Islam y Cristianismo


 


Conferencia de Grozni: El wahabismo fue excluido de la comunidad sunita. La ira de Riad

 

 

      

Cerca de 200 personalidades musulmanas de Egipto, Rusia, Siria, Sudán, Jordania y Europa rechazan la doctrina de Arabia Saudita. Un programa de reforma: una cadena televisiva (alternativa a Al Jazeera), un centro "científico" para condenar las interpretaciones fundamentalistas, becas de estudio para estudiantes. El aprecio del Padre Samir Khalil. El estudioso Kamel Abderrahmani: No existe diferencia alguna entre el sunismo y el wahabismo.

 


   

Roma La noticia pasó desapercibida, pero presagia importantes desarrollos: el wahabismo, la doctrina que fundamenta el islam practicado en Arabia Saudita y que  es financiada en muchas partes del mundo gracias a Riad, no forma parte del sunismo. Este sería una "deformación" del islam, que conduce al extremismo y al terrorismo. Por lo tanto, es necesario "un cambio radical para poder restablecer el  verdadero sentido del sunismo". En Arabia Saudita ya se pasó a un contra-ataque, por el temor a que este sea un primer paso para "arrojar a la hoguera" al país y a sus imanes.

La declaración, realmente sorprendente, surgió en el comunicado final de un congreso celebrado en Grozni (Chechenia) del pasado 25 al 27 de agosto. El congreso reunió a cerca de 200 dignatarios religiosos islámicos, doctores coránicos y pensadores islámicos provenientes de Egipto, Siria, Jordania, Sudán y Europa. Entre ellos, han de ser citadas personalidades como el gran imán de Al-Azhar, Ahmed al-Tayeb; el gran muftí de Egipto, Cheikh Chawki Allam; el consejero del presidente egipcio y representante del Comité religioso en el parlamento de El Cairo, Cheikh Oussama al Zahri; el gran muftí de Damasco, Abdel Fattah al Bezm; el predicador yemenita Ali al Jafri; el pensador Adnan Ibrahim y muchos otros. 

El objetivo del encuentro fue tratar de definir la identidad "del pueblo del sunismo y de la comunidad sunita", ante el crecimiento del terrorismo takfirista-wahabita, que tiene la pretensión de representar el islam, y que sobre todo, quiere afirmarse como el representante legítimo del sunismo.

En el comunicado final, los participantes precisaron que "las personas del sunismo y aquellos que pertenecen a la comunidad sunita son los Ash'ariyyah y los Maturidiyyah, tanto a nivel doctrinario como en relación a las cuatro escuelas de la jurisprudencia sunita y también los sufís, tanto a nivel de conocimiento como en lo referido a la moral y a la ética". Tal como se ve en la lista de las "personas del sunismo", en la misma se excluye al wahabismo salafita predicado por Arabia Saudita.

La exclusión de esta rama del islam –se explica– se debe a la necesidad de "un cambio radical para poder restablecer el verdadero sentido del sunismo, sabiendo que este concepto ha sufrido una peligrosa deformación, tras los esfuerzos de los extremistas de vaciarlo de su sentido, para apoderarse de él y reducirlo a su propia percepción".

Una posición tan dura y exclusiva no es algo nuevo, si bien es la primera vez que la posición anti-wahabita aparece de un modo explícito. El año pasado fue justamente el gran imán de Al Azhar, y precisamente en La Meca, quien pidió que se iniciara una reforma del islam, para excluir las interpretaciones fundamentalistas y sus "conceptos falsos y ambiguos", además de violentos.

Las vías para reformar el islam

En el congreso de Grozni surgieron algunas indicaciones para corregir el actual doblez que pesa sobre el islam. Se propone crear una cadena televisiva en Rusia [en contraste con Al Jazeera] para "hacer llegar a los ciudadanos un mensaje verídico del islam, y para luchar contra el extremismo y el terrorismo". Se recomienda también instituir "un centro científico en Chechenia, para vigilar y estudiar los grupos contemporáneos... que permitirá rechazar y criticar el pensamiento extremista desde una perspectiva científica". La propuesta es que el centro sea llamado con el nombre de "Tabsir" (clarividencia).

Se sugiere asimismo "retornar a la escuelas del gran conocimiento" (la prestigiosa Al Azhar, la Qarawiyinne y Zaytouna en Túnez, la Hadermouth), dejando a un lado las instituciones sauditas, y en particular la universidad islámica de Medina. Por último, se ponen a disposición becas de estudio para aquellos que estén interesados en estudiar la sharía, tratando de contrastar así la financiación que Arabia Saudita eroga en este campo.

Arabia Saudita contraataca

El wahabismo nació en el siglo XVIII, y es una doctrina sunita radical y literal fundada por Mohammad ibn Abd al-Wahhab, y utilizada por el iniciador del reino saudita, Mohammed bin Saoud. Esta doctrina propone el uso de la violencia contra todos los enemigos del islam, incluidos los musulmanes que no comparten esa interpretación (takfirismo). Arabia Saudita, sobre todo desde los años 70 en adelante, ha lanzado campañas de proselitismo en Asia y en África (y luego también en Europa) para difundir dicha interpretación del islam, construyendo mezquitas y escuelas coránicas, y enviando a sus predicadores. 

La reacción de Arabia Saudita no se hizo esperar. El periódico al-Manar (libanés) menciona la existencia de una campaña mediática sin precedentes, que incita al patriotismo, para defenderse del "atentado contra nuestra nación". Se busca humillar incluso a Ahmed al-Tayeb, recordando que el gran imán de Al Azhar "bebió durante mucho tiempo de la sabiduría de los ulemas sauditas" y ahora, "aliado con Putin..., quiere excluir a Arabia Saudita del mundo musulmán".

El congreso de Grozni fue tildado de "decepcionante" y el presidente checheno Ramzan Kadyrov, que hospedó el evento, fue acusado de ser "un sufí delirante". El imán y predicador de la mezquita del rey en Riad comentó al respecto: "La conferencia de Chechenia nos debe servir como señal de alarma: el mundo está a punto de encender la hoguera para quemarnos".

Los comentarios

Al ser interrogado por AsiaNews sobre la conferencia de Grozni, el padre Samir Khalil Samir, jesuita e islamólogo, no oculta su satisfacción: "¡Finalmente! Es un hecho realmente extraordinario. Egipto parece haber sido el iniciador. En cualquier caso, es finalmente la aplicación de un reclamo planteado por el presidente al-Sisi en diciembre de 2014, en la Universidad Al-Azhar de El Cairo, y que hasta ahora no había tenido aplicación".

"Es también interesante –continúa– el hecho de que esto se haya llevado a cabo en Grozni: una ciudad islámica de menos de 300.000 habitantes, capital de Chechenia, formando parte de Rusia, que tiene una tendencia laica. Pero ¡lo más extraordinario de todo es la constitución de esta asamblea, de la cual muchos de sus miembros están ligados justamente al wahabismo!"

A los ojos de los musulmanes, quizás por este último aspecto, torna menos creíble el "divorcio" entre sunismo y wahabismo. Kamel Abderrahmani, musulmán, lingüista y estudioso del islam, comenta a AsiaNews: "Si se observa detenidamente y se analiza minuciosamente la corriente sunita, veremos que no hay ninguna diferencia fundamental entre una y otra. A pesar del divorcio proclamado la semana pasada, sigo afirmando que la corriente sunita y la corriente wahabita son idénticas. La única diferencia está en el nombre".

Bernardo Cervellera

© AsiaNews.it - 6 de septiembre de 2016
   Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it



10/09/2016