Vida de la parroquia de Ypacaraí



 

  LA ESTRUCTURA DE LA MISA ES LA  
ESTRUCTURA DE LA VIDA/2

Pascua Joven 2019 en Ypacaraí



     

María de los Ángeles

Para mí, la Pascua Joven ha sido un momento importante de encuentro, pero también de ahondamiento. Con las dos películas que hemos visto hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre un problema importante para nosotros los jóvenes: el espesor y la defensa de nuestra fe. Muchas veces se nos presentan situaciones que ponen a prueba nuestra fe hasta el punto de que nos sentimos incapaces de defenderla. Es en aquel momento en que debemos seguir el ejemplo de san José Sánchez del Río quien, sin preocuparse de las consecuencias, no ha titubeado en actuar como su fe y su conciencia le sugerían, también a costa de graves sufrimientos y de la misma vida. Del médico Giuseppe Moscati hemos podido apreciar la elección dictada por el amor a los demás: el servicio a los marginados de la sociedad, los que, por no tener nada o tener algún hándicap o enfermedad grave, están excluidos y tratados como animales. Giuseppe no titubeó en renunciar al lujo y a todas sus riquezas, para tratar de ayudar a alguno de ellos. Esta es una advertencia para nosotros los jóvenes que, frecuentemente, estamos demasiado apegados a las cosas materiales y somos incapaces de ver las necesidades del prójimo; como, a menudo, somos egoístas y siempre pedimos más. Lo que hemos escuchado y visto en la Pascua Joven me ha ayudado a mirar dentro de mí misma, para tratar de cambiar las actitudes equivocadas y encontrar el modo de seguir el ejemplo de humildad, obediencia y perseverancia de los dos Santos que hemos conocido.

Óscar

 Ha sido la primera vez que he participado en la Pascua Joven de la parroquia, donde este año me preparo para la Confirmación, también cantando y tocando la guitarra en el coro, y, para mí, ha sido una experiencia hermosa e interesante. Me he sentido renovado desde el comienzo de estos encuentros, porque no imaginaba ver a tantos jóvenes alegres y animados por su fe en Dios. Creo que todo esto es debido también a la óptima organización, y al hecho de que todos los miembros de la Comunidad Redemptor hominis de nuestra parroquia han logrado alcanzar, de manera increíble, a los adolescentes y los jóvenes que son, generalmente, el público más difícil de alcanzar. Todos los organizadores han colaborado para que nos hallemos bien en cada momento, sin buscar nada a cambio, y estaban presentes sin ninguna vacilación, disponibles y fraternales, para cualquier necesidad o duda. Gracias a las películas que hemos visto, las conferencias, los cantos, los momentos de oración y las celebraciones, estoy convencido de que nos estábamos acercando un poco más a nuestro Señor, porque hemos saboreado cada momento con mucha seriedad y, al mismo tiempo, con gran alegría, divertimiento y pasión. Se veía claramente que nosotros los jóvenes estábamos interesados en todas las actividades propuestas y en los espacios de diálogo entre nosotros: en efecto, nos han permitido conocer a nuevas personas, crear nuevas amistades que en el ambiente Iglesia son mucho más sanas, prósperas y duraderas. Estoy seguro de que esta cita anual será cada vez más apreciada, porque ayuda a acercar la juventud al ámbito religioso y a reflexionar sobre temas importantes para nuestra vida, alejándonos de tantas cosas negativas o destructivas que la sociedad de hoy nos propone.

Juan José

No es la primera vez que participo en la Pascua Joven. Ya he recibido la Confirmación y frecuento regularmente la parroquia, porque me he comprometido a tocar la guitarra para animar la Misa cotidiana. Esta propuesta de encuentro para los jóvenes, que coincide con el Triduo Pascual, se queda, para mí, un momento importante en el cual participo con mucho gusto. Para mí, también este año las actividades realizadas en la parroquia han sido muy válidas y eficaces, porque han participado en ellas tantos jóvenes que se han entusiasmado y se han vuelto activos, se han sentido útiles, integrados, partícipes e importantes, como en una gran familia. Las películas que hemos visto nos han ayudado a interrogarnos y a reflexionar sobre cosas esenciales para nuestra vida y nuestras elecciones: sobre lo que es importante y duradero o, en cambio, es superfluo y engañoso. También la reflexión y el video que hemos compartido sobre la Misa nos han permitido comprender mejor los acontecimientos del Triduo Pascual: cómo el sacrificio de Jesús en la cruz es el mismo sacrificio que celebramos cada vez que participemos en la Misa. Si nos damos cuenta de esto, comprendemos por qué se nos pide que participemos en la Misa del domingo en silencio y con atención y respeto, sin celular, sin mascar chicle y con devoción. En fin, debo decir que, aunque haya apreciado mucho todo el aspecto litúrgico de la Pascua Joven, la celebración del Jueves Santo ha sido, para mí, única y emotiva: me he sentido privilegiado, honrado y muy agradecido, porque he sido elegido como uno de los doce representantes de los Apóstoles a quienes han sido lavados los pies.




  
   

(Traducido del italiano por Luigi Moretti)


 

17/05/2019