Noticias desde el Paraguay

 

 

 

Falleció el profesor Luis Alfonso Resck

Resck, preso 109 veces durante la lucha por la libertad

 



El profesor y doctor Luis Alfonso Resck falleció este viernes a los 92 años en un sanatorio capitalino, luego de afrontar una larga enfermedad. El mismo se había destacado por ser un férreo defensor de la democracia y los Derechos Humanos.
El fallecimiento se dio a consecuencia de una enfermedad que acarreaba desde hace tiempo,
debida a su avanzada edad.




 

El profesor Luis Alfonso Resck ejerció la docencia durante 63 años. Durante la dictadura fue cruelmente torturado y quemaron los documentos que lo acreditaban como profesional. Hasta el último día de su vida defendió los Derechos Humanos.

Pese a su longeva edad, hasta hace poco era común verlo en manifestaciones ciudadanas, emitiendo discursos a favor de la libertad y los derechos humanos de las personas. Aunque la dictadura cayó hace años, siempre decía que para él aún nos faltaba mucho para considerarnos realmente una sociedad democrática.

Fue profesor de la cátedra Historia del Pensamiento Social de América con énfasis en el caso de Paraguay en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción, además de profesor de Ética en Psicología, y Seminario sobre derechos humanos en la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Comprometido con la educación

Se licenció en Filosofía y Ciencias del Hombre en la Universidad Católica de Asunción. Además, se graduó como máster en Sociología. Hizo estudios de postgrado en la Universidad de Praga, Checoslovaquia, post Unión Soviética y concluyó en la Universidad de Zamora en Buenos Aires. Obtuvo títulos honoris causa en Ciencias de la Educación donde presentó una tesis doctoral en Ciencias de la Educación, en la Universidad Metropolitana de Asunción.

Ahí fue presidente del Centro de Filosofía dos años y presidente de la Federación Universitaria del Paraguay. Durante un año fue representante por América Latina ante la Unión de Universitario a nivel Internacional con sede en Holanda.

Torturado y perseguido

En una entrevista con el diario "ABC Color" en el 2007, el profesor contó que desde su traslado a Asunción como dirigente universitario primero y después como dirigente político fue permanente y cruelmente perseguido. Primero durante dictaduras anteriores a la de Stroessner y a partir de 1954 hasta la caída del stronismo fue reprimido, confinado, encarcelado y exiliado constantemente.

Una de sus prisiones más crueles se dio en el año 1961, cuando lo mantuvieron 11 meses en la Penitenciaría Nacional. Él presidía el denominado Movimiento de Salvación Nacional integrado por la Federación Universitaria del Paraguay, varias organizaciones políticas, civiles y culturales. En el sesquicentenario de la Independencia Paraguaya en la Avenida Quinta, lo tomaron preso de improviso. No habían motivos claros, simplemente lo acusaban de ser "subversivo y comunista". Lo golpearon tanto que estuvo inconsciente por un día. Por más de 20 días, fue sometido a las más crueles torturas, junto a otros jóvenes que también luchaban por la libertad. Cuando recuperó su libertad, la persecución fue tal que perdió su trabajo como docente, por lo que comenzó a escribir artículos para el exterior y enseñaba a alumnos particulares para ganarse el pan. Pasó por momentos de grandes aprietos económicos. Su esposa, Rosa Perla Bonin de Resck, sostenía a la familia integrada por tres hijos haciendo empanadas, croquetas y tortas.

Fue uno de los fundadores del Movimiento Social Cristiano en 1960, que en 1965 se convirtió en Partido Demócrata Cristiano.

Forzado al exilio

En 1981 fue exiliado. Tras permanecer 4 días en huelga de hambre y sed en uno de sus apresamientos, el 27 de junio de 1981 lo arrojaron al otro lado del Pilcomayo, en Clorinda, donde fue obligado al exilio por 5 años.

En ese tiempo recorrió Europa, América Latina y algunos países de África. En todas partes hablaba del drama que vivía nuestro país y pedía solidaridad para con los abusos de poder existentes en nuestro país. En 1983 se instaló en la Argentina. Su incondicional esposa, lo visitaba cada vez que podía, y a escondidas, pues era controlado rigurosamente por la policía stronista. En 1986, estando muy enfermo, regresó a Paraguay. Tuvo que pasar por operaciones muy delicadas a raíz de las crueles torturas que recibió.

Pudo regresar gracias a la mediación de la Embajada de Alemania Occidental ante el Gobierno paraguayo. Ni bien se instaló en el Paraguay el 20 de abril de 1986, el 1 de mayo del mismo año, se solidarizó con los trabajadores que manifestaron en la iglesia de Cristo Rey. Allí fue brutalmente reprimido por los policías y tuvo que ser operado por segunda vez de urgencia de la misma afección. Por sus actividades cívicos culturales, en la época de Stroessner tuvo 109 apresamientos con crueles torturas, 102 antes de su exilio y al volver tuvo 7 apresamientos más. Pero los 67 años de persecuciones y torturas, antes y durante la dictadura stronista, no amilanaron su espíritu de lucha por los derechos humanos.

"No hay en el país libertad individual ni social. Los maestros, los empleados, los campesinos salen a exigir su legítima demanda y muchas veces son reprimidos, por eso a mis 83 años, sigo en la lucha. Porque sin la vigencia de los derechos humanos no se puede vivir en libertad ni tampoco puede haber justicia social. Sin la justicia social y las libertades no pueden haber desarrollo y sin desarrollo, no puede haber paz", fue una de las frases que nos dejó el gran luchador.

Pacífico pero luchador

Aún perdura en la retina de sus amigos de lucha cuando se enfrentaba a las fuerzas policiales, que blandiendo sus garrotes querían amilanarlo o cuando le llevaban detenido arrastrado de manos y piernas. Resck nunca fue un violento; su principal arma hasta hoy era la palabra. En todos los foros, ya sean en la calle o en la clandestinidad, siempre tuvo la valentía para alzar la voz y denunciar las barbaridades de la dictadura.

Resck nació en la ciudad de Villarrica en 1924. Junto a otra gran luchadora, Carmen Lara Castro, fundó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CONADEH), que funciona desde el año 1964, siendo una de las primeras en América Latina. En su rica trayectoria figura además que fue vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, en 1992, miembro titular del Consejo Nacional de Educación y Cultura de la Nación, director del Instituto Superior de Derechos Humanos de la Facultad de Filosofía UNA.

En su curriculum hay toda una vida consagrada a la educación, la filosofía, sociología, ciencias políticas y la antropología filosófica. Sin dudas, que su aporte al país fue y sigue siendo, invalorable.

En el ciudadano Luis Alfonso Resck, las nuevas generaciones tienen el espejo donde mirar y asumir ideales de compromiso con la Nación y las libertades públicas. Resck es una persona modesta, nunca llevó la vida del derroche. Sereno, generoso y amigo de todos. Estas son las virtudes de este noble paraguayo.

El profesor Resck es un ejemplo de que vale la pena luchar por ideales; que por encima de las ambiciones personales y de la riqueza fácil o malhabida, son que los perdurarán y quedarán grabados en la historia.

Última condecoración

En el año 2015 recibió la condecoración pontificia San Gregorio Magno, otorgada de manera especial por el Vaticano a laicos comprometidos con la Iglesia Católica y su acción testimonial. La entrega estuvo a cargo del Nuncio de Su Santidad, Mons. Eliseo Antonio Ariotti.

 

 

 

 

© ABC Color - 10 de junio de 2016
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it



13/06/2016