Italiano Español Nederlands Français
Home arrow Papa Francisco
Advertisement
Imprimir Enviar a un amigo


 

 

   "Así crecen las enemistades entre nosotros: comienzan con una pequeña cosa, unos celos, una envidia y luego esto crece y nosotros vemos la vida solamente desde ese punto y esa paja se convierte para nosotros en una viga. Tanto que luego nuestra vida gira entorno a eso, y eso destruye el vínculo de hermandad".

***

  "En la tentación no se dialoga, se reza: ‘Ayuda, Señor, soy débil, no quiero esconderme de ti'".

***

"La tentación te lleva a esconderte del Señor y tú te vas con tu culpa, con tu pecado, con tu corrupción, lejos del Señor. A ese punto es necesaria la gracia de Jesús para volver y pedir perdón, como hizo el hijo pródigo".

***

"La corrupción comienza desde lo poco, con el diálogo, precisamente como sucede con Eva que se siente segura con la serpiente: ‘Pero no, no es verdad que te hará mal este fruto, cómelo, es bueno, es poca cosa, nadie se dará cuenta. Y así, poco a poco, se cae en el pecado, se cae en la corrupción".

***

"La serpiente, el diablo es astuto: no se puede dialogar con el diablo. Por otro lado, todos nosotros sabemos qué son las tentaciones, todos sabemos porque todos las tenemos: ¡muchas tentaciones de vanidad, de soberbia, de codicia, de avaricia, muchas! Pero todas empiezan cuando nos decimos: pero, se puede, se puede...".

***

"El diablo es un mal pagador, no paga bien: es un estafador, te lo promete todo y te deja desnudo. Cierto, también Jesús terminó desnudo, pero en la cruz, por obediencia al Padre: otro camino".

***

"Cuando el diablo engaña a una persona lo hace con el diálogo, trata de dialogar. Es precisamente eso lo que trata de hacer también con Jesús".

***

"Esta es la peculiaridad de la mirada de Jesús. Jesús no masifica a la gente: Jesús mira a cada uno".

***

"La fuerza más grande de la Iglesia hoy está en las pequeñas Iglesias, con poca gente, perseguidas, con sus obispos en la cárcel. Esta es nuestra gloria hoy y nuestra fuerza hoy. Una Iglesia sin mártires, es una Iglesia sin Jesús".

***

"Los mártires son los que llevan adelante a la Iglesia; son los que sostienen a la Iglesia, que la han sostenido y la sostienen hoy. Y existen más hoy que en los primeros siglos, aunque los medios de comunicación no lo dicen porque no son noticia: muchos cristianos del mundo hoy son bienaventurados porque son perseguidos, insultados, encarcelados".

***

"Esperar significa aprender a vivir en la espera. Aprender a vivir en la espera y encontrar la vida. Solo un pobre sabe esperar. Quien está ya lleno de sí y de sus bienes, no sabe poner la propia confianza en nadie más que en sí mismo".

***

"La esperanza cristiana es la espera de algo que ya ha sido cumplido y que realmente se realizará para cada uno de nosotros".

***

"Cada vez que nos encontramos frente a nuestra muerte, o a la de un ser querido, sentimos que nuestra fe es probada. Surgen todas nuestras dudas, toda nuestra fragilidad, y nos preguntamos: ‘¿Pero realmente habrá vida después de la muerte...?'"

***

"No somos nosotros los que podemos enseñar a Dios lo que debe hacer, es decir, lo que necesitamos. Él lo sabe mejor que nosotros, y tenemos que fiarnos, porque sus caminos y sus pensamientos son muy diferentes a los nuestros".

***

"Nosotros pedimos al Señor vida, salud, afectos, felicidad; y es justo hacerlo, pero en la conciencia de que Dios sabe sacar vida incluso de la muerte, que se puede experimentar la paz también en la enfermedad, y que puede haber serenidad también en la soledad y felicidad también en el llanto".

***

"No pongamos nunca condiciones a Dios y dejemos que la esperanza venza a nuestros temores. Fiarse de Dios quiere decir entrar en sus diseños sin pretender nada, también aceptando que su salvación y su ayuda lleguen a nosotros de forma diferente de nuestras expectativas".

***

“El Señor es Dios de salvación, sea cual sea la forma que tome. Es salvación liberar de los enemigos y hacer vivir, pero, en sus planes impenetrables, puede ser salvación también entregar a la muerte”.

*** 

"¡Cuántas veces nosotros llegamos a situaciones límite donde no sentimos ni siquiera la capacidad de tener confianza en el Señor!, es una tentación fea. Y, paradójicamente, parece que, para huir de la muerte, no queda otra cosa que entregarse a las manos de quien mata".

***

“Bajo la misericordia divina, y aún más a la luz del misterio pascual, la muerte puede convertirse, como ha sido para San Francisco de Asís, en nuestra hermana muerte y representar, para cada hombre y para cada uno de nosotros, la sorprendente ocasión de conocer la esperanza y de encontrar al Señor”.

***

"Confiando en el Señor nos hacemos como Él, su bendición nos transforma en sus hijos, que comparten su vida. La esperanza en Dios nos hace entrar, por así decir, en el radio de acción de su recuerdo, de su memoria que nos bendice y nos salva".

***

"A la esperanza en un Señor de la vida que con su Palabra ha creado el mundo y conduce nuestras existencias, se contrapone la confianza en ídolos mudos que confunden la mente y el corazón, y en vez de favorecer la vida conducen a la muerte".

***

"Estamos muchas veces más contentos de la efímera esperanza que te da este falso ídolo, que la gran esperanza segura que nos da el Señor".

***

“El hombre, imagen de Dios, se fabrica un dios a su propia imagen, y es también una imagen mal conseguida: no siente, no actúa, y sobre todo no puede hablar. Pero, nosotros estamos más contentos de ir a los ídolos que ir al Señor”.

***

“Estamos tentados de buscar consuelos también efímeros, que parecen llenar el vacío de la soledad y calmar el cansancio del creer. Y pensamos poder encontrarlos en la seguridad que puede dar el dinero, en las alianzas con los poderosos, en la mundanidad, en las falsas ideologías”.

***

"La fe es fiarse de Dios, pero viene el momento en el que, encontrándose con las dificultades de la vida, el hombre experimenta la fragilidad de esa confianza y siente la necesidad de certezas diferentes, de seguridades tangibles, concretas".

***

"La Sagrada Escritura nos pone en guardia contra las falsas esperanzas que el mundo nos presenta, desenmascarando su inutilidad y mostrando la insensatez. Y lo hace sobre todo denunciando la falsedad de los ídolos en los que el hombre está continuamente tentado de poner su confianza, haciéndoles el objeto de su esperanza".

***

"Si no puedo decir palabras así, con el llanto, con el dolor, mejor el silencio; la caricia, el gesto y nada de palabras. Muchas veces, en nuestra vida, las lágrimas siembran esperanza, son semillas de esperanza".

***

"Para hablar de esperanza a quien está desesperado, es necesario compartir su desesperación; para secar una lágrima del rostro de quien sufre, es necesario unir al suyo nuestro llanto. Solo así nuestras palabras pueden ser realmente capaces de dar un poco de esperanza".

***

"La esperanza no es la certeza que te pone a salvo ante la duda y la perplejidad. La esperanza es también no tener miedo de ver la realidad por lo que es y aceptar las contradicciones".

***

"La esperanza abre nuevos horizontes, hace capaz de soñar aquello que ni siquiera es imaginable. La esperanza hace entrar en la oscuridad de un futuro incierto para caminar en la luz. Es bonita la virtud de la esperanza; nos da tanta fuerza para caminar en la vida".

***

"Quien confía en sus propias seguridades, sobre todo materiales, no espera la salvación de Dios. Pero hagamos entrar esto en la cabeza: nuestras propias seguridades no nos salvarán. Solamente la seguridad que nos salva es aquella de la esperanza en Dios".

***

"La esperanza jamás está detenida, la esperanza siempre está en camino y nos hace caminar".

***

"El mal no triunfará para siempre, hay un fin al dolor. La desesperación es vencida porque Dios está entre nosotros".

***

"Cuando parece que todo ha terminado, cuando, frente a tantas realidades negativas, la fe se hace cansada y viene la tentación de decir que nada tiene sentido, aquí está sin embargo la buena noticia: Dios está viniendo a realizar algo nuevo, a instaurar un reino de paz".

***

"Cada uno sabe en qué desierto camino, cualquiera que sea el desierto de nuestras vidas, se convertirá en un jardín florecido. La esperanza no decepciona".

***

"La esperanza no decepciona. ¡El optimismo defrauda, la esperanza no!".

***

"Contemplar al Niño-Dios es una invitación a volver a las fuentes y raíces de nuestra fe. En Jesús la fe se hace esperanza, se vuelve fermento y bendición: Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría".

***

"Hemos creado una cultura que, por un lado, idolatra la juventud queriéndola hacer eterna pero, paradójicamente, hemos condenando a nuestros jóvenes a no tener un espacio de real inserción, ya que lentamente los hemos ido marginando de la vida pública".

***

"Mirar el pesebre es descubrir como Dios se involucra involucrándonos, haciéndonos parte de Su obra, invitándonos a asumir el futuro que tenemos por delante con valentía y decisión".

***

"Mirar el pesebre es animarnos a asumir nuestro lugar en la historia sin lamentarnos ni amargarnos, sin encerrarnos o evadirnos, sin buscar atajos que nos privilegien".

***

"Nos detenemos frente al pesebre, para dar gracias por todos los signos de la generosidad divina. Acción de gracias que no quiere ser nostalgia estéril o recuerdo vacío del pasado idealizado y desencarnado, sino memoria viva que ayude a despertar la creatividad personal y comunitaria porque sabemos que Dios está con nosotros".

***

"Dios viene Él mismo a romper la cadena del privilegio que siempre genera exclusión, para inaugurar la caricia de la compasión que genera la inclusión, que hace brillar en cada persona la dignidad para la que fue creado".

***

“En Jesucristo, Dios no se disfrazó de hombre, se hizo hombre y compartió en todo nuestra condición. Lejos de estar encerrado en un estado de idea o de esencia abstracta, quiso estar cerca de todos aquellos que se sienten perdidos, avergonzados, heridos, desahuciados, desconsolados o acorralados”.

***

“Dejémonos interpelar y convocar por Jesús, vayamos a Él con confianza, desde aquello en lo que nos sentimos marginados, desde nuestros límites, desde nuestros pecados. Dejémonos tocar por la ternura que salva”.

 ***

“Hay una línea directa que une el pesebre y la cruz, donde Jesús será pan partido: es la línea directa del amor que se da y nos salva, que da luz a nuestra vida, paz a nuestros corazones”.

 ***

“Jesús nace en Belén, que significa casa del pan. Parece que nos quiere decir que nace como pan para nosotros; viene a la vida para darnos su vida; viene a nuestro mundo para traernos su amor. No viene a devorar y a mandar, sino a nutrir y servir”.

***

“Jesús nace rechazado por algunos y en la indiferencia de la mayoría. También hoy puede darse la misma indiferencia, cuando Navidad es una fiesta donde los protagonistas somos nosotros en vez de Él; cuando las luces del comercio arrinconan en la sombra la luz de Dios; cuando nos afanamos por los regalos y permanecemos insensibles ante quien está marginado”.

*** 

 “Para encontrar a Dios hay que hacerse pequeño. El Niño que nace nos interpela: nos llama a dejar los engaños de lo efímero para ir a lo esencial, a renunciar a nuestras pretensiones insaciables, a abandonar las insatisfacciones permanentes y la tristeza ante cualquier cosa que siempre nos faltará”.   

 ***

“Dios no aparece en la sala noble de un palacio real, sino en la pobreza de un establo; no en los fastos de la apariencia, sino en la sencillez de la vida; no en el poder, sino en una pequeñez que sorprende”.

***

“Si queremos celebrar la verdadera Navidad, contemplemos este signo: la sencillez frágil de un niño recién nacido, la dulzura al verlo recostado, la ternura de los pañales que lo cubren. Allí está Dios”.

  ***

“En este tiempo de Adviento estamos llamados a ensanchar los horizontes de nuestro corazón, a dejarnos sorprender por la vida que se presenta cada día con sus novedades. Para hacer esto es necesario aprender a no depender de nuestras seguridades, de nuestros esquemas consolidados, porque el Señor viene a la hora que no nos imaginamos”.

***

“Este encuentro con el Señor que viene por nosotros es una invitación a la vigilancia, porque no sabiendo cuando Él vendrá, es necesario estar preparados siempre para partir”.

***

"Si nos dejamos condicionar y dominar por las cosas de este mundo, no podemos percibir que hay algo mucho más importante: nuestro encuentro final con el Señor. Y las cosas de cada día deben tener ese horizonte".

***

“De la relación con el Dios que viene deriva una invitación a la sobriedad, a no ser dominados por las cosas de este mundo, por las realidades materiales, sino más bien a gobernarlas”.

*** 

“El Evangelio, quiere abrirnos a una dimensión más grande, que por una parte relativiza las cosas de cada día, pero al mismo tiempo las hace preciosas, decisivas. La relación con el Dios que viene a visitarnos da a cada gesto, a cada cosa una luz diversa, una profundidad, un valor simbólico”.

***

“Siempre nos impresiona pensar en las horas que preceden a una gran calamidad: todos están tranquilos, hacen las cosas de siempre sin darse cuenta de que su vida está a punto de ser alterada. El Evangelio ciertamente no quiere darnos miedo, sino abrir nuestro horizonte a la dimensión ulterior”.

 

***

“A pesar de nuestros pecados y los tremendos desafíos que tenemos delante, no perdamos la esperanza: El Creador no nos abandona, no se arrepiente de habernos creado porque se ha unido definitivamente a nuestra tierra, y su amor siempre nos lleva a encontrar nuevos caminos”.

***

“Como obra de misericordia corporal, el cuidado de la casa común necesita simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor”.

***

“Como obra de misericordia espiritual, el cuidado de la casa común precisa de la contemplación agradecida del mundo que nos permite descubrir a través de cada cosa alguna enseñanza que Dios nos quiere transmitir”.

***

“Cambiar de ruta significa respetar escrupulosamente el mandamiento originario de preservar la creación de todo mal. Una pregunta puede ayudarnos a no perder de vista el objetivo: ¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?”.

***

“La economía y la política, la sociedad y la cultura, no pueden estar dominadas por una mentalidad del corto plazo y de la búsqueda de un inmediato provecho financiero o electoral. Por el contrario, estas deben ser urgentemente reorientadas hacia el bien común, que incluye la sostenibilidad y el cuidado de la creación”.

***

“Arrepintámonos del mal que estamos haciendo a nuestra casa común, como personas, inducidos por un deseo desordenado de consumir, y como partícipes de un sistema que ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo, sin pensar en la exclusión social o la destrucción de la naturaleza”.

***

"En la medida en que todos generamos pequeños daños ecológicos, estamos llamados a reconocer nuestra contribución -pequeña o grande- a la desfiguración y destrucción de la creación. Este es el primer paso en el camino de la conversión".

***

"Para el creyente, el mundo no se contempla desde fuera sino desde dentro, reconociendo los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres".

***

"Comprometámonos a realizar pasos concretos en el camino de la conversión ecológica, que pide una clara toma de conciencia de nuestra responsabilidad con nosotros mismos, con el prójimo, con la creación y con el Creador".

***

"Dios nos ha dado la tierra para cultivarla y guardarla (cf. Gen 2, 15) con respeto y equilibrio. Cultivarla demasiado ‒esto es abusando de ella de modo miope y egoísta‒, y guardarla poco es pecado".

***

"Dios siempre está con amor: o para corregirnos o para invitarnos a cenar o para ser invitado. Está para decirnos: ‘Despiértate. Abre. Baja'. De aquí la invitación conclusiva, para que cada cristiano se pregunte: ¿Yo sé distinguir en mi corazón cuándo me dice el Señor ‘despiértate, abre, baja?'".

***

"Es importante esa capacidad de escuchar cuando el Señor llama a nuestra puerta, porque quiere darnos algo bueno, quiere entrar a nuestra casa. Lamentablemente hay cristianos que no se dan cuenta cuando el Señor llama. Todos los ruidos son los mismos para ellos".

***

“Por tanto, el Señor está delante del tibio y le dice: ‘¡Despiértate, corrígete!’. Lo hace para ayudarnos a convertirnos”.

***

"Descubrir otra riqueza, la que puede dar el Señor. No esa riqueza del alma que tú crees tener porque eres bueno, haces todo bien, todo tranquilo; sino la que viene de Dios, que siempre lleva una cruz, siempre lleva una tempestad, siempre lleva algo de inquietud en el alma".

***

"A quien se lamenta: ‘Pero, yo no hago mal a nadie, estoy tranquilo', se puede recordar: ¡Tampoco haces el bien! La respuesta del Señor es dura, parece un insulto; pero Él lo hace por amor. De hecho poco después se lee: ‘Yo, a todos los que amo, los reprendo y los educo'".

***

“Cuando en el alma de una Iglesia, de una familia, de una comunidad, de una persona, todo está siempre tranquilo, allí no está Dios. Estemos atentos a no caminar así en la vida cristiana”.

***

"¿Qué piensa un tibio para merecerse tanta dureza? Esto se lee en el pasaje de la Escritura: piensa que es rico. De hecho es seguro: ‘Me he enriquecido y no necesito nada. Estoy tranquilo'. Es víctima, es decir, de esa tranquilidad que engaña".

***

 “Ser tibio es la situación que se encuentra cuando el calor entra en la Iglesia, en una comunidad, en una familia cristiana y se escucha decir: ‘No, no, todo tranquilo, aquí todo bien, somos creyentes, hacemos las cosas bien’; cuando todo es almidonado y sin consistencia y con la primera lluvia se disuelve”.

***

"¡Ojalá fueras malo! Esto es peor. Estás muerto. Y de hecho el Señor usa palabras fuertes: ‘Porque eres así agua tranquila, que no se mueve, porque eres tibio, voy a vomitarte de mi boca'".

***

"El reproche que se encuentra en el libro del Apocalipsis (3, 1-6.14-22) se encuentra por todos lados. De hecho se puede aplicar a todos esos cristianos que no son ni fríos, ni calientes: son tibios. Son aguas tranquilas, siempre. Al Señor que les reprende, ellos preguntan: ‘¿Pero por qué me reprendes, Señor? Yo no soy malo'".

***

"Tanto los residuos industriales como los productos químicos utilizados en las ciudades y en el agro pueden producir un efecto de bioacumulación en los organismos de los pobladores de zonas cercanas. Muchas veces se toman medidas solo cuando se han producido efectos irreversibles para la salud de las personas".

***

"La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería".

***

"Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos de ellos no biodegradables: residuos domiciliarios y comerciales, residuos de demolición, residuos clínicos, electrónicos e industriales, residuos altamente tóxicos y radioactivos".

***

 “La tecnología que, ligada a las finanzas, pretende ser la única solución de los problemas, de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, y por eso a veces resuelve un problema creando otros”.

***

"Existen formas de contaminación que afectan cotidianamente a las personas. La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras".

***

 “Se advierte una creciente sensibilidad con respecto al ambiente y al cuidado de la naturaleza, y crece una sincera y dolorosa preocupación por lo que está ocurriendo con nuestro planeta”.

***

 “Se advierte una creciente sensibilidad con respecto al ambiente y al cuidado de la naturaleza, y crece una sincera y dolorosa preocupación por lo que está ocurriendo con nuestro planeta”.

***

“El cambio es algo deseable, pero se vuelve preocupante cuando se convierte en deterioro del mundo y de la calidad de vida de gran parte de la humanidad”.

***

“Las actitudes que obstruyen los caminos de solución, aun entre los creyentes, van de la negación del problema a la indiferencia, la resignación cómoda o la confianza ciega en las soluciones técnicas”.

***

“Lamentablemente, muchos esfuerzos para buscar soluciones concretas a la crisis ambiental suelen ser frustrados no solo por el rechazo de los poderosos, sino también por la falta de interés de los demás”.

***

 “Sabemos que las cosas pueden cambiar. El Creador no nos abandona, nunca hizo marcha atrás en su proyecto de amor, no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común”.

***

“San Francisco, fiel a la Escritura, nos propone reconocer la naturaleza como un espléndido libro en el cual Dios nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad. El mundo es algo más que un problema a resolver, es un misterio gozoso que contemplamos con jubilosa alabanza”.

***

“Si nos acercamos a la naturaleza y al ambiente sin esta apertura al estupor y a la maravilla, nuestras actitudes serán las del dominador, del consumidor o del mero explotador de recursos, incapaz de poner un límite a sus intereses inmediatos”.

***

“El ambiente natural está lleno de heridas producidas por nuestro comportamiento irresponsable. Todas ellas se deben en el fondo al mismo mal, es decir, a la idea de que no existen verdades indiscutibles que guíen nuestras vidas, por lo cual la libertad humana no tiene límites”.

***

“El libro de la naturaleza es uno e indivisible, e incluye el ambiente, la vida, la sexualidad, la familia, las relaciones sociales, y otros aspectos. Por consiguiente, la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana”.

***

“El auténtico desarrollo humano posee un carácter moral y supone el pleno respeto a la persona humana, pero también debe prestar atención al mundo natural y tener en cuenta la naturaleza de cada ser y su mutua conexión en un sistema ordenado”

***

“Toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad”

***

“La destrucción del ambiente humano es algo muy serio, porque Dios no solo le encomendó el mundo al ser humano, sino que su propia vida es un don que debe ser protegido de diversas formas de degradación”.

***

Olvidamos que nosotros mismos somos tierra. Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura”.

***

“La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que gime y sufre dolores de parto”.

***

"Repasemos un poco la historia de los violentos, de los poderosos... Es tan sencillo: los mismos gusanos que nos comerán a nosotros, se los comerán a ellos; ¡los mismos! Al final seremos todos iguales".

***

“Siempre buscamos alguna cosilla para pelear. Pero al final, pelear cansa y no se puede vivir así. Es mejor dejar pasar, perdonar, hacer de cuenta que no se ven las cosas… no pelear continuamente”.

***

"¡Cuántas veces la gente tiene confianza en una persona o en otra y esta trama el mal para destruirla, para ensuciarla, para desacreditarla!".

***

“Jamás postergar el bien. El bien no tolera el frigorífico, es decir, no se debe conservar; el bien es hoy, y si tú no lo haces hoy, mañana no existirá. No ocultar el bien para mañana: este ‘vete, vuelve a pasar, te lo daré mañana’, oculta fuertemente la luz”.

***

“No digas a tu prójimo: Sí, vete, vete, vete... vuelve a pasar, te lo daré mañana. Si posees ahora lo que él te pide –y este es un argumento tan fuerte, en la Biblia–, no hagas esperar al necesitado; no pagues el salario al día siguiente”.

***

"Si puedes hacer algo bueno, haz el bien. Y todos tienen el derecho de recibir el bien, porque todos somos hijos del Padre que nos da el bien. Por el contrario, aquella persona que no hace el bien, pudiendo hacerlo, cubre la luz que se vuelve oscura".

***

 “Si cubres la luz del Bautismo, te vuelves tibio o sencillamente un cristiano solo de nombre”.

***

"Custodiar la luz es custodiar algo que nos ha sido dado como un don, y si nosotros somos luminosos, somos luminosos en este sentido; por haber recibido el don de la luz en el día del Bautismo".

***

“Nosotros, en el habla diaria, decimos: ‘Pero, esta es una persona luminosa; esta no es luminosa’. En realidad, en el Evangelio no se habla de esta luminosidad humana. La luz del Señor no es solo simpatía. Hay otra cosa”.

***

"Mirando a María descubrimos que la misma que alababa a Dios porque ‘derribó de su trono a los poderosos' y ‘despidió vacíos a los ricos' (Lc 1, 52.53) es la que pone calidez de hogar en nuestra búsqueda de justicia".

***

“Hay un estilo mariano en la actividad evangelizadora de la Iglesia. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes”.

***

"A la Madre del Evangelio viviente le pedimos que interceda para que esta invitación a una nueva etapa evangelizadora sea acogida por toda la comunidad eclesial. Su excepcional peregrinación de la fe representa un punto de referencia constante para la Iglesia".

***

"Podemos decir que el corazón de Dios se conmueve por la intercesión, pero en realidad Él siempre nos gana de mano, y lo que posibilitamos con nuestra intercesión es que su poder, su amor y su lealtad se manifiesten con mayor nitidez en el pueblo".

***

"Los grandes hombres y mujeres de Dios fueron grandes intercesores. La intercesión es como levadura en el seno de la Trinidad. Es un adentrarnos en el Padre y descubrir nuevas dimensiones que iluminan las situaciones concretas y las cambian".

***

"No hay mayor libertad que la de dejarse llevar por el Espíritu, renunciar a calcularlo y controlarlo todo, y permitir que Él nos ilumine, nos guíe, nos oriente, nos impulse hacia donde Él quiera".

***

"Para mantener vivo el ardor misionero hace falta una decidida confianza en el Espíritu Santo, porque Él viene en ayuda de nuestra debilidad".

***

"Quizás el Señor toma nuestra entrega para derramar bendiciones en otro lugar del mundo donde nosotros nunca iremos. El Espíritu Santo obra como quiere, cuando quiere y donde quiere; nosotros nos entregamos pero sin pretender ver resultados llamativos".

***

“A veces nos parece que nuestra tarea no ha logrado ningún resultado, pero la misión no es un negocio ni un proyecto empresarial, no es tampoco una organización humanitaria, no es un espectáculo para contar cuánta gente asistió; es algo mucho más profundo, que escapa a toda medida”.

***

"El sentido de misterio es saber con certeza que quien se ofrece y se entrega a Dios por amor seguramente será fecundo. Tal fecundidad es muchas veces invisible, inaferrable, no puede ser contabilizada. Uno sabe bien que su vida dará frutos, pero sin pretender saber cómo, ni dónde, ni cuándo".

***

“Dios puede actuar en cualquier circunstancia, también en medio de aparentes fracasos, porque ‘llevamos este tesoro en recipientes de barro’ (2Co 4, 7). Esta certeza es lo que se llama sentido de misterio.

***

"La resurrección de Cristo provoca por todas partes gérmenes de ese mundo nuevo; y aunque se los corte, vuelven a surgir, porque la resurrección del Señor ya ha penetrado la trama oculta de esta historia, porque Jesús no ha resucitado en vano".

***

"La resurrección de Jesús no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección".

***

"Es lindo ser pueblo fiel de Dios. ¡Y alcanzamos plenitud cuando rompemos las paredes y el corazón se nos llena de rostros y de nombres!".

***

“Uno no vive mejor si escapa de los demás, si se esconde, si se niega a compartir, si se resiste a dar, si se encierra en la comodidad. Eso no es más que un lento suicidio".

***

"Solo puede ser misionero alguien que se sienta bien buscando el bien de los demás, deseando la felicidad de los otros".

***

"La tarea evangelizadora enriquece la mente y el corazón, nos abre horizontes espirituales, nos hace más sensibles para reconocer la acción del Espíritu, nos saca de nuestros esquemas espirituales limitados".

***

"Cuando vivimos la mística de acercarnos a los demás y de buscar su bien, ampliamos nuestro interior para recibir los más hermosos regalos del Señor. Cada vez que nos encontramos con un ser humano en el amor, quedamos capacitados para descubrir algo nuevo de Dios".

***

"A veces sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor. Pero Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás".

***

"Para ser evangelizadores de alma también hace falta desarrollar el gusto espiritual de estar cerca de la vida de la gente, hasta el punto de descubrir que eso es fuente de un gozo superior. La misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo".

***

"Si uno no lo descubre a Jesús presente en el corazón mismo de la entrega misionera, pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie".

***

"El verdadero misionero, que nunca deja de ser discípulo, sabe que Jesús camina con él, habla con él, respira con él, trabaja con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera".

***

"No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo solo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Jesús se vuelve mucho más plena y que con Él es más fácil encontrarle un sentido a todo".

***

"No es lo mismo caminar con Jesús que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo".

***

“No se puede perseverar en una evangelización fervorosa si uno no sigue convencido, por experiencia propia, de que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo”.

***

“A veces perdemos el entusiasmo por la misión al olvidar que el Evangelio responde a las necesidades más profundas de las personas, porque todos hemos sido creados para lo que el Evangelio nos propone: la amistad con Jesús y el amor fraterno”.

***

"La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo con amor, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra, vuelve a cautivarnos una y otra vez".

***

"¿Qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer?"

***

"La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más".

***

"En todos los momentos de la historia están presentes la debilidad humana, la búsqueda enfermiza de sí mismo, el egoísmo cómodo y la concupiscencia que nos acecha a todos. Eso está siempre. Entonces, no digamos que hoy es más difícil; es distinto".

***

 “Existe el riesgo de que algunos momentos de oración se conviertan en excusa para no entregar la vida en la misión, porque la privatización del estilo de vida puede llevar a los cristianos a refugiarse en alguna falsa espiritualidad”.

***

"Se debe rechazar la tentación de una espiritualidad oculta e individualista, que poco tiene que ver con las exigencias de la caridad y con la lógica de la Encarnación".

***

"Sin momentos detenidos de adoración, de encuentro orante con la Palabra, de diálogo sincero con el Señor, las tareas fácilmente se vacían de sentido, nos debilitamos por el cansancio y las dificultades, y el fervor se apaga".

***

"Siempre hace falta cultivar un espacio interior que otorgue sentido cristiano al compromiso y a la actividad".

***

"Desde el punto de vista de la evangelización, no sirven ni las propuestas místicas sin un fuerte compromiso social y misionero, ni los discursos y praxis sociales o pastorales sin una espiritualidad que transforme el corazón".

***

"Se trabaja en lo pequeño, en lo cercano, pero con una perspectiva más amplia".

***

"Bisogna sempre allargare lo sguardo per riconoscere un bene più grande che porterà benefici a tutti noi. Però occorre farlo senza evadere, senza sradicamenti".

***

"El todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas. Entonces, no hay que obsesionarse demasiado por cuestiones limitadas y particulares".

***

"La realidad es superior a la idea. Este criterio hace a la encarnación de la Palabra y a su puesta en práctica: ‘En esto conoceréis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne es de Dios' (1 Jn 4, 2)".

***

"Lo que convoca es la realidad iluminada por el razonamiento. Hay que pasar del nominalismo formal a la objetividad armoniosa. De otro modo, se manipula la verdad, así como se suplanta la gimnasia por la cosmética".

***

"La idea -las elaboraciones conceptuales- está en función de la captación, la comprensión y la conducción de la realidad. La idea desconectada de la realidad origina idealismos y nominalismos ineficaces, que a lo sumo clasifican o definen, pero no convocan".

***

"Postular que la realidad es superior a la idea implica evitar diversas formas de ocultar la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracionistas, los proyectos más formales que reales, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría".

***

"Es peligroso vivir en el reino de la sola palabra, de la imagen, del sofisma. De ahí que haya que postular un tercer principio: la realidad es superior a la idea".

***

"Existe también una tensión bipolar entre la idea y la realidad. La realidad simplemente es, la idea se elabora. Entre las dos se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad".

***

"La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una diversidad reconciliada".

***

"El anuncio de paz no es el de una paz negociada, sino la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades. Supera cualquier conflicto en una nueva y prometedora síntesis".

***

"El anuncio de paz no es el de una paz negociada, sino la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades. Supera cualquier conflicto en una nueva y prometedora síntesis".

***

"El anuncio evangélico comienza siempre con el saludo de paz, y la paz corona y cohesiona en cada momento las relaciones entre los discípulos. La paz es posible porque el Señor ha vencido al mundo y a su conflictividad permanente haciendo la paz mediante la sangre de su cruz".

***

"Cristo lo ha unificado todo en sí: cielo y tierra, Dios y hombre, tiempo y eternidad, carne y espíritu, persona y sociedad. La señal de esta unidad y reconciliación de todo en sí es la paz. Cristo es nuestra paz".

***

"Una unidad pluriforme que engendra nueva vida no es apostar por un sincretismo ni por la absorción de uno en el otro, sino por la resolución en un plano superior que conserva en sí las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna".

***

"Hace falta postular un principio que es indispensable para construir la amistad social: la unidad es superior al conflicto".

***

"La manera más adecuada de situarse ante el conflicto es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso".

***

"Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible".

***

"Ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida".

***

"El conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido. Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada. Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad".

***

"La parábola del trigo y la cizaña grafica un aspecto importante de la evangelización, que consiste en mostrar cómo el enemigo puede ocupar el espacio del Reino y causar daño con la cizaña, pero es vencido por la bondad del trigo que se manifiesta con el tiempo".

***

"El Señor mismo en su vida mortal dio a entender muchas veces a sus discípulos que había cosas que no podían comprender todavía y que era necesario esperar al Espíritu Santo".

***

"Se trata de privilegiar las acciones que generan dinamismos nuevos en la sociedad e involucran a otras personas y grupos que las desarrollarán, hasta que fructifiquen en importantes acontecimientos históricos. Nada de ansiedad, pero sí convicciones claras y tenacidad".

***

"Darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios. El tiempo rige los espacios, los ilumina y los transforma en eslabones de una cadena en constante crecimiento, sin caminos de retorno".

***

"Darle prioridad al espacio lleva a enloquecerse por tenerlo todo resuelto en el presente, para intentar tomar posesión de todos los espacios de poder y autoafirmación. Es cristalizar los procesos y pretender detenerlos".

***

"El tiempo es superior al espacio. Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos. Ayuda a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad".

***

"Una paz que no surja como fruto del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia".

***

"El tiempo es superior al espacio. Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos. Ayuda a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad".

***

"La dignidad de la persona humana y el bien común están por encima de la tranquilidad de algunos que no quieren renunciar a sus privilegios. Cuando estos valores se ven afectados, es necesaria una voz profética".

***

“No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana. Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias”.

***

"La defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades".

***

"Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida".

***

"Doblemente pobres son las mujeres que sufren situaciones de exclusión, maltrato y violencia, porque frecuentemente se encuentran con menores posibilidades de defender sus derechos".

***

"Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida".

***

"¿Dónde está tu hermano esclavo? ¿Dónde está ese que estás matando cada día en el taller clandestino, en la red de prostitución, en los niños que utilizas para mendicidad, en aquel que tiene que trabajar a escondidas porque no ha sido formalizado?".

***

"Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. Quisiera que se escuchara el grito de Dios preguntándonos a todos: ‘¿Dónde está tu hermano?'".

***

"Es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente, aunque eso aparentemente no nos aporte beneficios tangibles e inmediatos".

***

"Jesús, el evangelizador por excelencia y el Evangelio en persona, se identifica especialmente con los más pequeños. Esto nos recuerda que todos los cristianos estamos llamados a cuidar a los más frágiles de la Tierra".

***

"Nadie debería decir que se mantiene lejos de los pobres porque sus opciones de vida implican prestar más atención a otros asuntos. Esta es una excusa frecuente en ambientes académicos, empresariales o profesionales, e incluso eclesiales".

***

"El pobre, cuando es amado, es estimado como de alto valor, y esto diferencia la auténtica opción por los pobres de cualquier ideología, de cualquier intento de utilizar a los pobres al servicio de intereses personales o políticos".

***

"El verdadero amor siempre es contemplativo, nos permite servir al otro no por necesidad o por vanidad, sino porque él es bello, más allá de su apariencia".

***

"Nuestro compromiso no consiste exclusivamente en acciones o en programas de promoción y asistencia; lo que el Espíritu moviliza no es un desborde activista, sino ante todo una atención puesta en el otro considerándolo como uno consigo".

***

 “La belleza misma del Evangelio no siempre puede ser adecuadamente manifestada por nosotros, pero hay un signo que no debe faltar jamás: la opción por los últimos, por aquellos que la sociedad descarta y desecha”.

***

"Hay que recordar siempre que el planeta es de toda la humanidad y para toda la humanidad, y que el solo hecho de haber nacido en un lugar con menores recursos o menor desarrollo no justifica que algunas personas vivan con menor dignidad.

***

"Un cambio en las estructuras sin generar nuevas convicciones y actitudes dará lugar a que esas mismas estructuras tarde o temprano se vuelvan corruptas, pesadas e ineficaces".

***

"La posesión privada de los bienes se justifica para cuidarlos y acrecentarlos de manera que sirvan mejor al bien común, por lo cual la solidaridad debe vivirse como la decisión de devolverle al pobre lo que le corresponde".

***

"Hacer oídos sordos al clamor de los pobres, cuando nosotros somos los instrumentos de Dios para escuchar al pobre, nos sitúa fuera de la voluntad del Padre y de su proyecto, porque ese pobre ‘clamaría al Señor contra ti y tú te cargarías con un pecado' (Dt 15, 9)".

***

"Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo".

***

"De nuestra fe en Cristo hecho pobre, y siempre cercano a los pobres y excluidos, brota la preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad".

***

"Amamos este magnífico planeta donde Dios nos ha puesto, y amamos a la humanidad que lo habita, con todos sus dramas y cansancios, con sus anhelos y esperanzas, con sus valores y fragilidades. La tierra es nuestra casa común y todos somos hermanos".

***

"Una auténtica fe -que nunca es cómoda e individualista- siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra".

***

"Nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos".

***

"Sabemos que Dios quiere la felicidad de sus hijos también en esta tierra, aunque estén llamados a la plenitud eterna, porque Él creó todas las cosas para que las disfrutemos, para que todos puedan disfrutarlas".

***

"Las enseñanzas de la Iglesia sobre situaciones contingentes están sujetas a mayores o nuevos desarrollos y pueden ser objeto de discusión, pero no podemos evitar ser concretos para que los grandes principios sociales no se queden en meras generalidades que no interpelan a nadie".

***

"Sabemos que la evangelización no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social del hombre. Se trata del criterio de universalidad, ya que el Padre desea que todos los hombres se salven".

***

"El Reino que se anticipa y crece entre nosotros lo toca todo y nos recuerda aquel principio de discernimiento que Pablo VI proponía con relación al verdadero desarrollo: ‘Todos los hombres y todo el hombre'".

***

"Tanto el anuncio como la experiencia cristiana tienden a provocar consecuencias sociales. Buscamos su Reino: ‘Buscad ante todo el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás vendrá por añadidura'" (Mt 6, 33).

***

"Si la oración del soberbio no llega al corazón de Dios, la humildad del mísero lo abre de par en par. Dios tiene una debilidad: la debilidad por los humildes. Ante un corazón humilde, Dios abre totalmente su corazón".

***

"La soberbia compromete toda acción buena, vacía la oración, aleja de Dios y de los demás. Si Dios prefiere la humildad no es para degradarnos: la humildad es más bien la condición necesaria para ser levantados de nuevo por Él, y experimentar así la misericordia que viene a colmar nuestros vacíos".

***

"Es necesario aprender a encontrar de nuevo el camino hacia nuestro corazón, recuperar el valor de la intimidad y del silencio, porque es allí donde Dios nos encuentra y nos habla. Solo a partir de allí podemos, a su vez, encontrarnos con los demás y hablar con ellos".

***

"No debemos renunciar a la oración incluso si no se obtiene respuesta. La oración conserva la fe, sin la oración la fe vacila. Pidamos al Señor una fe que se convierta en oración incesante, perseverante, una fe que se nutre del deseo de su venida".

***

"No debemos renunciar a la oración incluso si no se obtiene respuesta. La oración conserva la fe, sin la oración la fe vacila. Pidamos al Señor una fe que se convierta en oración incesante, perseverante,  una fe que se nutre del deseo de su venida".

***

"Dios escucha con prontitud a sus hijos, si bien esto no significa que lo haga en los tiempos y en las formas que nosotros quisiéramos. La oración no es una varita mágica. Ella ayuda a conservar la fe en Dios, a encomendarnos a Él incluso cuando no comprendemos la voluntad".

***

"Ningún mensajero y ningún mensaje podrán sustituir a los pobres que encontramos en el camino, porque en ellos nos viene al encuentro el mismo Jesús: ‘Cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis', dice Jesús".

***

"La misericordia de Dios hacia nosotros está relacionada con nuestra misericordia hacia el prójimo; cuando falta esta, también aquella no encuentra espacio en nuestro corazón cerrado, no puede entrar. Si yo no abro de par en par la puerta de mi corazón al pobre, aquella puerta permanece cerrada. También para Dios. Y esto es terrible".

***

"Cuántas veces vemos gente muy apegada a los gatos, a los perros, y después dejan de ayudar al vecino, la vecina que tiene necesidad... Esto no va bien".

***

"La piedad no se debe confundir con la compasión que sentimos por los animales que viven con nosotros; sucede, de hecho, que a veces se tiene este sentimiento hacia los animales, y se permanece indiferentes ante los sufrimientos de los hermanos".

***

"Hoy, debemos estar atentos a no identificar la piedad con el pietismo, considerablemente difundido, que es solo una emoción superficial y ofende la dignidad del otro".

***

"Como la Iglesia es misionera por naturaleza, también brota ineludiblemente de esa naturaleza la caridad efectiva con el prójimo, la compasión que comprende, asiste y promueve".

***

"La Palabra de Dios enseña que en el hermano está la permanente prolongación de la Encarnación para cada uno de nosotros: ‘Lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, lo hicisteis a mí'".

***

"La aceptación del primer anuncio, que invita a dejarse amar por Dios y a amarlo con el amor que Él mismo nos comunica, provoca en la vida de la persona y en sus acciones una primera y fundamental reacción: desear, buscar y cuidar el bien de los demás".

***

"Desde el corazón del Evangelio reconocemos la íntima conexión que existe entre evangelización y promoción humana, que necesariamente debe expresarse y desarrollarse en toda acción evangelizadora".

***

"El misterio de la Trinidad nos recuerda que fuimos hechos a imagen de esa comunión divina, por lo cual no podemos realizarnos ni salvarnos solos".

***

"El kerygma tiene un contenido ineludiblemente social: en el corazón mismo del Evangelio está la vida comunitaria y el compromiso con los otros. El contenido del primer anuncio tiene una inmediata repercusión moral cuyo centro es la caridad".

***

"El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Nosotros no buscamos a tientas ni necesitamos esperar que Dios nos dirija la palabra, porque realmente Dios ha hablado, ya no es el gran desconocido sino que se ha mostrado".

***

"La Iglesia no evangeliza si no se deja continuamente evangelizar. Es indispensable que la Palabra de Dios sea cada vez más el corazón de toda actividad eclesial".

***

"El auténtico acompañamiento espiritual siempre se inicia y se lleva adelante en el ámbito del servicio a la misión evangelizadora. Esto se distingue claramente de todo tipo de acompañamiento intimista, de autorrealización aislada".

***

"Un buen acompañante no consiente los fatalismos o la pusilanimidad. Siempre invita a querer curarse, a cargar la camilla, a abrazar la cruz, a dejarlo todo, a salir siempre de nuevo a anunciar el Evangelio".

***

"El Evangelio nos propone corregir y ayudar a crecer a una persona a partir del reconocimiento de la maldad objetiva de sus acciones, pero sin emitir juicios sobre su responsabilidad y su culpabilidad".

***

"El acompañante sabe reconocer que la situación de cada sujeto ante Dios y su vida en gracia es un misterio que nadie puede conocer plenamente desde afuera".

***

"Para llegar a un punto de madurez, es decir, para que las personas sean capaces de decisiones verdaderamente libres y responsables, es preciso dar tiempo, con una inmensa paciencia".

***

"El acompañamiento sería contraproducente si se convirtiera en una suerte de terapia que fomente este encierro de las personas en su inmanencia y deje de ser una peregrinación con Cristo hacia el Padre".

***

"Algunos se creen libres cuando caminan al margen de Dios, sin advertir que se quedan existencialmente huérfanos. Dejan de ser peregrinos y se convierten en errantes, que giran siempre en torno a sí mismos sin llegar a ninguna parte".

***

El acompañamiento espiritual debe llevar más y más a Dios, en quien podemos alcanzar la verdadera libertad".

***

"Tenemos que darle a nuestro caminar el ritmo sanador de proximidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión pero que al mismo tiempo sane, libere y aliente a madurar en la vida cristiana".

***

"En una civilización paradójicamente herida de anonimato, la Iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario".

***

"Toda la Iglesia espera la venida de Jesús: Jesús regresará. Esta, es la esperanza cristiana".

***

"El cristiano es una mujer, es un hombre de esperanza precisamente porque espera que el Señor regrese".

***

"Nosotros cristianos por la fe, tenemos al Espíritu Santo dentro de nosotros, que nos hace ver y escuchar la verdad de Jesús, que ha muerto por nuestros pecados y ha resucitado. Esto, por lo tanto, es el anuncio de la vida cristiana: ¡Cristo está vivo! Cristo está entre nosotros en la comunidad, nos acompaña en el camino".

***

"El anuncio es: Jesús ha muerto y ha resucitado por nosotros, para nuestra salvación. Jesús está vivo".

***

"Hace bien al corazón de todo cristiano hacer memoria del propio camino y tener claro cómo Dios lo ha conducido hasta aquí, como lo ha llevado de la mano".

***

"En nuestra propia vida personal, debemos hacer memoria de nuestro camino, porque cada uno de nosotros ha hecho un camino, acompañado por Dios, cerca de Dios, cerca del Señor a veces también alejándose del Señor".

***

"Es necesario volver atrás para ver cómo Dios nos ha salvado, recorrer -con el corazón y con la mente- el camino con la memoria y así llegar a Jesús".

***

"Un cristiano se deja guiar, como un niño; se confía en las manos de otro, que no conoce".

***

"Un cristiano debe ir, no permanecer cerrado en sí mismo".

***

"Un cristiano debe estar en pie y con la cabeza erguida".

***

"La humillación es precisamente el camino para abrir el corazón. En efecto, cuando el Señor nos envía humillaciones o permite que lleguen las humillaciones, es precisamente para esto: para que se abra el corazón, para que sea dócil y se convierta al Señor Jesús".

***

"La docilidad al Espíritu es fuente de alegría. He aquí por qué es importante decirse a sí mismo: ‘Yo quisiera hacer algo, esto, pero siento que el Señor me pide otra cosa: la alegría la encontraré allí, donde está la llamada del Espíritu'".

***

"El jefe de la persecución educada, Jesús lo llamó: el príncipe de este mundo. Se puede ver cuando las potencias quieren imponer actitudes, leyes contra la dignidad del Hijo de Dios, persiguen a estos y van contra Dios Creador: es la gran apostasía".

***

"Hay una persecución que le quita al hombre la libertad, ¡también la de la objeción de conciencia! Dios nos ha hecho libres, pero ¡esta persecución te quita la libertad! Y si tú no lo haces, serás castigado: perderás el trabajo y muchas cosas o serás dejado de lado".

***

"Vemos todos los días que las potencias hacen leyes que obligan a ir por este camino y una nación que no sigue estas leyes modernas, cultas o al menos que no quiera tenerlas en su legislación, es acusada, es perseguida educadamente".

***

"Hay otra persecución que se presenta disfrazada de cultura, de modernidad, de progreso: es una persecución educada. Se reconoce cuando el hombre es perseguido no por confesar el nombre de Cristo, sino por querer tener y manifestar los valores del hijo de Dios".

***

"La persecución es una de las características, de los rasgos en la Iglesia, e impregna toda su historia. Y la persecución es cruel".

***

"La persecución es el pan de cada día de la Iglesia".

***

"La historia nos habla de mucha gente que fue asesinada, juzgada, a pesar de que era inocente: juzgada con la Palabra de Dios contra la Palabra de Dios".

***

"El corazón cerrado a la verdad de Dios se aferra solamente a la verdad de la ley, de la letra y no encuentra otra salida que la mentira, el falso testimonio y la muerte".

***

"Los que llevan la Iglesia hacia adelante, son los testigos; los que prueban que Jesús ha resucitado, y dan testimonio con la coherencia de vida y con el Espíritu Santo que han recibido como don".

***

"¿Qué es lo que la Iglesia necesita hoy? De testigos, de mártires, es decir, de los santos de todos los días, los de la vida ordinaria llevada adelante con la coherencia, pero también de quienes tienen el valor de ser testigos hasta el final, hasta la muerte".

***

"Sin el Espíritu no podemos ser testigos. Una característica fundamental es la coherencia".

***

"El testimonio cristiano no es solo del que lo da: el testimonio cristiano, siempre, está en dos. Lo explica el mismo san Pedro: ‘Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo'. Por lo tanto, sin el Espíritu Santo no hay testimonio cristiano".

***

"La coherencia entre la vida y lo que hemos visto y oído, es el inicio del testimonio".

***

"Una predicación positiva siempre da esperanza, orienta hacia el futuro, no nos deja encerrados en la negatividad".

***

"Nunca hay que responder preguntas que nadie se hace; tampoco conviene ofrecer crónicas de la actualidad para despertar interés".

***

"La lectura espiritual de un texto debe partir de su sentido literal. De otra manera, uno fácilmente le hará decir a ese texto lo que le conviene, lo que le sirva para confirmar sus propias decisiones, lo que se adapta a sus propios esquemas mentales".

***

"El Señor quiere usarnos como seres vivos, libres y creativos, que se dejan penetrar por su Palabra antes de transmitirla; su mensaje debe pasar realmente a través del predicador, pero no solo por su razón, sino tomando posesión de todo su ser".

***

 “Antes de preparar concretamente lo que uno va a decir en la predicación, primero tiene que aceptar ser herido por esa Palabra que herirá a los demás, porque es una Palabra viva y eficaz, que como una espada, penetra hasta la división del alma y el espíritu, articulaciones y médulas, y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón”.

***

"Quien quiera predicar, primero debe estar dispuesto a dejarse conmover por la Palabra y a hacerla carne en su existencia concreta. De esta manera, la predicación consistirá en esa actividad tan intensa y fecunda que es comunicar a otros lo que uno ha contemplado".

***

"Hablar de corazón implica tenerlo no solo ardiente, sino iluminado por la integridad de la Revelación y por el camino que esa Palabra ha recorrido en el corazón de la Iglesia y de nuestro pueblo fiel a lo largo de su historia".

***

"El que predica debe reconocer el corazón de su comunidad para buscar dónde está vivo y ardiente el deseo de Dios, y también dónde ese diálogo, que era amoroso, fue sofocado o no pudo dar fruto".

***

"La homilía es la piedra de toque para evaluar la cercanía y la capacidad de encuentro de un Pastor con su pueblo. De hecho, sabemos que los fieles le dan mucha importancia; y ellos, como los mismos ministros ordenados, muchas veces sufren, unos al escuchar y otros al predicar".

***

"Cuando somos nosotros quienes queremos construir la unidad con nuestros planes humanos, terminamos por imponer la uniformidad, la homologación. Esto no ayuda a la misión de la Iglesia".

***

"La diversidad tiene que ser siempre reconciliada con la ayuda del Espíritu Santo; solo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad".

***

"Una verdadera novedad suscitada por el Espíritu no necesita arrojar sombras sobre otras espiritualidades y dones para afirmarse a sí misma. En la medida en que un carisma dirija mejor su mirada al corazón del Evangelio, más eclesial será su ejercicio".

***

"Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos".

***

"Si dejamos que las dudas y temores sofoquen toda audacia, es posible que, en lugar de ser creativos, simplemente nos quedemos cómodos y no provoquemos avance alguno y, en ese caso, no seremos partícipes de procesos históricos con nuestra cooperación, sino simplemente espectadores de un estancamiento infecundo de la Iglesia".

***

"Ser discípulo es tener la disposición permanente de llevar a otros el amor de Jesús y eso se produce espontáneamente en cualquier lugar: en la calle, en la plaza, en el trabajo, en un camino".

***

"Las expresiones de la piedad popular tienen mucho que enseñarnos y, para quien sabe leerlas, son un lugar teológico al que debemos prestar atención, particularmente a la hora de pensar la nueva evangelización".

***

"Cada porción del Pueblo de Dios, al traducir en su vida el don de Dios según su genio propio, da testimonio de la fe recibida y la enriquece con nuevas expresiones que son elocuentes".

***

"Nuestra imperfección no debe ser una excusa; al contrario, la misión es un estímulo constante para no quedarse en la mediocridad y para seguir creciendo".

***

"Todos somos llamados a ofrecer a los demás el testimonio explícito del amor salvífico del Señor, que más allá de nuestras imperfecciones nos ofrece su cercanía, su Palabra, su fuerza, y le da un sentido a nuestra vida".

***

"Todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos discípulos y misioneros, sino que somos siempre discípulos misioneros".

***

"La presencia del Espíritu otorga a los cristianos una cierta connaturalidad con las realidades divinas y una sabiduría que les permite captarlas intuitivamente, aunque no tengan el instrumental adecuado para expresarlas con precisión".

***

"Como parte de su misterio de amor hacia la humanidad, Dios dota a la totalidad de los fieles de un instinto de la fe -el sensus fidei- que los ayuda a discernir lo que viene realmente de Dios".

***

"En todos los bautizados, desde el primero hasta el último, actúa la fuerza santificadora del Espíritu que impulsa a evangelizar".

***

"El Espíritu Santo es quien suscita una múltiple y diversa riqueza de dones, y al mismo tiempo construye una unidad, que nunca es uniformidad sino multiforme armonía que atrae".

***

"Bien entendida, la diversidad cultural no amenaza la unidad de la Iglesia. Es el Espíritu Santo, enviado por el Padre y el Hijo, quien transforma nuestros corazones y nos hace capaces de entrar en la comunión perfecta de la Santísima Trinidad, donde todo encuentra su unidad".

***

"La esperanza es esa virtud humilde, esa virtud que corre bajo el agua de la vida, pero que nos sostiene para no ahogarnos en medio de numerosas dificultades, para no perder ese deseo de encontrar a Dios, de encontrar ese rostro maravilloso que todos un día veremos".

***

"Hoy es el día justo para dar gracias al Señor y preguntarnos: ‘¿Soy hombre o mujer del sí o soy hombre o mujer del no? O ¿soy hombre o mujer que miro un poco hacia otro lado, para no responder?'".

***

"En el sí de María está el sí de toda la historia de la salvación y ahí comienza el último sí del hombre y de Dios".

***

"Todos nosotros, cada día, tenemos que decir sí o no, y pensar si siempre decimos sí o muchas veces nos escondemos, con la cabeza hacia abajo, como Adán y Eva, para no decir no, fingiendo no entender lo que Dios pide".

***

"El segundo signo de la verdadera armonía es el valor. De esta forma, cuando hay armonía en la Iglesia, en la comunidad, hay valor: el valor de testimoniar al Señor resucitado".

***

"La armonía, que solo el Espíritu Santo puede crear, no debe confundirse con la tranquilidad. Tanto que una comunidad puede estar muy tranquila, ir bien pero no estar en armonía".

***

"La verdadera armonía del Espíritu Santo tiene una relación muy fuerte con el dinero: el dinero es enemigo de la armonía, el dinero es egoísta. Y, por esto, el signo que da es que todos daban lo suyo, para que no hubiese necesitados".

***

"Nosotros podemos establecer acuerdos, una cierta paz, pero la armonía es una gracia interior que solo el Espíritu Santo puede crear".

***

"Es el Espíritu quien nos da una nueva identidad, nos da una fuerza y una forma de actuar nuevas. Los renacidos del Espíritu vivían en armonía y la armonía solo la puede dar el Espíritu Santo".

***

"Cuando hemos tocado el fondo de nuestra miseria y de nuestra debilidad, Cristo resucitado nos da la fuerza para volvernos a levantar. ¡Si nos encomendamos a Él, su gracia nos salva! El Señor crucificado y resucitado es la plena revelación de la misericordia, presente y operante en la historia".

***

"Si Cristo ha resucitado, podemos mirar con ojos y corazón nuevos todo evento de nuestra vida, también los más negativos. Los momentos de oscuridad, de fracaso y también de pecado pueden transformase y anunciar un camino nuevo".

***

"Ser apóstoles de misericordia significa tocar y acariciar sus llagas, presentes también hoy en el cuerpo y en el alma de muchos hermanos y hermanas suyos. Al curar estas heridas, confesamos a Jesús, lo hacemos presente y vivo; permitimos a otros que toquen su misericordia y que lo reconozcan como Señor y Dios".

***

"Ante el sufrido grito de misericordia y de paz, escuchamos hoy la invitación esperanzadora que Jesús dirige a cada uno de nosotros: ‘Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo'".

***

"El camino que el Maestro resucitado nos indica es de una sola vía, va en una única dirección: salir de nosotros mismos, salir para dar testimonio de la fuerza sanadora del amor que nos ha conquistado".

***

"Cristo, que con la resurrección venció el miedo y el temor que nos aprisiona, quiere abrir nuestras puertas cerradas y enviarnos".

***

"Cristo, que por amor entró a través de las puertas cerradas del pecado, de la muerte y del infierno, desea entrar también en cada uno para abrir de par en par las puertas cerradas del corazón".

***

"Por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales, con gestos sencillos y fuertes, a veces hasta invisibles, podemos visitar a los necesitados, llevándoles la ternura y el consuelo de Dios".

***

"Todos estamos llamados a ser escritores vivos del Evangelio, portadores de la Buena Noticia a todo hombre y mujer de hoy. Lo podemos hacer realizando las obras de misericordia corporales y espirituales, que son el estilo de vida del cristiano".

***

"El Evangelio de la misericordia continúa siendo un libro abierto, donde se siguen escribiendo los signos de los discípulos de Cristo, gestos concretos de amor, que son el mejor testimonio de la misericordia".

***

"Galilea de los gentiles, horizonte del Resucitado, horizonte de la Iglesia; deseo intenso de encuentro... ¡Pongámonos en camino!".

***

"Volver a Galilea sin miedo no es un volver atrás, no es una nostalgia. Es volver al primer amor, para recibir el fuego que Jesús ha encendido en el mundo, y llevarlo a todos, a todos los extremos de la tierra".

***

"Volver a Galilea significa recuperar la memoria de aquel momento en el que sus ojos se cruzaron con los míos, el momento en que me hizo sentir que me amaba".

***

"En la vida del cristiano, después del bautismo, hay también otra Galilea, una Galilea más existencial: la experiencia del encuentro personal con Jesucristo, que me ha llamado a seguirlo y participar en su misión".

***

"Volver a Galilea significa sobre todo volver allí, a ese punto incandescente en que la Gracia de Dios me tocó al comienzo del camino. Con esta chispa puedo encender el fuego para el hoy, para cada día, y llevar calor y luz a mis hermanos y hermanas".

***

"Galilea es el lugar de la primera llamada, donde todo empezó. Volver allí, volver al lugar de la primera llamada. Jesús pasó por la orilla del lago, mientras los pescadores estaban arreglando las redes. Los llamó, y ellos lo dejaron todo y lo siguieron".

***

"La noticia se difundió: Jesús ha resucitado, como había dicho... Y también el mandato de ir a Galilea; las mujeres lo habían oído por dos veces, primero del ángel, después de Jesús mismo: ‘Que vayan a Galilea, allí me verán. No temáis y vayan a Galilea'".

***

"El Evangelio de la resurrección de Jesucristo comienza con el ir de las mujeres hacia el sepulcro, temprano en la mañana del día después del sábado. Se dirigen a la tumba, para honrar el cuerpo del Señor, pero la encuentran abierta y vacía. Un ángel les dice: ‘Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de vosotros a Galilea'".

***

"Con su humillación, Jesús nos invita a caminar por su camino. Volvamos a Él la mirada, pidamos la gracia de entender al menos un poco de este misterio de su anonadamiento por nosotros; y así, en silencio, contemplemos el misterio de esta semana".

***

"Si el misterio del mal es abismal, infinita es la realidad del Amor que lo ha atravesado, llegando hasta el sepulcro y los infiernos, asumiendo todo nuestro dolor para redimirlo, llevando luz donde hay tinieblas, vida donde hay muerte, amor donde hay odio".

***

"La soledad, la difamación y el dolor no son todavía el culmen de su anonadamiento. Para ser en todo solidario con nosotros, experimenta también en la cruz el misterioso abandono del Padre. Sin embargo, en el abandono, ora y confía: ‘Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu'".

***

"Nada pudo detener el entusiasmo por la entrada de Jesús; que nada nos impida encontrar en Él la fuente de nuestra alegría, de la alegría auténtica, que permanece y da paz; porque solo Jesús nos salva de los lazos del pecado, de la muerte, del miedo y de la tristeza".

***

"La única vía de la salvación es la locura de la cruz, es decir, el abajamiento del Hijo de Dios, de hacerse pequeño".

***

"La salvación solo viene de lo pequeño, de la sencillez de las cosas de Dios. Y cuando Jesús propone el camino de la salvación, nunca habla de cosas grandes, solo de cosas pequeñas".

***

"En nuestra imaginación la salvación debe venir de algo grande, de algo majestuoso: nos salvan solo los poderosos, los que tienen fuerza, los que tienen dinero, los que tienen poder, estos pueden salvarnos. En cambio, el plan de Dios es otro".

***

"Cuando tu nombre es solamente un adjetivo, es porque has perdido la sustancia, has perdido fuerza. De ahí que de algunos se diga: este es rico, este es poderoso, este puede hacerlo todo... A menudo sucede que tendemos a nombrar a las personas con adjetivos, no con nombres, porque no tienen sustancia".

***

"El Señor nos dé esta sabiduría de entender bien dónde está la diferencia entre el decir y el hacer, nos enseñe el camino del hacer y nos ayude a ir por ese camino".

***

"El último día el Señor nos preguntará por las cosas concretas. Porque esta es la vida cristiana. Por el contrario, el solo decir nos lleva a la vanidad, a ese aparentar ser cristiano. Pero no, ¡no se es cristiano así!".

***

"El último día -porque todos nosotros tendremos uno- ¿qué nos preguntará el Señor? Nos dirá: ‘¿Qué habéis dicho sobre mí?'. ¡No! Nos preguntará sobre las cosas que hemos hecho. Nos preguntará, en resumen, por las cosas concretas".

***

"La misericordia del Señor va al encuentro de quienes tienen el coraje de confrontarse con Él, pero confrontarse sobre la verdad, sobre las cosas que hago o las que no hago, para corregirme".

***

"Decir y no hacer es un engaño que nos lleva precisamente a la hipocresía".

***

"La fe es la más grande herencia que un hombre puede dejar".

***

"El fin de la santidad que Dios regala a sus hijos, regala a la Iglesia, viene a través de la humillación de su Hijo que se deja insultar, que se deja llevar sobre la cruz, injustamente. Y este Hijo de Dios que se humilla es el camino de la santidad".

***

"La humildad puede llegar a un corazón solamente a través de la humillación: no hay humildad sin humillaciones. Y si tú no eres capaz de soportar algunas humillaciones en tu vida, no eres humilde".

***

"Si un cristiano prefiere no hacer ver la luz de Dios y prefiere las propias tinieblas, entonces le falta algo y no es un cristiano completo. Una parte de él está ocupada, las tinieblas le entraron en el corazón, porque tiene miedo de la luz y prefiere los ídolos".

***

"La Iglesia sin obispo no puede ir adelante. Por eso, entonces, la oración de todos nosotros por nuestros obispos es una obligación, pero una obligación de amor, una obligación de hijos para con el Padre, una obligación de hermanos, para que la familia permanezca unida en la confesión de Jesucristo, vivo y resucitado".

***

"Es importante pedir al Señor: ‘Señor, protege a mi obispo; protege a todos los obispos, y mándanos obispos que sean verdaderos testigos, obispos que recen y obispos que nos ayuden, con su predicación, a comprender el Evangelio, a estar seguros de que Tú, Señor, estás vivo, estás entre nosotros'".

***

"Rezar y anunciar el Evangelio, son precisamente estas dos tareas las que hacen fuertes las columnas de la Iglesia. Si estas columnas se debilitan porque el obispo se ocupa de otras cosas, también la Iglesia se debilita, sufre. El pueblo de Dios sufre. Precisamente porque las columnas son débiles".

***

"La primera tarea del obispo es estar con Jesús en la oración. En efecto, la primera tarea del obispo no es hacer planes pastorales... ¡no, no! Es rezar: esta es la primera tarea. Mientras que la segunda tarea es ser testigo, es decir, predicar: predicar la salvación que el Señor Jesús nos ha traído".

***

"Nosotros, obispos, tenemos esta responsabilidad de ser testigos: testigos de que el Señor Jesús está vivo, ha resucitado; camina con nosotros, nos salva, dio su vida por nosotros, es nuestra esperanza, nos acoge siempre y nos perdona. Nuestra vida debe ser esto: un verdadero testimonio de la resurrección de Cristo".

***

"La liturgia de la Iglesia, refiriéndose a algunas expresiones de Pablo, llama a los Doce las columnas de la Iglesia. Y los obispos son columnas de la Iglesia. Aquella elección de Matías fue la primera ordenación episcopal de la Iglesia".

***

"Los Doce son instituidos para que estén con Él y para mandarlos a predicar con el poder de expulsar los demonios. Es el grupo más importante que Jesús eligió. Precisamente los Doce son los primeros obispos, el primer grupo de obispos".

***

"Jesús, entre tanta gente que lo seguía, llamó a sí a los que quería.  Jesús eligió a los que Él quería. Y, precisamente, instituyó a Doce. Que llamó apóstoles".

***

"Me invito a mí mismo -e invito a todos- a buscar si en mi corazón hay algo atribuible a los celos o a la envidia, que siempre lleva a la muerte y me impide ser feliz. Porque siempre esta enfermedad lleva a mirar lo bueno del otro como si fuera en perjuicio tuyo".

***

"Cuántas veces en nuestras comunidades por celos se mata con la lengua. Así sucede que uno tiene envidia del otro y comienzan las habladurías: y las habladurías matan".

***

"La envidia mata y no tolera que otro tenga algo que yo no tengo. Y siempre causa sufrimiento, porque el corazón del envidioso o del celoso sufre: es un corazón sufriente. Precisamente ese sufrimiento lo lleva adelante, a desear la muerte de los demás".

***

"¡Qué fea es la envidia! En el corazón los celos o la envidia crece y sofoca la hierba buena. Y así todo lo que le parece que le hace sombra, le hace mal: no tiene paz. Es un corazón atormentado, es un corazón feo. Y el corazón envidioso lleva a matar, a la muerte".

***

"En el camino cristiano, en el camino que el Señor invita hacer, no hay un santo sin pasado, ni tampoco un pecador sin futuro".

***

"Nosotros somos tantas veces esclavos de las apariencias, esclavos de las cosas que aparecen y nos dejamos llevar por estas cosas: ‘Pero esto parece...'. Pero el Señor sabe la verdad".

***

"La acción de gracias nace y crece en una persona y en un pueblo que sea capaz de hacer memoria. Tiene sus raíces en el pasado, que entre luces y sombras fue gestando el presente".

***

"Esto es lo esencial del cristianismo: difundir el amor regenerante y gratuito de Dios, con actitud de acogida y de misericordia hacia todos, para que cada uno pueda encontrar la ternura de Dios y tener plenitud de vida".

***

"Esta es la lógica que guía la misión de Jesús y la misión de la Iglesia: ir a buscar, pescar a los hombres y las mujeres, no para hacer proselitismo, sino para restituir a todos la plena dignidad y libertad, mediante el perdón de los pecados".

***

"Es siempre Jesús quien da el primer paso: viene a extendernos la mano para hacernos levantar del abismo en el que nos ha hecho caer nuestro orgullo, y nos invita a acoger la consolante verdad del Evangelio y a caminar por los caminos del bien".

***

"En esto consiste el ministerio profético de Jesús: en anunciar que ninguna condición humana puede constituirse en motivo de exclusión del corazón del Padre, y que el único privilegio a los ojos de Dios es el de no tener privilegios, de no tener padrinos, de abandonarse en sus manos".

***

"La evangelización de los pobres es la prioridad: no se trata solo de dar asistencia social, menos aún de hacer actividad política. Se trata de ofrecer la fuerza del Evangelio de Dios que convierte los corazones, sana las heridas, transforma las relaciones humanas y sociales, de acuerdo a la lógica del amor".

***

"Ser cristiano y ser misionero es la misma cosa. Anunciar el Evangelio con la palabra y, antes aún, con la vida, es la finalidad principal de la comunidad cristiana y de cada uno de sus miembros".

***

"¡Vino nuevo en odres nuevos! Porque, ante las novedades del Espíritu, ante las sorpresas de Dios, también las costumbres deben renovarse".

***

"El cristiano que se esconde detrás del ‘siempre se ha hecho así...' comete pecado, convirtiéndose en idólatra y rebelde y viviendo una vida parcheada, a medias, porque cierra su corazón a las novedades del Espíritu Santo".

***

"No somos nosotros, los Papas, obispos, sacerdotes, religiosas los que llevamos adelante a la Iglesia, ¡son los santos! Los santos son los que se atreven a creer que Dios es el Señor, y que puede hacerlo todo".

***

"Cuando falta piedad en el corazón, siempre se piensa mal, se juzga mal, tal vez para justificarnos a nosotros mismos".

***

"El servicio al prójimo, al hermano, a la hermana que tiene necesidad es el signo de que vamos por el camino del espíritu bueno, o sea, el camino del Verbo de Dios que se hizo carne".

***

"Podemos hacer tantos planes pastorales, imaginar nuevos métodos para acercarnos a la gente, pero si no hacemos el camino del Hijo de Dios que se hizo hombre para caminar con nosotros, no estamos en el camino del espíritu bueno. Más bien, el que prevalece es el anticristo, es la mundanidad, es el espíritu del mundo".

***

"En la inculturación, la Iglesia, asumiendo los valores de las diversas culturas, se hace ‘sponsa ornata monilibus suis', ‘la novia que se adorna con sus joyas'".

***

"En la inculturación, la Iglesia introduce a los pueblos con sus culturas en su misma comunidad, porque toda cultura propone valores y formas positivas que pueden enriquecer la manera de anunciar, concebir y vivir el Evangelio".

***

"En las manifestaciones cristianas de un pueblo evangelizado, el Espíritu Santo embellece a la Iglesia, mostrándole nuevos aspectos de la Revelación y regalándole un nuevo rostro".

***

"En los distintos pueblos, que experimentan el don de Dios según su propia cultura, la Iglesia expresa su genuina catolicidad y muestra la belleza de este rostro pluriforme".

***

"El cristianismo no tiene un único modo cultural, sino que, permaneciendo plenamente uno mismo, en total fidelidad al anuncio evangélico y a la tradición eclesial, llevará consigo también el rostro de tantas culturas y de tantos pueblos en que ha sido acogido y arraigado".

***

"Nadie se salva solo, esto es, ni como individuo aislado ni por sus propias fuerzas. Dios nos atrae teniendo en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que supone la vida en una comunidad humana. Este pueblo que Dios se ha elegido y convocado es la Iglesia".

***

"El principio de la primacía de la gracia debe ser un faro que alumbre permanentemente nuestras reflexiones sobre la evangelización".

***

"La salvación que Dios nos ofrece es obra de su misericordia. No hay acciones humanas, por más buenas que sean, que nos hagan merecer un don tan grande. Dios, por pura gracia, nos atrae para unirnos a sí".

***

"No puede haber auténtica evangelización sin la proclamación explícita de que Jesús es el Señor, y sin que exista un primado de la proclamación de Jesucristo en cualquier actividad de evangelización".

***

"¡Atención a la tentación de la envidia! ¡Estamos en la misma barca y vamos hacia el mismo puerto! Pidamos la gracia de alegrarnos con los frutos ajenos, que son de todos".

***

"La mundanidad espiritual lleva a algunos cristianos a pertenecer antes que a la Iglesia toda, con su rica diversidad, a tal o cual grupo que se siente diferente o especial".

***

"La mundanidad espiritual lleva a algunos cristianos a estar en guerra con otros cristianos que se interponen en su búsqueda de poder, prestigio, placer o seguridad económica. Además, algunos dejan de vivir una pertenencia cordial a la Iglesia por alimentar un espíritu de internas".

***

"¡Dios nos libre de una Iglesia mundana bajo ropajes espirituales o pastorales! Esta mundanidad asfixiante se sana tomándole el gusto al aire puro del Espíritu Santo, que nos libera de estar centrados en nosotros mismos, escondidos en una apariencia religiosa vacía de Dios".

***

"Muchas veces nos entretenemos vanidosos hablando sobre lo que habría que hacer como maestros espirituales y sabios en pastoral que señalan desde afuera. Cultivamos nuestra imaginación sin límites y perdemos contacto con la realidad sufrida de nuestro pueblo fiel".

***

"Nuestra historia de Iglesia es gloriosa por ser historia de sacrificios, de esperanza, de lucha cotidiana, de vida deshilachada en el servicio, de constancia en el trabajo que cansa, porque todo trabajo es ‘sudor de nuestra frente'".

***

"¡Cuántas veces soñamos con planes apostólicos expansionistas, meticulosos y bien dibujados, propios de generales derrotados!".

***

"Con la mundanidad espiritual se alimenta la vanagloria de quienes se conforman con tener algún poder y prefieren ser generales de ejércitos derrotados antes que simples soldados de un escuadrón que sigue luchando".

***

"La mundanidad espiritual no lleva el sello de Cristo encarnado, crucificado y resucitado, se encierra en grupos elitistas, no sale realmente a buscar a los perdidos ni a las inmensas multitudes sedientas de Cristo. Ya no hay fervor evangélico, sino el disfrute espurio de una autocomplacencia egocéntrica".

***

"Gnosticismo y neopelagianismo son manifestaciones de un inmanentismo antropocéntrico. No es posible imaginar que de estas formas desvirtuadas de cristianismo pueda brotar un auténtico dinamismo evangelizador".

***

"La mundanidad espiritual puede elegir la forma del neopelagianismo autorreferencial y prometeico de quienes solo confían en sus propias fuerzas y se sienten superiores a otros por cumplir determinadas normas o por ser inquebrantablemente fieles a cierto estilo católico propio del pasado".

***

"La mundanidad espiritual puede elegir la forma del gnosticismo: una fe encerrada en el subjetivismo, donde solo interesa una determinada experiencia o una serie de razonamientos y conocimientos, pero el sujeto queda clausurado en la inmanencia de su propia razón o de sus sentimientos".

***

"La mundanidad espiritual toma muchas formas, de acuerdo con el tipo de personas y con los estamentos en los que se enquista. Por estar relacionada con el cuidado de la apariencia, no siempre se conecta con pecados públicos, y por fuera todo parece correcto".

***

"La mundanidad espiritual, que se esconde detrás de apariencias de religiosidad e incluso de amor a la Iglesia, es buscar, en lugar de la gloria del Señor, la gloria humana y el bienestar personal".

***

"El único camino consiste en aprender a descubrir a Jesús en el rostro de los demás, en su voz, en sus reclamos. También es aprender a sufrir en un abrazo con Jesús crucificado cuando recibimos agresiones injustas o ingratitudes, sin cansarnos jamás de optar por la fraternidad".

 

 

Sitio de la Comunidad misionera Redemptor hominis