Italiano Español Nederlands Français
Home
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo



"Nuestra alma, cuando se coloca demasiado, cuando se instala demasiado, pierde esta dimensión de ir hacia la promesa y en lugar de caminar hacia la promesa, lleva la promesa y posee la promesa. Pero, esto no va, no es propiamente cristiano".

***

"El cristiano está siempre en camino. Una actitud que nos recuerda que el cristiano quieto no es verdadero cristiano: el camino comienza todos los días por la mañana, abierto a las sorpresas del Señor, tantas veces no buenas, tantas veces feas, pero yo sé que el Señor me llevará a un lugar seguro, a una tierra que Él ha preparado para mí".

***

"Abraham no edifica una casa: pone una tienda, porque sabe que está en camino y se fía de Dios, se fía. Y Él, el Señor, le hará saber cuál será la tierra".

***

"El despojamiento es como una primera dimensión de nuestra vida cristiana, para ir hacia una promesa. Nosotros somos hombres y mujeres que caminan hacia una promesa, hacia un encuentro, hacia algo -una tierra, dice el Señor a Abraham- que debemos recibir en herencia".

***

"Abraham, por fiel obedeció partiendo para una tierra que debía recibir en herencia y salió sin saber a dónde iba. Por otro lado, el cristiano no tiene horóscopo para ver el futuro; no va al nigromante con la bola de cristal porque quiere que le lea la mano: no, no sabe dónde va, hay que guiarlo".

***

"Un cristiano debe tener esta capacidad de ser despojado y dejarse crucificar con Jesús en la cruz".

***

"Está en Abraham el estilo de la vida cristiana, el estilo de nosotros como pueblo. Y una primera dimensión de este estilo es el despojamiento. La primera palabra que el Señor dice a Abraham es: ‘Vete'. Esta dimensión de despojamiento encuentra su plenitud en el despojamiento de Jesús en la cruz".

***

"El problema de la fe es el núcleo de nuestra vida: podemos ser tan, tan virtuosos, pero con nada o poca fe; debemos comenzar desde aquí, del misterio de Jesucristo que nos ha salvado con su fidelidad".

***

"Nosotros hemos sido elegidos, porque no hemos sido nosotros quienes lo elegimos a Él, sino que es Dios quien nos ha elegido a nosotros. Es Él quien te ha elegido a ti, te ha llamado y se ha unido. Y esta es nuestra fe: si nosotros no creemos esto, no entendemos lo que es el mensaje de Cristo, no comprendemos el Evangelio".

***

"Tantas veces, perdemos esta capacidad de condena y queremos llevar adelante a las ovejas un poco con el buenismo que no solo es ingenuo, sino que hace mal. Ese buenismo de los compromisos, para atraer la admiración o el amor de los fieles, dejando hacer".

***

"La tercera característica es la capacidad de denunciar. Un apóstol no puede ser un ingenuo. El Buen Pastor sabe denunciar, con nombre y apellido, y por eso Pablo denuncia a los  judaizantes; denuncia a los gnósticos; denuncia a los idólatras; denuncia a los mercenarios".

***

"La primera característica del pastor es que sea apasionado, que tenga celo; la segunda característica es que sepa discernir dónde está el verdadero camino. Significa que el verdadero pastor acompaña a las ovejas siempre: en los momentos bellos y también en los momentos feos, también en los momentos de la seducción".

***

"Nosotros tenemos un tesoro en recipientes de barro, pero, la tentación es siempre la misma: cubrir, disimular, no creer que somos barro, cediendo así a aquella hipocresía respecto a nosotros mismos".

***

"Hay hipocresía cuando creo que no estoy hecho de barro. Y esto es el camino, el camino hacia la vanidad, la soberbia, la autorreferencialidad de los que, no sintiéndose de barro, buscan la salvación, la plenitud de sí mismos".

***

"Las disimulaciones son vergonzosas, son hipócritas, porque hay una hipocresía hacia los demás. Pero hay otra hipocresía: afrontar a nosotros mismos, es decir, cuando yo creo ser otra cosa distinta de lo que soy".

***

"Una de las cosas más difíciles en la vida es reconocer la propia vulnerabilidad. Otras veces intentamos cubrir la vulnerabilidad, que no se vea; o la maquillamos, para que no se vea; o terminamos por disimular".

***

"Ninguno de nosotros se puede salvar a sí mismo: todos necesitamos la potencia de Dios, la potencia del Señor, para ser salvados".

***

"El Señor nos enseñó palabras decisivas y dijo: ‘Vuestro hablar sea este: sí, no. Lo superfluo proviene del maligno'. Esta actitud de seguridad y de testimonio fue encomendada por el Señor a la Iglesia y a todos nosotros bautizados, a los cuales se pide seguridad en la plenitud de las promesas en Cristo".

***

"Quien esconde la luz da un contra-testimonio; es un poco sí y un poco no. Tiene la luz, pero no la dona, no la hace ver y si no la hace ver no glorifica al Padre que está en los cielos".

***

"En Jesús no hay un no: siempre sí, por la gloria del Padre. Pero también nosotros participamos de este sí de Jesús, porque Él nos ha concedido la unción, nos ha impreso el sello, nos ha dado la fianza del Espíritu".

***

"Quienes tienen un corazón cerrado: no son felices porque no puede entrar el don de la consolación y darlo a los demás. No siguen las bienaventuranzas, en definitiva, y se sienten ricos de espíritu, es decir suficientes".

***

"Un corazón abierto es un corazón feliz y en el Evangelio hemos oído quiénes son los felices, quiénes son los bienaventurados: los pobres. Así el corazón se abre con una actitud de pobreza, de pobreza de espíritu".

***

"Si yo dejo entrar la consolación del Señor como don es porque necesito ser consolado: estoy necesitado. Efectivamente, para ser consolado es necesario reconocer estar necesitado: solamente así el Señor viene, nos consuela y nos da la misión de consolar a los demás".

***

“La consolación es un estado de paso del don recibido al servicio donado, tanto que la verdadera consolación tiene esta doble alteridad: es don y servicio”.

***

"Es Dios quien nos consuela, es Dios quien nos da este don: nosotros con el corazón abierto, Él viene y nos da. Esta es la alteridad que hace crecer la verdadera consolación; y la verdadera consolación del alma madura también en otra alteridad, para que nosotros podamos consolar a los demás".

***

"La consolación, para ser verdadera, para ser cristiana, necesita una alteridad, porque la verdadera consolación se recibe".

***

"La experiencia de la consolación necesita siempre una alteridad para ser plena: nadie puede consolarse a sí mismo, nadie. Y quien intenta hacerlo, termina mirándose al espejo, y el aire que respira es ese aire narcisista de la autorreferencialidad. Pero esta no es la consolación porque es cerrada, le falta una alteridad".

***

"La hipocresía destruye, mata a las personas, mata a las comunidades. Cuando están hipócritas en una comunidad, hay un peligro grande ahí, hay un peligro muy feo. Por ello, el Señor Jesús nos dijo: ‘Sea vuestro hablar: sí, sí, no, no. Lo superfluo procede del maligno".

***

"Ante el gesto del hipócrita que, con su doble cara, hace una pregunta justa, pero con una intención injusta, Jesús a los hipócritas y a los ideológicos responde con la realidad. La realidad es así, todo lo demás es hipocresía o ideología".

***

"El hipócrita siempre es un adulador, en tono mayor o menor, pero es un adulador. Utilizando, así, esa adulación que suaviza el corazón y suaviza la vida".

***

"Hacer obras de misericordia es siempre aumentar la incomodidad. Este tipo de obras incomoda, pero el Señor padeció la incomodidad por nosotros: fue a la cruz, para darnos misericordia".

***

"Una obra de misericordia  significa no solo compartir lo que yo tengo, sino compadecer, es decir, sufrir por quien sufre".

***

"La misión dice a la Iglesia que ella no es un fin en sí misma, sino que es un humilde instrumento y mediación del Reino. Una Iglesia autorreferencial, que se complace en éxitos terrenos, no es la Iglesia de Cristo, no es su cuerpo crucificado y glorioso".

***

"La misión de la Iglesia propone una experiencia de continuo exilio, para hacer sentir al hombre, sediento de infinito, su condición de exiliado en camino hacia la patria final, entre el ya y el todavía no del Reino de los Cielos".

***

"El mundo necesita el Evangelio de Jesucristo como algo esencial. Él, a través de la Iglesia, continúa su misión de Buen Samaritano, curando las heridas sangrantes de la humanidad, y de Buen Pastor, buscando sin descanso a quienes se han perdido por caminos tortuosos y sin una meta".

***

"El Evangelio es una Persona, que continuamente se ofrece y continuamente invita a los que la reciben con fe humilde y laboriosa a compartir su vida mediante la participación efectiva en su misterio pascual de muerte y resurrección".

***

"A través del anuncio del Evangelio, Jesús se convierte de nuevo en contemporáneo nuestro, de modo que quienes lo acogen con fe y amor experimentan la fuerza transformadora de su Espíritu de Resucitado, que fecunda lo humano y la creación, como la lluvia lo hace con la tierra".

***

"La misión de la Iglesia no es la propagación de una ideología religiosa, ni tampoco la propuesta de una ética sublime. Muchos movimientos del mundo saben proponer grandes ideales o expresiones éticas sublimes. La misión de la Iglesia representa el kairós, el tiempo propicio de la salvación en la historia".

***

"Una Iglesia sin mártires da desconfianza; una Iglesia que no corre el riesgo da desconfianza; una Iglesia que tiene miedo de anunciar a Jesucristo y expulsar a los demonios, a los ídolos, al otro señor, que es el dinero, no es la Iglesia de Jesús".

***

"Este es el milagro que hace el Espíritu Santo: pasar de un estado de vida mundano, tranquilo sin riesgos, católico, pero así, tibio, a un estado de vida del verdadero anuncio de Jesús, a la alegría del anuncio de Cristo. Pasar de una religiosidad que mira demasiado a los beneficios, a la fe y a la proclamación: ‘Jesús es el Señor'".

***

"El mal espíritu prefiere una Iglesia tranquila sin riesgos, una Iglesia de negocios, una Iglesia cómoda, en la comodidad de la mediocridad, tibia. Cuando la Iglesia es tibia, tranquila, toda organizada, no hay problemas".

***

"Una paz sin cruz no es la paz de Jesús: es una paz que se puede comprar. Quizás podemos fabricarla nosotros, pero no es duradera: termina".

***

"La paz de Dios es una paz real, que va en la realidad de la vida, que no niega la vida. Porque la vida es así: hay sufrimiento, hay enfermos, hay muchas cosas feas, hay guerras, pero esa paz de dentro, que es un regalo, no se pierde, sino que se sigue adelante llevando la cruz y el sufrimiento".

***

"El mundo nos ofrece una paz que mira solamente a las propias cosas, a las propias seguridades, que no falte nada; nos enseña el camino de la paz con la anestesia. El mundo nos anestesia para no ver otra realidad de la vida: la cruz".

***

"Cuando Jesús dice a sus discípulos: ‘Os dejo la paz, mi paz os doy', añade: ‘No como la da el mundo yo os la doy a vosotros'. De hecho, la paz que nos ofrece el mundo es una paz sin tribulaciones: nos ofrece una paz artificial, una paz que más que paz es tranquilidad. Sería como decir: ‘Por favor, no molestar: yo quiero estar tranquilo'".

***

"El camino adecuado es recibir con docilidad la palabra, conocer la palabra y pedir al Espíritu la gracia de hacerla conocer. Y además dar lugar para que esta semilla germine y crezca en aquellas actitudes de bondad, docilidad, benevolencia, paz, caridad, dominio de sí: todo esto que hace el estilo cristiano".

***

"Es necesario ser abiertos, no cerrados, no rígidos: abiertos. El primer paso en el camino de la docilidad es acoger la palabra: abrir el corazón, recibirla, dejarla entrar como la semilla que luego germinará".

***

"Los cristianos deben saber discernir: discernir una cosa de la otra, discernir cuál es la novedad, el vino nuevo que viene de Dios; cuál es la novedad que viene del espíritu del mundo y cuál es la novedad que viene del diablo".

***

"¿Cómo puedo saber si una cosa es del Espíritu Santo o es de la mundanidad, del espíritu del mundo o es del espíritu del diablo? La única forma es pedir la gracia del discernimiento".

***

"Siempre, desde los tiempos de los profetas hasta hoy, está el pecado de resistir al Espíritu Santo, la resistencia al Espíritu Santo expresada también al decir: ‘No, siempre se ha hecho así y debe hacerse así'".

***

El Espíritu es el don de Dios, de este Dios, Padre nuestro, que siempre nos sorprende: el Dios de las sorpresas. Y esto porque es un Dios vivo, es un Dios que habita en nosotros, un Dios que mueve nuestro corazón, un Dios que está en la Iglesia y camina con nosotros; y en este camino nos sorprende siempre".

***

"Un corazón cerrado, un corazón testarudo, no deja entrar al Espíritu y se siente autosuficiente".

***

"Los corazones cerrados, lo saben todo, no necesitan explicaciones. Y, como reprocha Esteban y también Jesús a ellos: ‘¿Qué habéis hecho a los profetas? Los habéis matado, porque os decían lo que no os gustaba'".

***

"Hacen sufrir mucho a la Iglesia: los corazones cerrados, los corazones de piedra, los corazones que no quieren abrirse, que no quieren escuchar; los corazones que solamente conocen el lenguaje de la condena. Estos saben condenar y no saben decir: ‘Explícame, ¿por qué dices esto? ¿Por qué esto? Explícame".

***

"Será el Señor quien nos consuele, nos dé la fuerza para ir adelante, porque Él actúa con nosotros si somos fieles al anuncio del Evangelio, si salimos de nosotros mismos para predicar a Cristo crucificado, escándalo y locura, y si nosotros hacemos esto con un estilo de humildad, de verdadera humildad".

***
"La humildad es necesaria precisamente porque nosotros llevamos adelante un anuncio de gloria pero a través de la humillación. Y el anuncio del Evangelio padece la tentación del poder, la tentación de la soberbia, la tentación de tantas mundanidades que hay y nos llevan a predicar o a recitar".
***

"El anuncio del Evangelio no es un carnaval, una fiesta que es algo bellísimo, pero esto no es el anuncio del Evangelio. Es necesaria la humildad: el Evangelio no puede ser anunciado con el poder humano, no puede ser anunciado con el espíritu de trepar e ir arriba, ¡no! ¡Esto no es el Evangelio!".

***

"El Evangelio es anunciado en humildad, porque el Hijo de Dios se ha humillado, se ha aniquilado: el estilo de Dios es este, no hay otro".

***

"El Evangelio es proclamado siempre en camino: nunca sentados. Salir, por tanto, parar ir donde Jesús no es conocido y donde Jesús es perseguido y desfigurado, para proclamar el verdadero Evangelio. Nosotros anunciamos a Cristo crucificado, poder de Dios y sabiduría de Dios. Precisamente este es el Cristo que Jesús nos manda a anunciar".

***

"Lo primero que pide Jesús es ir, no permanecer en Jerusalén: ‘Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación'. Es una invitación a salir, ir".

***

 "En la historia muchas veces esa Iglesia que ha condenado el racionalismo, el iluminismo, también ha caído en una teología del se puede y no se puede, hasta aquí o hasta allá, y ha olvidado este renacer del Espíritu que te da la libertad, la franqueza de la predicación, el anuncio que Jesucristo es el Señor".

***

  "La concreción de la fe lleva a la franqueza, al testimonio hasta el martirio, que está contra los compromisos o la idealización de la fe".

***

"A veces nos olvidamos de que nuestra fe es concreta: el Verbo no se hizo idea, se hizo carne. No por casualidad cuando rezamos el Credo, todas las cosas que decimos son concretas. Nuestro credo no dice: ‘Yo creo que debo hacer esto, que debo hacer esto', ¡No! Son cosas concretas".

***

  "La Iglesia es un pueblo. Pero, un pueblo soñado por Dios, un pueblo que ha dado un padre sobre la tierra que obedeció, y tenemos un hermano que dio su vida por nosotros, para hacernos pueblo. Podemos mirar al Padre, dar las gracias; mirar a Jesús, dar las gracias; y mirar a Abraham y a nosotros que somos parte del camino".

***

"La cruz, para algunas personas, es un distintivo de pertenencia: ‘Sí, yo llevo la cruz para hacer ver que soy cristiano'. Y está bien, pero no como el distintivo de un equipo. Otros llevan la cruz como un ornamento, llevan cruces con piedras preciosas, para hacerse ver".

***

"La cruz es el símbolo de los cristianos, y nosotros hacemos la señal de la cruz, pero no siempre la hacemos bien".

***

"La salvación viene solamente de la cruz, pero de esta cruz que es Dios hecho carne: no hay salvación en las ideas, no hay salvación en la buena voluntad, en las ganas de ser buenos. En realidad, la única salvación es en Cristo crucificado, porque solamente Él ha sido capaz de tomar todo el veneno del pecado y nos ha sanado ahí".

***

"Los corruptos creen que hacen bien las cosas así, se creen con impunidad. Sobre todo, incluso confiesan su corrupción".

