reserva, lo "posible" era muchísimo: a través de una campaña lanzada en Austria, ambas juntan medicamentos y contribuciones económicas para construir una casa para los hijos no enfermos de los pacientes, un ala para los tuberculosos y otra para los enfermos mentales. No es un caso que los internados de Sorokdo las llamasen "nuestras dos abuelas".

Su vida extraordinaria, concluye sor Marianne, "no habría sido nada sin Dios. Él está siempre cerca y lo demostró con el dolor de Cristo en la cruz. Él murió en el dolor y gracias a esto nosotros podemos vivir con alegría nuestra vida y nuestra fe. Si entiendes que Jesús vive en cada uno de nosotros, así puedes amar a cada ser humano, no importa cuánto no te guste".

La Iglesia católica de Sosokdo, dirigida por el P. Kim Yeon–jun, está preparando un documentario sobre las dos "hermanas de los leprosos". Y el contado donde surge el hospital está tratando de postularlas para el Premio Nobel de la Paz.

 

 

© AsiaNews.it - 4 de mayo de 2016
   Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





10/05/2016