Perfiles misioneros y espirituales

 

 

 

A 40 años del asesinato del Padre Rutilio Grande,
miles de fieles lo recordaron este domingo



   

La feligresía católica de los municipios de El Paisnal y Aguilares realizó el 12 de marzo  de 2017 una peregrinación, en conmemoración del 40 Aniversario del asesinato del sacerdote Rutilio Grande.

El 12 de marzo de 1977, el padre Grande junto a Manuel Solórzano, de 72 años, y Nelson Lemus, de 16, fueron interceptados por agentes de la Guardia Nacional, quienes los ametrallaron cuando se dirigían hacia El Paisnal, para la Misa vespertina.

El punto del triple asesinato está localizado a un kilómetro de El Paisnal, y todos los años, como este, feligreses y la Iglesia realiza una peregrinación hacia dicho lugar, donde ha sido edificado un memorial para recordar al padre Grande y sus dos acompañantes.

Al cumplirse este domingo 40 años del asesinato, decenas de personas lo recordaron, peregrinaron y realizaron un acto ecuménico en "Las Tres Cruces", lugar del crimen y martirio de Rutilio Grande y sus compañeros.

El padre Rutilio fue asesinado en la época del presidente Arturo Armando Molina,  con quien Monseñor Oscar Arnulfo Romero se reunió para evitar que continuaran los crímenes contra sacerdotes católicos.

Según registros oficiales, más de 120 sacerdotes, entre ellos Monseñor Romero, y además catequistas, monjas y portadores de la palabra de Dios fueron asesinados, en el marco de la represión del Estado, en los años 70 y 80. Los últimos fueron los seis sacerdotes jesuitas de la UCA, masacrados por el desaparecido batallón Atlacatl.

El 40 Aniversario de la muerte de Grande se realiza en medio de un proceso para  su canonización, que se inició oficialmente en noviembre del año pasado en Roma.

Ahora es bien sabido que el asesinado del padre Grande contribuyó a la conversión de Monseñor Romero en "voz de los sin voz", al ponerse al lado de quienes sufrían la represión del Estado, principalmente de los cuerpos de seguridad y de los escuadrones de la muerte.

Tres años después del asesinato del padre Grande, Romero también fue ultimado por las mismas fuerzas oscuras de la extrema derecha, que pretendían contener el estallido de una guerra civil, que ya se había incubado y estaba por desatarse con el saldo trágico de más de 80 mil muertos.

Romero ya fue beatificado por el Vaticano y se espera que pronto sea canonizado, lo mismo que el padre Rutilio Grande, declarados mártires por la Iglesia en Roma.


© Il Sismografo (Agencia de Prensa Salvadoreña) - 12 de marzo de 2017
    Fotos a cargo de la redacción de www.missionerh.it





16/03/2017