*** 

"La corrupción es peor que el pecado, porque yo puedo pecar, resbalo, soy infiel a Dios, pero luego intento no hacerlo más o al menos sé que no está bien. En cambio, la corrupción es cuando el pecado entra en tu conciencia y no te deja lugar ni siquiera para el aire, todo se convierte en pecado: esto es corrupción".

***

"Y también nosotros somos pueblo de Dios y conocemos bien cómo es nuestro corazón; y cada día debemos retomar el camino para no resbalar lentamente hacia los ídolos, hacia las fantasías, hacia la mundanidad, hacia la infidelidad".

***

"En el corazón del hombre, siempre está esta inquietud: no está satisfecho de Dios, del amor fiel. Y así el corazón del hombre está siempre inclinado hacia la infidelidad: esta es la tentación".

***

"También a nosotros Jesús nos dice: ‘Levántate, toma tu vida como es, bonita, fea y ve adelante. No tengas miedo, ve adelante. Es tu vida, es tu alegría'. La primera pregunta que el Señor plantea a todos, hoy, es por tanto: ‘¿Quieres sanar?'. Y si la respuesta es ‘Sí, Señor', Jesús exhorta: ‘¡Levántate!'".

***

"La pereza es ese vivir por vivir, es ese no tener ganas de ir adelante, no tener ganas de hacer algo en la vida: es el haber perdido la memoria de la alegría".

***

"¡Ay del pueblo que se olvida de ese estupor del primer encuentro con Jesús! Es el estupor descrito también en el Evangelio -‘las multitudes fueron tomadas por sorpresa'- que abre las puertas a la Palabra de Dios".

***

"Cuando nosotros no nos paramos a escuchar la voz del Señor terminamos por alejarnos, nos alejamos del Él, damos la espalda. Una actitud que conlleva consecuencias: si no se escucha la voz del Señor, escuchamos otras voces. Y de tanto cerrar los oídos, nos convertimos en sordos a la Palabra de Dios".

***

“No vayamos a los numerosos sepulcros que hoy te prometen algo, belleza, y luego no te dan nada. ¡Él está vivo! ¡No busquemos entre los muertos al que vive!”.

***

"Tenemos necesidad de escuchar y acordarnos recíprocamente la pregunta del ángel. Esta pregunta, ‘¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?', nos ayuda a salir de nuestros espacios de tristeza y nos abre a los horizontes de la alegría y de la esperanza".

***

"Jesús no está en el sepulcro, es el Resucitado. Él es el Viviente, Aquel que siempre renueva su cuerpo que es la Iglesia, y lo hace caminar atrayéndolo hacia Él".

***

"¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? Esta pregunta nos hace superar la tentación de mirar hacia atrás, a lo que pasó ayer, y nos impulsa hacia adelante, hacia el futuro".

***

  "Jesús se entregó voluntariamente a la muerte para corresponder al amor de Dios Padre, en perfecta unión con su voluntad, para demostrar su amor por nosotros. Cada uno de nosotros puede decir: ‘Me amó y se entregó por mí. Cada uno puede decir esto: por mí'".

***

"Mostremos la alegría de ser hijos de Dios, la libertad que nos da el vivir en Cristo, miremos a la Patria celestial. Es un valioso servicio que debemos dar a este mundo nuestro, que a menudo no logra ya elevar la mirada hacia Dios".

***

"A quien nos pida razón de la esperanza que está en nosotros, indiquemos al Cristo resucitado. Indiquémoslo con el anuncio de la Palabra, pero sobre todo con nuestra vida de resucitados".

***

"El Señor resucitado es la esperanza que nunca decae, que no defrauda. Nuestra esperanza de cristianos es fuerte, segura, sólida en esta tierra, donde Dios nos ha llamado a caminar, y está abierta a la eternidad, porque está fundada en Dios, que es siempre fiel.

***

"Con la resurrección de Jesús, acontece algo absolutamente nuevo: somos liberados de la esclavitud del pecado y nos convertimos en hijos de Dios, es decir, somos generados a una vida nueva".

***

"La Semana Santa es un tiempo de gracia que el Señor nos dona para abrir las puertas de nuestro corazón, de nuestra vida, de nuestras parroquias, y salir al encuentro de los demás, hacernos nosotros cercanos para llevar la luz y la alegría de nuestra fe".

***

"Vivir la Semana Santa es entrar cada vez más en la lógica de Dios, en la lógica de la Cruz, que no es ante todo aquella del dolor y de la muerte, sino la del amor y del don de sí que trae vida. Es entrar en la lógica del Evangelio".

***

"Vivir la Semana Santa siguiendo a Jesús quiere decir aprender a salir de nosotros mismos para ir al encuentro de los demás, sobre todo aquellos más lejanos, aquellos que son olvidados, que tienen más necesidad de comprensión, de consolación, de ayuda".

***

"Yo puedo perdonar solamente si me siento perdonado. Si tú no tienes conciencia de ser perdonado nunca podrás perdonar, nunca".

***

"Para entrar en el misterio del perdón debemos avergonzarnos. Pero, no podemos solos, la vergüenza es una gracia: ‘Señor, que yo tenga vergüenza de lo que he hecho'. Y así la Iglesia se pone ante este misterio del pecado y nos hace ver la salida, la oración, el arrepentimiento y la vergüenza".

***

"A todos los cristianos, finalmente, José done la fidelidad que generalmente crece en una actitud adecuada, crece en el silencio y crece en la ternura que es capaz de custodiar las propias debilidades y las de los otros".

***

"Que José dé a los jóvenes -porque él era joven- la capacidad de soñar, de arriesgar y tomar las tareas difíciles que han visto en los sueños".

***

"Que José nos dé a todos nosotros la capacidad de soñar, porque cuando soñamos cosas grandes, cosas bonitas, nos acercamos al sueño de Dios, las cosas que Dios sueña para nosotros".

***

"Me gusta pensar en José como el guardián de las debilidades, también de nuestras debilidades. De hecho él es capaz de hacer nacer muchas cosas bonitas de nuestras debilidades, de nuestros pecados. Él es guardián de las debilidades para que se conviertan en firmes en la fe".

***

"Habitualmente el pecador, si se arrepiente, vuelve atrás; el corrupto difícilmente, porque está cerrado en sí mismo".

***

"Es bueno preguntarse si el drama de tanta gente entra en mi corazón o si soy exactamente como ese rico del cual habla el Evangelio, en cuyo corazón Lázaro jamás entró, del cual tenían más piedad los perros. Y si yo fuese así como ese rico, estaría en camino del pecado a la corrupción".

***

"Nuestro corazón nos traiciona si nosotros no estamos atentos, si no estamos en vigilancia continua, si somos perezosos, si vivimos con ligereza. Y este camino es un camino peligroso, es un camino resbaladizo, cuando me fío solamente de mi corazón: porque es traicionero, es peligroso".

***

"Esta opción, entre estas dos formas de vida que se convierten luego en pilares de vida, viene del corazón: la fecundidad del hombre que confía en el Señor y la esterilidad del hombre que confía en sí mismo, en sus cosas, en su mundo, en sus fantasías o también en sus riquezas, en su poder".

***

  "Convertirse no es ir donde un hada que con la varita mágica nos convierte: ¡no! Es un camino. Es un camino de alejarse y de aprender. Es un camino que requiere valentía para alejarse del mal, y humildad para aprender a hacer el bien. Y que, sobre todo, necesita cosas concretas".

***

"La mejor manera de poner en su lugar al ser humano, y de acabar con su pretensión de ser un dominador absoluto de la tierra, es volver a proponer la figura de un Padre creador y único dueño del mundo, porque de otro modo el ser humano tenderá siempre a querer imponer a la realidad sus propias leyes e intereses".

***

"No podemos sostener una espiritualidad que olvide al Dios todopoderoso y creador. De ese modo, terminaríamos adorando otros poderes del mundo, o nos colocaríamos en el lugar del Señor, hasta pretender pisotear la realidad creada por Él sin conocer límites".

***

"Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje".

***

“Se vuelve indispensable crear un sistema normativo que incluya límites infranqueables y asegure la protección de los ecosistemas, antes que las nuevas formas de poder derivadas del paradigma tecnoeconómico terminen arrasando no solo con la política sino también con la libertad y la justicia”.

***

"Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana. No hay fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos, y por eso mismo tampoco hay espacio para la globalización de la indiferencia".

***

"La tierra de los pobres del Sur es rica y poco contaminada, pero el acceso a la propiedad de los bienes y recursos para satisfacer sus necesidades vitales les está vedado por un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso".

***

"Un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres".

***

“El ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, y no podremos afrontar adecuadamente la degradación ambiental si no prestamos atención a causas que tienen que ver con la degradación humana y social”.

***

"El escándalo es decir una cosa y hacer otra; es la doble vida".

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis