Italiano Español Nederlands Français
Home
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo




"Los chicos hoy día vienen sin raíces; no tienen raíces porque no las asumen, porque no tienen tiempo de asumirlas, no las dejan crecer, no las dejan consolidar, porque viven continuamente en esta ‘liquidez' de cultura".

***

"Educar es hacer madurar a la persona mediante los tres lenguajes: el lenguaje de las ideas, el lenguaje del corazón y el lenguaje de las manos, y que haya armonía entre los tres, es decir, que nuestros alumnos sientan lo que piensen y hagan lo que piensan y sienten".

***

"Educar en este momento es muy serio. Es un desafío grande, porque el pacto educativo entre escuela, familia y los jóvenes está roto. Entonces, reconstruir ese pacto educativo es fundamental".

***

"¡Cuántas veces con tristeza entramos en un templo -pensemos en una parroquia, un obispado- y no sabemos si estamos en la casa de Dios o en un supermercado! Allí hay comercio, incluso está la lista de precios para los sacramentos. Falta la gratuidad".

***

"Si tú custodias aquel templo que es el enfermo, el encarcelado, el necesitado y el hambriento, también tu corazón será más semejante a aquel de Jesús. Exactamente por eso, custodiar el templo significa servicio".

***

    "San Juan Crisóstomo regañaba a quienes hacían tantas ofrendas para adornar, para embellecer el templo físico y no se ocupaban de los necesitados. ¡Reprendía! Y decía: ‘No, esto no va bien. Primero el servicio, después las decoraciones'".

***

"El templo de Dios más importante es nuestro corazón, nuestra alma. San Pablo nos dice: ‘Ustedes son templo del Espíritu Santo'. Porque dentro de nosotros habita el Espíritu Santo".

  ***

"Cuando entramos en la iglesia para celebrar la Misa pensemos esto: entro en el calvario, donde Jesús da su vida por mí. Y así desaparece el espectáculo, desaparecen las charlas, los comentarios y estas cosas que nos alejan de esto tan hermoso que es la Misa, el triunfo de Jesús".

***

    "Esto es la Misa: entrar en esta pasión, muerte, resurrección y ascensión de Jesús; cuando vamos a Misa es si como fuéramos al calvario, lo mismo".  

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis